viernes, 27 de diciembre de 2013

lancia d24 - mercury 1/43

La Gauchoseñal flotaba sobre las nubes como una siniestra bola de un maligno arbolito navideño.
Qué aventuras esperaban a nuestro héroe?

Sonó el Gaucho Teléfono y se escuchó una voz conocida, pero con una nota de terror en sus palabras:

Gaucho, it's me, Obama, we have a situation.
We've got this autito y nou tenemos una fucking idea de la marca.
The problem es que ya hubo disturbios en oriente con grupos fundamentalistas que no se bancan un autito desconocido.

Gaucho Man cortó la llamada con aire preocupado y examinó el autito detenidamente, evidentemente era un caso para especialistas.



El modelo se veía intrigante en el mejor de los casos.
Obviamente era un Lancia D24, similar al que corriera Fangio en la Panamericana.
Pero de marca desconocida.
Pintado en gris aluminio, con detalles muy interesantes en la trompa.
Gaucho Man estaba francamente consternado y se preguntaba: sería esa la pintura original?

 

Una base de metal muy casero con una inscripción apócrifa, tan falsa como aleve.
También había remaches, ruedas torneadas de metal y llantas hechas de o-rings, lo cual confirmaba un presunto origen artesanal.


Para empeorar la situación, ni siquiera había huellas dactilares.

 

Pero la carrocería se veía demasiado bien hecha para ser artesanal, el detalle de la trompa era demasiado intrincado.

 

Por el lado de arriba sorprendía la forma del cockpit, como de gota de algo, demasiado redondo.



Y si la base tampoco fuera original?

Gaucho Man empezó a pensar que podría ser un modelo viejo recauchutado.
La primera sospecha cayó sobre Solido (los franceses siempre son sospechosos), que tiene unos modelos sesentosos, revividos hace poco en una serie vintage.
No, no era Solido, en toda la web había un puto Lancia D24 de Solido.
Pero de casualidad apareció Mercury, una firma italiana que también fabricaba muchos modelos en escala pequeña.




Así Gaucho Man pudo ver que Mercury fue una de las más grandes marcas de diecast italiano, junto con Politoys y Mebetoys.
La compañía estuvo entre 1932 y 1980, en su planta de Torino.



Es increíble cómo un simple llamado telefónico pudo restaurar la paz mundial.

Obama, it is a Mercury! -habló Gaucho Man con un tono de voz que denotaba su humildad y grandeza.

Mientras el morocho presidente se relajaba en Washingon y el medio oriente se apaciguaba (un poco, no mucho), Gaucho Man montó en su brioso corcel y salió al galope, en busca de nuevas aventuras.



Qué nuevos desafíos esperan a nuestro héroe?
No se pierdan el próximo Gauchocapítulo, a la misma Gauchohora y por el mismo Gauchocanal!

That's All Folks!

Gaucho Man
el doméstico

domingo, 22 de diciembre de 2013

felices fiestas

EDICION ESPECIAL DE NAVIDAD Y FIN DE AÑO!

Si como a mi, les pasó el año por encima,



No se desesperen que ya llega fin de año,
Y acá viene Gaucho Man con su barba blanca y lleno de regalos.

JO JO JO!

Para los que están al pedo como yo, les mando un simple y práctico Citroën para arnar y colgar del arbolito.
Sólo deben imprimir en formato grande,
pegar sobre cartulina, recortar por la línea punteada,
poner plasticola y
voilá!
Citroën navideño para todos.



JO JO JO!

Para los que no se dan mucha maña con las manualidades, y prefieren algo más fuerte,
les traigo MUJERES.
No una sino VARIAS.
Van a poder ELEGIR!

























(vamos que falta menos)

























cantemos juntos:
JINGLE BELLS, JINGLE BELLS!

























JO JO JO!


























YA ELIGIERON?
JO JO JO!

Feliz Navidad y Año Nuevo para todos!


Gaucho Man
el navideño


pd: yo también elegí, y me quedo con el citronito





martes, 17 de diciembre de 2013

rescate emotivo: crespi tulieta

El Señor Tulio Crespi era preparador de autos deportivos y por esas cosas del destino terminó desarrollando al fenómeno de hoy.



Lanzado en agosto 1972, el Tulieta se construía a partir de un piso de Renault 4 y motor de Renault 12, con carrocería en versiones coupe, cabrio, pick up y camioneta (shooting brake debería ser la expresión adecuada).


