lunes, 11 de agosto de 2014

berta tornado - ambrosio 1/43




EL SEÑOR DE LOS AUTITOS



Cononcí a Gustavo Ambrosio hace unos cinco años.
Yo andaba por la vida suelto, buscando desesperadamente un Trueno Naranja y de alguna manera conseguí contactarlo.
Con palabras emocionadas le comenté que estaba haciendo mi propio Trueno de madera pero que el trabajo venía mal, con más aspecto de tubérculo que de autito.
De entrada, así por teléfono y sin conocerme, el chango me ofreció calcos, ruedas y otros accesorios.

 

Cuando le dije que quería comprarle modelos, me puso en lista de espera.
Es que Ambrosio trabaja mucho, tiene clientes que le encargan muchos autos y trabaja en casi exclusiva para ellos.



"Hago un auto por día y no puedo perder un sólo día de trabajo" cuenta.
Luego de cinco años y varios modelos de su factura en mi repisa, puedo decir que tengo una relación que excede lo esperable para un proveedor-cliente.
Gustavo me ha compartido su casa, su taller, sus modelos, sus inquietudes.



LA CARABINA DE AMBROSIO

Les quiero compartir la gran impresión que me causó conocer el taller de Ambrosio.
El hombre trabaja en un espacio muy reducido, resulta increíble que en tan poco espacio haya podido desarrollar y producir tantos modelos.
Es una pieza que tiene dos por tres metros, en la cual guarda su colección de autitos, biblioteca, herramientas, pinturas, compresor, matrices, modelos en proceso, piezas y piecitas.



La clave para que nada explote y que todo funcione bien es el orden.
Con rigor prusiano, Ambrosio tiene todo clasificado, ordenado, rotulado.
Cada modelo desarrollado tiene una caja que contiene todas las matrices, partes moldeadas (en resina o metal), modelos en proceso, calcos específicos, etc.
También tiene otras cajas con mil divisiones, de las que usaban los relojeros, con piecitas (espejos retrovisores, llantas, picaportes, volantes, palancas de cambios, escapes y un largo etcétera).



Ese pequeño taller ya despertó mi admiración incondicional a Ambrosio.



El hombre produce sus modelos a partir de componentes que él también fabrica.
Es decir que antes que producir autos, él fabrica kits de componentes.
Como si fabricara kits de Heller.
Con precisión de cirujano.



Ambrosio se entusiasma y habla con pasion de autos, carreras, corredores, autitos, del mercado, desnudando el negocio con transparencia a prueba de malpensados.


EL GRAN BERTA

Como todos, Ambrosio tiene un fetiche.
El fetiche de Ambrosio se llama Berta.
Para los que no saben o no recuerdan, les comento que el Berta es un orgullo argentino, ya le voy a dedicar un post a la historia de ese fenómeno.
Por el momento, les adelanto que fue un auto argentino que corrió con lo más selecto del SP internacional (Porsche, Alfa, Ferrari) y sorprendió a muchos que lo vieron correr sin poder creer que un auto argentino anduviera de esa manera.



Del autito hay un rato largo para hablar, desde los componentes motoriles que se ven de atrás y abajo, suspensión, tensores, escapes, motor y ese frasco que no tengo idea de lo que llevaba.
Por arriba se ven unos deflectores cromados, uno trasero y dos en los guardabarros delanteros.
El espejito y las barras antivuelco son otro acierto.
La mirada se pierde en el habitáculo, el tablero con volante, palanca de cambios y relojitos.
Aunque no logré que salgan en ninguna foto, les aseguro que el auto tiene hasta los pedales.
Las ruedas son maravillosas, igual que el motor que se ve por arriba.



Si quieren ver más modelos, les dejo el link de Gustavo Ambrosio.
No dejen de verlo, no se van a arrepentir.


That's All Folks!


Gaucho Man
el indolente


28 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso auto Gaucho.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. hola Juan, sé que este modelo es un pendiente en tu colección, espero que te puedas hacer de uno pronto.

      Eliminar
    3. Edu, había dejado un comentario sobre mi experiencia al comprar el mismo modelo a este fabricante, pero lo borré porque consideré que no era el lugar adecuado para hacerlo. Seguramente irá en la próxima entrada en mi blog.
      Tenés una gran miniatura en tu vitrina.
      Abrazos!

      Eliminar
    4. esperemos al post entonces.
      saludos!

      Eliminar
    5. Edu, mejor me olvido del tema, y a disfrutar de nuestros autitos!

      Eliminar
  2. Excelente, modelo único e irrepetible, si tuvieran que darme a elegir un podio de los autitos sport argentinos de nuestra época, sin dudas lo pondría en el trío junto al Trueno Naranja y la Liebre II. Y si no me equivoco vos ya los tenés.
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julián, el Berta, Truneo Naranja, Liebre II y faltaría el Huayra! Que años esos de los SP nacionales...

      Eliminar
    2. Huayra que... ¡también tiene Gaucho!

      Eliminar
    3. indudablemente fue la época de oro, por espectacularidad de los diseños, por nivel tecnológico, por las personalidades de los corredores.
      y la lista de autos deseables es larga, algún día podré tenerlos a todos, o al menos a algunos más.
      garrafa, chelco, berta blanco, huayra cola larga, huayra spider, berta con motor delantero y un largo etcétera, son autos que hasta sorprendieron a yankis y europeos por el nivel.
      algún día serán autitos.

