viernes, 31 de mayo de 2019

formisano tornado aranzana - gaucho models 1/43




EL AUTO DE LAS MIL CARAS


Seguramente recuerdan mi post sobre un auto llamado Formisano que pasó por varias manos, y cada dueño le iba haciendo modificaciones de motor, carrocería o decoración.
El último dueño conocido era un corredor llamado Evaristo Aranzana que cambiaba motor y pintaba el auto de amarillo, todo esto en 1970.

Pueden leer sobre este corredor y este auto amarillo en el blog de Chelco.


EL HOMBRE DEL AUTO AMARILLO



Recuerdan que en la Historieta del SP yo hablaba de Los Chicos de Atrás ?
Hagan memoria, eran corredores con menos recursos que siempre estaban en el último pelotón,
Uno de estos Chicos era Evaristo Aranzana.
Y por lo que he podido averiguar, era un gran tipo, muy querido en el medio, por sus pares y por los otros.
A propósito de este grupete de corredores de segundo orden, rescato un texto robado del FaceBook, 


... aquellos años de esplendor de los Sport Prototipos nacionales, cuando tipos como el “Negro” Gallo, Evaristo Aranzana, Norberto Pauloni y el “Mono” Héctor Pozzuetta eran, entre otros, los sostenedores desde las bases de los SP, los cuales alguna vez fueron llamados irónicamente, en esos comentarios entre chistosos y picantes que escribían los redactores de Corsa, como "los románticos equivocados".
En aquellos años de furor elitista con los SP, estos corredores eran muchachos que, rodeados de gente que ponía alma, corazón y vida, aportaron romanticismo donde el romanticismo no existía.
El público y los operadores de la categoría los miraban desde arriba y hasta con cierta indiferencia a estos románticos de pelo largo algunos, e ilusiones extensas otros.
Románticos que pobres y grandes a la vez, salían a girar a la pista cuando algunos redactores de la revista Corsa miraban la carrera dando la espalda y sorbiendo whiskies importados en el paddock. 
Los periodistas los calificaron como “románticos equivocados”, porque no se dieron cuenta que el romanticismo no era para los SP, el romanticismo era para expresar una pasión auténtica y sincera, un amor por los fierros que ya no se ve, al menos en las categorías profesionales de nuestros días...



ANATOMÍA DE UN SOBREVIVIENTE

Además del cambio de motor y color, al auto se le hicieron algunos cambios menores en la trasera y se le agregaron spoilers delanteros, entre otros cambios.

Mirando el auto, parece un tanque de guerra de esos que sobrevivieron al final del conflicto con parches o cambios en armamento o blindaje.
Un sobreviviente.




LA HORA DEL GLAMOUR!


Como dato anecdótico, la cuota de glamour también está asegurada con la participación de este modelo en la película La Sonrisa de Mamá protagonizada por nuestro inmortal Palito Ortega.




Noten en la foto superior la camisa brillante tornasolada del autodidacta tucumano, y qué bien que le queda esa pose desenfadada, que hace juego con los pantalones blancos de corte Osford. Es que todo le quedaba bien!

La foto de abajo muestra la trompa del auto con tomas de aire laterales bien adelante y abajo.
Esas bocas no estaban en el modelo original.

El capot también se ve diferente por arriba, con una toma de aire alargada.
Se ve que el modelo también fue mutando a lo largo de esta etapa tan amarilla.







USTED TAMBIÉN PUEDE HACER SU PROPIO AUTO AMARILLO


Como de costumbre, el modelo está hecho en madera balsa.



Así como lo ven, tiene como ocho capas de distintas pintura, con mucha lija.
Es que tuve problemas con la pintura, que me demoraron varios meses.



Los calcos también tuvieron su demora pero por suerte quedaron perfectos.



Esta vez no dudé en embarcarme en el interior.
Noten el delicado parabrisas.
En la foto falta el papelito con los relojes del tablero, que no pude imprimir porque mi impresora no tiene tinta.



De todos modos pueden admirar los cinturones de seguridad en posición "casual".



Otra muestra de amor fue el espejo retrovisor con dos fierritos fue una bravata de la que salí bastante bien parado.



Un detalle de cariño fue el aluminio que rodea el escape. Pensé en demarcarlo con pintura aluminio pero mejor buscar un aplique de aluminio con agujerito para que pase el caño.



Obviamente, el modelo calza Gaucho Ruedas (marca registrada).









That's All Folks!





Gaucho Man
el ínclito





lunes, 6 de mayo de 2019

avante tornado - gaucho models 1/43





Cuando el vigore va bene, avanti con el pene,
cuando el vigore mengua, avanti con la lengua,
e cuando el vigore e nulo, avanti con el culo.
Ma sempre avanti!
Copla popular

SEMPRE AVANTE!

