Translate

sábado, 28 de marzo de 2020

helicopteros rc





LAS SORPRENDENTES MÁQUINAS VOLADORAS

Hace un tiempo mi hijo me llevó a una muestra del Club de Aeromodelismo.
Creo que trataban de juntar fondos para algo, aunque no recuerdo de qué se trataba.
Pese al amor que siento por las máquinas voladoras, de cualquier tamaño o escala, la verdad es que no comulgo demasiado con el aeromodelismo.



Me encantan los aviones y me gustaría poder construirlos.
Lo que no entiendo ni acepto es que luego de dos meses o mucho más de trabajo en un bicho de esos, arriesgarlo en un vuelo.
Ni ebrio ni borracho.



En fin, estuve en esa muestra mirando los avioncitos que subían y bajaban, doblaban y seguían con todo eso.



Paradójicamente, lo que más llamó mi atención fue una muestra de helicópteros estática.
Por lo que pude averiguar, eran de un tipo que construía los helicópteros con tecnología 3D, y por lo que vi, lo pueden encontrar en esta web.



Por lo que veo, tienen todo para volar, por lo que asumo que deben tener motores adentro.



Lo que más me sorprendió fue el acabado, la pintura mate en algunos casos, que los hacía terriblemente verídicos, parecía que uno estaba frente a verdaderos helicópteros.



Hablando del tamaño, no sé si hay alguna escala "universal" como la hay en el diecast, pero puedo asegurar que ninguno medía menos de un metro de largo.



Disfruten las fotos, es gratis.







That's All Folks!



Gaucho Man
el volador





domingo, 22 de marzo de 2020

sdkfz 222 - gaucho boy 1/50




GAUCHO BOY AL RESCATE

Día 3 de la cuarentena.
Todavía no me decido a empezar ni terminar ningún modelo.
Mientras tanto, mi hijo está terminando un pequeño blindado de papel.


La verdad es que me sorprendió el bichito, sobre todo por la cantidad de detalles.
En verdad el fenómeno no está terminado, todavía tiene varios detalles por agregar (palas, bidones y todas esas cosas que suelen llevar estos blindados).
Las fotos son elocuentes, trataré de escribir lo menos posible.



UN BLINDADO ASÍ DE CHIQUITO

Lo primero que sorprende es el pequeño tamaño del bicho, apenas nueve centímetros.



La escala es 1/50, una escala tradicional para estos modelos de papel.
Es que el vehículo real también era chiquito, del tamaño de un auto mediano (4.50 metros).


El  papel es ideal para estos blindados con formas tan geométricas.


Miren los detalles de la trompa: los faroles, el otro coso a la izquierda para luz de oscurecimiento,
por debajo los ganchos para remolque.
Todo de papel.



Lo más interesante está dentro de la torreta, por favor miren el detalle del cañón y la ametralladora.


Salvo el cañoncito hecho de alambre, todo lo demás es papel.
Las fotos son de tamaño grande, les sugiero agrandarlas para apreciar los detalles.





That's All Folks!



Gaucho Man
el agradable




jueves, 12 de marzo de 2020

el torino de michel vaillant






LA HISTORIA DE MIGUEL

Quien conoce a Michel Vaillant?
Si pensaron en la canción de los Beatles, les digo que agarraron para el lado equivocado.



El amigo Michel Vaillant (Miguel Valiente si fuera argentino) era un corredor de autos y personaje de historieta en sus momentos libres.



Dicen que comenzó su carrera (nunca mejor aplicado el término) hacia fines de los cincuenta, adaptando sus historias y autos a los tiempos que corría en cada caso.



Abrimos un pequeño paréntesis para analizar el oficio de historietista de piloto de carrera.
Qué acción, qué conflicto, qué pasión se puede plasmar en una historieta cuando el tema son las carreras y un corredor favorito?



A la larga, todo se limita a decir "tenemos una nueva carrera (mostrar mapa y hablar del relieve o clima del circuito), tenemos estos competidores (acá se muestra a los malos con autos feos y a los buenos con autos lindos).



Luego viene la carrera que puede resultar aún más tediosa que la instrucción.
Y termina con el amigo Miguel ganando la carrera.