      Eliminar
  3. sin duda uno de los autos mas emblematico del automovilismo argentino, muy bien recreado, excelente eleccion!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el modelo es una gloria de nuestro automovilismo.
      las felicitaciones corresponden a messiéur le constructeur.

      Eliminar
  4. Estoy en un PC quew no es el mio y me juega malas pasadas, asi que hice un comentario pero al parecer no se publicó..

    ResponderEliminar
  5. Ojee el link que mencionas y me parece increible que un solo hombre pueda haber realizado tal extensa coleccion. Tambien me parecio fascinante la historia de los Berta, en especial la anecdota del Loctite.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo puse más arriba: disciplina.
      el hombre se pasa los días armando autitos,
      en su casa a dos metros del televisor y a tres metros de la computadora,
      y sólo se levanta de la silla para ir al baño,
      es un ritmo que yo no soportaría, y eso que me gusta armar autitos.
      hay que ser especial, yo no podría.

      Eliminar
    2. A pesar de los años no tuve la experiencia de tener un Ambrosio, quizá algún día pueda apadrinarme para su bendición.
      Y eso que cada tanto sale algún fabricante nuevo... pero uno quiere un Ambrosio.

      Eliminar
    3. cabo, lo entiendo perfectamente.
      a esta altura ya hay una aureola mística alrededor del gepetto que fabrica autitos con sus propias manos y la calidad de un minichamps.
      anímese, elija uno y dese el gusto.
      no se va a arrepentir.

      Eliminar
  6. Muchas gracias por mostrarlo, siempre se agradece ver cosas diferentes "a lo de siempre".
    En este caso se ve que el señor Ambrosio tiene buenas manos.

    Saludos y discúlpame por el retraso en contestar, ando de mudanza y esto es un lío... felízmente ya terminó casi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Antonio, no te disculpes que tienes todo el tiempo del mundo.
      ni sé cuándo saldrá el próximo post,
      estoy en crisis creativa.

      Eliminar
  7. Hola Don Gaucho, luego de leer varios de sus entretenidos textos sobre la teoría de la evolución de los autos en escala, he llegado a la conclusión de que para poder apreciar los mismos se necesita de un lector atento, sagaz y detallista. Sin reunir en lo absoluto cualquiera de las virtudes antes mencionadas, quisiera deslizar en el buzón de sus conocimientos una pequeña carta de incertidumbres. Me llamó la atención el "frasco" que usted menciona en la imagen en donde se ve al SP visto desde atrás. Estuve recorriendo la abundante información que hay en la web sobre el Berta Tornado La Razón, y dicho frasco también se observaba en la versión Berta Cosworth V8 LR. Si existe una persona documentada sobre la historia de los SP nacionales, esa persona sin duda que es Gustavo Ambrosio. Por lo tanto, me dirigí a su página web a observar las fotos sobre la misma maqueta que usted presenta y : ¡Oh sorpresa!, si la vista no me engaña, o el ángulo de la imagen se presta a confusión, se podría llegar a una conclusión argentinolunezca: "son todos buenos paisanos, pero el frasco no aparece".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rostock, qué gusto tenerlo nuevamente por estas modestas paginas, siempre es bueno recibir gente nueva que levante mi desinflado rating.
      Con respecto a la naturaleza del misterioso frasco, yo le jugaría una ficha al reservorio de liquido refrigerante.
      Algunos autos llevaban un reservorio de aceite que además de cumplir su papel lubricante, también oficiaba de refrigerante, aunque esos depósitos suelen ser metálicos.
      También sabemos que estos coches cambiaban de configuración como yo cambio de camiseta, ya fuera por adaptarlo a la exigencia de cada carrera o por una cuestión de evolución técnica constante.
      En tal sentido, sugiero cubrir el frasco con el beneficio de la duda para no desconfiar del buen hacer de mi artesano favorito.
      Es más, le recomiendo abstengase de consultar al folklorista Argentino Luna. Dicen que de autitos no cazaba un fulbo.

      Eliminar
  8. Estimado Gaucho, usted sabe cómo somos los coleccionistas, en vez de buscarle el pelo al huevo le buscamos el frasco al Berta. Pero, dejando un poco de lado la fascinada envidia que me produce el no tener a esa belleza en la vitrina y mientras siento la vasta y vaga acumulación del vacío sportprototipiano que inunda mi sala de coleccionables,siento el profundo anhelo de felicitar al artista Gustavo Ambrosio por la maqueta y a usted por haberla adquirido y haberla presentado con elegancia y gallardía en el modo de expresar los conceptos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "to frasc or not to frasc, that is the question"

      quizás podamos inscribirlo al frasco en la lista de variaciones de la colección.
      algún día habrá fanáticos acumuladores de bertas sólo para completar el álbum y luego cambiarlo por una pelota de fútbol.

      PD: gracias por las felicitaciones, digamos el 1% que me corresponde, suponiendo que el otro 99% corresponde al Señor Ambrosio.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario, para los argentinos fue todo un icono.

      Eliminar
  10. Pequeña maravilla. Una pieza de relojería, tremendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El comentario es más que acertado. El modelo contiene varias piezas de procedencia relojera.

      Eliminar