En 1974 fue invitado a participar en el Salón de París, lo que dio origen a una curiosa epopeya, dado que Tulio estaba con las finanzas por el piso, pero justo consiguió un Hercules que lo llevara gratis.
Como no tenia autos disponibles para llevar al salón, tuvo que pedirlos prestados.
En el viaje debió dormir dentro de uno de los autos, lo que da una idea de la precariedad del emprendimiento.

Ya en el salón, el auto tuvo un éxito inesperado, público y periodistas pidiendo información sobre el auto.

En las palabras de Tulio "me llamó Fangio al hotel para decirme que me visitaría en el stand con el embajador argentino. Hubo tanta gente ese día que me dio vergüenza no poder contestar cuanto costaba..."


FINAL NO FELIZ



Renault Argentina estuvo interesada en el proyecto como continuación de la saga Alpine, pero -como siempre- la economía argentina dio un coletazo y los planes quedaron en el olvido.



Por supuesto que hay un Gaucho Model en camino, pero la verdad es que hace más de un año que está empezado y sin terminar.
Les mando una foto en carácter de primicia, si todo va bien lo termino dentro de los próximos cinco años.


That's All Folks!

Gaucho Man
el orondo


Fuente: revista Autos de Epoca

más data en:
http://www.auto-historia.com.ar/Fichas/Crespi/Tulieta_Alpine.htm

miércoles, 11 de diciembre de 2013

ferrari 365 gtb 4 - enciclopedia 1/43

Cuenta la leyenda que allá por 1973, el Señor Francisco Mir tuvo el buen tino de ofrecer una Ferrari para correr en Le Mans a dos de nuestros valores locales mejor perfilados: Nestor García Veiga y Luis Di Palma.
El equipo se completaba con Phil Hill como director deportivo y Oreste Berta en la parte técnica.


Como ven, era un equipazo.
Dicen que no anduvieron mal, que Berta hizo un pase mágico para mejorar la tenida, que en carrera tuvieron que solucionar algún problema técnico, que puntearon en la categoría, pero luego de 17 horas de carrera debieron abandonar, por otro tema técnico.



Hablando del autito, yo venía siguiendo esta Ferrari by Redline pero el precio excedía los ciento cincuenta dolares más gastos de envío, y los había más caros. Me salvó el coleccionable que cuesta cinco veces menos.



El modelo presenta una factura básica, acorde con su origen coleccionable, pero la decoración resulta espectacular.

 

Un detalle que no se puede ignorar son los escapes, sobredimensionados y pegados a una base que ya incluía los escapes "civiles" (!).
Tuve que afinar los escapes para disminuir el "efecto colgajo".
Ahora se ven bestiales, piensen que al principio casi se arrastraban sobre el piso.

También aplique el Orange método para agujerear los escapes.



Otro punto que tuve que mejorar fueron las trochas, las ruedas estaban demasiado metidas para adentro y el modelo se veía como un vagón de tren.

 

Me hubiera gustado agregar un poco de color al interior rigurosamente monocromático, pero preferí no desarmar el interior del coche para preservar algunas calcas que fijaban los vidrios.



La trompa es la triste prueba de lo que este modelo pudo ser y no hicieron.
Las luces se ven chiquitas y perdidas, reclamando protagonismo tras un transparente demasiado grueso.
Lamentablemente la única solución para este problema es pensar en el Redline.



Nos vamos?


That's All Folks!

Gaucho Man
el abrupto

jueves, 5 de diciembre de 2013

redacción tema: tipos de coleccionistas

Después de leer este post, los que piensan que estoy al pedo van a cambiar su opinión.
O no.



Es que Gaucho Man se supera día a día en su objetivo de ayudar al coleccionista a encontrarse consigo mismo, a trascender más allá de la montaña de autitos.
Y una parte fundamental de dicha trascendencia es el conocimiento de uno mismo.
Aunque parezca inverosímil, los coleccionistas son (somos) personas, y dentro de cada persona hay una sensibilidad oculta, desprotegida.