Puede agregarse una pizca de aventura como ser un corredor malo, espía, contrabandista o simplemente tramposo, pero cualquiera de estos elementos nos distraen de la carrera propiamente dicha.



Leí una historia y me resultó altamente soporífera.
Entonces qué tenía de bueno esta publicación?




LOS AUTOS

El dibujante caracterizaba personajes y autos. Hasta diría que los autos eran más personajes que los mismos corredores.



Sin mucha ciencia en cuanto a tipos de autos y motores, el dibujante mezclaba categorías y performances, logrando un conjunto de veracidad discutible.



Pero los autos eran lindos (al menos los que pilotaban los corredores buenos).
Y reconocibles, se distinguía un Porsche de un Camaro.



Vaillant corrió durante veinte o treinta años, generalmente usando los autos que en ese momento eran favoritos, desde F1 a SP, pasando por rallyes o NASCAR.



Y tenía suerte, ganaba siempre.
Esto generó una especie de mito, una especie de corredor fantasma que nadie vio pero todos conocen.


LOS AUTITOS

Seguramente algún coleccionista personalizó sus autitos (la escudería de Vaillant tenía unos colores propios y peculiares), y ahí nomás surgió el coleccionable Altaya de Los Autos de Vaillant.



Muy bien hechos, muy lindos y deseables, tienen poco valor para el coleccionista testimonial histórico verídico, pero hacen las maravillas de los seguidores del famoso Miguel.



Los modelos incluyen base, fondo y alguna figura para completar el diorama, una delicia!




EL AUTO

La sorpresa es un capítulo titulado Rush que incluye un auténtico Torino.



La historieta es de 1972, es decir tres años después del Nurburgring, pero el Torino tiene todo el aspecto de los que corrieron en la Marathon de la Route.



Lo curioso es que el Torino es manejado por un par de Mexicanos, quizás parientes de Eddie (la verdad es que leí toda la historia pero no me quedó claro si eran buenos o malos).



El Torino se ve bastante bien dibujado, mejor dibujado que otros dibujos vernáculos.
Me emociona ver que un europeo, de la tierra de los autos más lindos (sobre todo de esos años), se haya fijado en nuestro querido Torino, lo suficiente como para reconocerlo, aprendérselo e incluirlo en su historieta.



Los dejo con el dibujito, disfruten que es gratis.




That's All Folks!




Gaucho Man
el adusto







jueves, 5 de marzo de 2020

se vienen los clones!




A CLONAR CLONES!

Hace unos días hubo un interesante en FB, en el grupo Oficina 143 (interesante grupo, con buena información, si me preguntan), les cuento desde el principio para los que no lo vieron.

Todo comienza cuando el administrador del grupo postea una foto de un modelo reproduciendo un F1 argentino, tomado de Ebay.



En seguida surgieron conocedores que identificaron al modelo como una venta de un conocido vendedor local.
Ahí surgió un lector que dijo reconocer al modelo como un Ixo coleccionable debidamente modificado, concretamente la Ferrari 312 B3 .



Acá un comparativo para aseverar la acusación.



El conocido vendedor local se hizo presente en la discusión para negar la relación con el Ixo coleccionable y para apoyar su afirmación, mostró el despiece del modelo.



Luego se argumentó que la base era un kit italiano Villa Models modificado... y clonado!
Es decir que la base no era un Ixo de $300 pesos sino un kit italiano, seguramente más caro (dijeron que costaba 24 euros en Ebay).

También se argumentó que se había hecho un molde nuevo con lo cual se borraba la relación con el coleccionable.

Finalmente se hicieron un par de aclaraciones y reconocimientos, 
todos estuvieron de acuerdo en que el modelo era legítimo, 
se hicieron amigos y se fueron a tomar cerveza para brindar por el diecast.
Yo no quise ir.



Es que me quedé pensando, releyendo cada parte del diálogo.
A mi lo que me hace ruido es la clonación.

Sé que Ixo no se va a fundir porque le clonen un modelito (o muchos más, sabemos que hay toda una industria local basada en la clonación).

Y aunque se argumente que el modelo resultante es totalmente distinto, no existente en el mercado, hay alguien que está ganando plata con un original ajeno.
Mis modestos monigotes y yo estamos a salvo de la clonación,
pero no me gustaría que alguien tome un trabajo mío y lo use para ganar plata.