Recordemos que cuando se instituye la categoría SP, la idea era alinearse con el reglamento internacional, obviamente mirando hacia Europa. 
En tal sentido, partiendo de los modelos de TC vigentes en ese momento, se planteó un cronograma de evolución aproximada: primeramente modelos con techo alto y motor delantero, luego modelos con techo bajo y motor delantero, después modelos sin techo y motor delantero y finalmente, modelos sin techo y motor trasero. 
En medio de toda esa seguidilla de cambios que duró por las cinco temporadas de SP, el Avante fue el primer modelo con motor trasero. 



Por cualquier inquietud sobre este modelo, pueden buscar la referencia en el blog de Chelco.


AVANTI CON EL AVANTE

Hay que decirlo: la arquitectura de motor trasero (o central, en estos casos) es la más adecuada para correr una carrera. La masa amontonada en el centro facilita curvas, frenadas y aceleraciones. El motor atrás del piloto permite una aerodinamia más pura. 
Y un diseño más compacto que significa menos peso.



A tal efecto, y para nivelar posibilidades, el reglamento de SP, ponía tope de cilindrada de tres litros mientras que los motor delantero estaban en 4000 cc.
Un diseño más compacto que requiere ruedas más pequeñas que las Gaucho Ruedas.




AVANTI CON LA RUOTA

Les comento una intimidad de las Gaucho Ruedas: Cuando me apersoné en la tornería, llevé como modelo un juego de ruedas de un Porsche 962 de Heller, pero cuando me entregaron las ruedas de preserie y las probé en los autitos que venía trabajando en ese momento (Halcón, Liebre, Huayra, Trueno) me resultaron pequeñas, por lo que me jugué pidiendo un milímetro más de diámetro. 
Piensen que esto es 43mm en tamaño 1/1, vamos, casi dos pulgadas!
De este modo tuve unas ruedas que iban bien en algunos TC pero quedaban sobredimensionadas para los SP, digamos una suerte de efecto Hot Wheels aplicado al SP.




AVANTI IL BERSAGLIERI

Esta sobredimensión, se disimula en los modelos de motor delantero dada su mayor longitud, pero queda definitivamente expuesta en un modelo de motor central que es como un centímetro más corto.
Lo más sano hubiera sido tomar un par de ruedas de algún SP europeo sacrificado pero decidí apostar a las Gaucho Ruedas, aunque el auto parezca un enano con zapatones de payaso, sobre todo en el tren delantero.



El resultado está a la vista y la diferencia expuesta al ojo de los expertos, que la Historia me juzgue!




AVANTI CON IL MOTORE POSTERIORE

Si bien no es mi primer modelo sin techo, es el primero con motor trasero.
El verdadero desafío era la mecánica expuesta que debe verse desde atrás, un detalle exquisito pero que complica más ese sector que todo el auto. Motor, escapes, transmisión, ejes, suspensión y otros cosos estructurales, forman un combo difícil de digerir.



Ya bastante con el motor asomando por detrás del piloto.
Esa nadita mecánica que asoma me implicó pruebas con los escapes hechos de alambre de estaño, un peine imposible de modelar que terminó en el basurero y luego la pegatina de alambres uno por uno.




Los carburadores también fueron un dolor de cabeza y al final ni se notan.
Otra cosa: el radiador está hecho de madera recubierto con papel.



El tablero también está hecho con papel, aunque no se ve en las fotos.



Desde arriba, se ve más o menos bien, pero si uno mira el autito desde atrás, juro que no se ve nada.




AVANTI CON LA GRAFICA

Es difícil de explicar sin extenderme demasiado, pero lo voy a intentar.
Es un auto rojo. 
Y las calcas principales deben ser blancas.



No hay impresoras (al menos en el universo doméstico) que impriman en blanco.
La estrategia es usar papel de calco blanco e imprimir los bordes rojos, dejando la parte blanca "en negativo".
La dificultad es dar con el color exacto para que no se note la maniobra.
Y aunque yo diera con el color exacto según mi impresora, nada me asegura que la impresora de mi calcomanista interprete mis archivos con el color exacto.



A esta altura mi paciencia se acababa, tomé una de las hojas de prueba, empecé a recortar e hice la pegatina "a lo bestia".
El resultado está a la vista.



Un modelo mal parido, terminado a las apuradas, cansado y con odio.
Y con las ruedas grandes.
En fin, es lo que hay.



That's All Folks!



Gaucho Man
el ignorante