Hay mucho trabajo atrás de cada original, la clonación es un robo.






That's All Folks!




Gaucho Man
el impertérrito







jueves, 27 de febrero de 2020

otra tarde en el museo fangio





BIENVENIDOS A BALCARCE

Balcarce es una ciudad tradicional que tuvo la suerte de ser cuna del Quíntuple. Esta circunstancia le garantizó una modesta fama y un flujo turístico constante. Todo esto marcó una diferencia con otras ciudades del interior que sólo cuentan con la industria del agro y sus derivados.
El resultado es una ciudad pujante que se adhiere al fenómeno Fangio en detalles tan sutiles y magistrales como este Monumento a la Polea, piedra fundamental de toda acción mecánica.




BIENVENIDOS AL MUSEO

La otra joya de Balcarce es el Museo Fangio, al que hice una nueva visita tras ocho años de ausencia ininterrumpida.
Uno se puede preguntar qué placer encuentro en visitar el mismo museo cada vez que estoy cerca de la ciudad.
La respuesta es fácil: siempre tienen algo nuevo, siempre me sorprenden con alguna incorporación, y este año no fue la excepción.



Una de las sorpresas de este año es esta réplica del Trueno Naranja.
No le dedico mucho texto porque ya hablamos del misterio que rodea este auto y sus circunstancias.




BIENVENIDOS AL OTRO MUSEO

La otra sorpresa de este año es una sucursal del museo a una cuadra y media.
Se trata de un edificio de tres o cuatro niveles. La planta baja está ocupada con una confitería grande, moderna y no demasiado cara.
Luego hay tres o cuatro niveles llenos de autos y otras piezas.





Hay que decirlo de una vez: El museo tiene muchos autos, pero algunos son de elite y otros son más bien "del montón".
La primera categoría se nutre de los modelos históricos, propios de Fangio o de su trayectoria.
Estos están en primerísimo lugar, la mayoría con buena iluminación y buen espacio para tomar buenas fotos.





Pero el espacio es tirano. Hay mucho auto y poco lugar.
Una foto panorámica exige distancia y luz para tomar la integridad del modelo.
Hay piezas que están al lado de la ventana, con lo que los rayos del exterior crean un desagradable efecto claroscuro, arruinando cualquier intento de foto.

Otras piezas tienen buena luz pero siempre hay una columna o un curioso merodeador de turno que arruina la foto.





El nuevo espacio mitigó esta carencia de espacio, pero el problema sigue siendo más grande que la solución.
Mucho auto amontonado, poca luz y poco lugar, todos factores que conspiran contra cualquier lance fotográfico.
Acá abajo muestro fotos de una Liebre III que ya conocieron en este blog, pero esta es la foto del modelo real en el nuevo espacio sobre la confitería.



La foto es elocuente: el espacio parece más una playa de estacionamiento que un museo.



Esto es bueno porque permite el contacto más cercano con los autos, 
pero hay modelos confinados a un rincón de tal manera que es imposible sacarles una foto de atrás.

Este auto es conocido como Cigliutti y tiene una interesante historia, quizás algún día me inspire y escriba algún post.
Fue imposible sacar una foto de atrás.



Volviendo al museo original, también hay otros modelos que, más allá de la espectacularidad intrínseca de cualquier auto deportivo, uno se pregunta qué relación tienen con el múltiple Chueco. 
Imagino que la respuesta viene por el lado de marcas anunciantes que auspician su producto y colaboran para que el museo pueda seguir adelante, por ejemplo esa marca alemana que tiene una estrella de tres puntas.



Y los del montón. Autos donados, autos de corredores simpatizantes, de marcas anunciantes. Todo bicho que camina va a parar al museo.
Eso es bueno, gloria al Quíntuple Chueco y su tradición.



De todos modos debo decir, que aunque haya autos de relleno, autos desconocidos o autos ya conocidos, aunque haya poca luz, aunque haya poco espacio, aunque llueva o truene,
seguiremos visitando el museo cada vez que podamos!




That's All Folks!




Gaucho Man
el ínclito