Así es amigos, en forma totalmente desinteresada, Gaucho Man pone en manos de la comunidad coleccionista una modesta guía de tipologías de coleccionistas.
Esta vez no hay preguntas ni puntajes, sólo definiciones.
El coleccionista deberá leer todas, sincerarse consigo mismo y elegir para si la que mejor le cuadre.
Es posible que algunos coleccionistas pertenezcan a más de un grupo al mismo tiempo.
No os preocupéis porque no es más que un pequeño síntoma de neurosis bipolar obsesiva, nada importante, sobre todo en este rubro que nos ocupa.



Publico este descarnado dossier con la caballerosa seguridad de que ningún lector se va a reír de los "otros" coleccionistas.
Recordemos que el hobby nos debe hermanar y no separar.
Comencemos por orden alfabetico:



Bubystas: 
Lo bueno de ésta tipología es que da para todos los presupuestos.
Hay Bubystas ortodoxos que sólo tienen piezas mint in box que cotizan en la bolsa.
Hoy en dia los Bubys MIB no sólo son caros sino dificiles de conseguir.
El bubysta que muestra sus tesoros sabe lo que tiene y los observantes también, lo cual genera envidias contenidas por parte de "nosotros los otros".


También hay Bubystas de bajo presupuesto que tienen lo que pueden conseguir sin dejar ninguna córnea en el camino, obviamente se trata de piezas más modestas.
Algunos mantienen los modelos en el estado en que se encuentran y otros restauran o customizan perdiendo en originalidad pero dando una segunda vida a los autitos.


Lesney People:
Si bien tienen puntos comunes con los bubystas, son una raza aparte.
Insoportables con las variaciones, aunque sea apenas un tono de pintura ligeramente más claro o un remache en el otro costado.
Acá también hay para todos los presupuestos, desde la pieza que se conserva mint in box desde los cincuentas hasta el que tiene las ruedas gastadas de tanto derrapar sobre veredas.
En la desaforada carrera por conseguir los autitos más viejos del mundo, ignoran con desprecio a todo el diecast moderno.



Dieciochero:
Son tipos sufridos, resignados a los problemas de espacio, que siempre terminan con la mayoria de la coleccion sin vitrina, lo que resulta en modelos rotos o cubiertos de polvo.
Pese a tanta amargura son los coleccionistas menos neuroticos, siempre  despreocupados y afables.


Hotwhelers:
En su mayoria, más que coleccionar autitos, son coleccionistas de blisters.
Entienden el coleccionismo en una sola dimensión, atesorando cientos de autitos emblistados, conformandose con admirar un costado sin siquiera imaginar que hay otro costado del otro lado del autito.
También son adictos a las variaciones, centenares de alternativas en las que lo único que cambia es el color de la llamarada o las ruedas.
Por ejemplo: Cadillac rojo, Cadillac azul, Cadillac azul con rayitas, Cadillac azul con rayitas de dos colores y así sucesivamente.



Homo Coleccionablis: 
Toman el listado de la colección y van comprando y tildando, hasta completar el álbum.
En el afán de tener toda la colección no dudan en comprar autitos que no les gustan.
Se desesperan cuando les falta uno, aunque ya lo tengan de otro color, de la enciclopedia anterior.


Homo Tematicus: 
Tengo el discutible honor de pertenecer a este grupo, por lo tanto conozco muy bien todas y cada característica.
Son detallistas insufribles.
Se las dan de profesionales, como si su delicado criterio fuera el más difícil de satisfacer, y cuando al fin se deciden, compran una porquería vieja y totalmente despintada o sin ruedas "pero es un Tekno original, de antes que mudaran la fabrica a china".



Pro-Diversus o Juntadores:
Compran lo que encuentran, el único criterio válido es "me gusta/no me gusta".
Y generalmente todo les gusta.
Son tipos sin demasiadas complicaciones que caminan por la vida con billeteras generosas, dispuestos a comprar cualquier cosa con ruedas que el camino les ponga por delante.
Las colecciones parecen muestrarios de jugueteria, mezclando modelos con distintos orígenes, temáticas y escalas.
Así se encuentran vitrinas con colectivos, tanques de guerra, taxis, F1, rally, motos, autos de película, Le Mans y hasta algún Buby o Lesney escondido al lado de un modelo de huevito kinder o de promo de estación de servicio.
Despreciados por los coleccionistas más ortodoxos, paradójicamente, son los que más disfrutan de la colección.



Obviamente estas descripciones pintan la tipología pura pero la lista es mucho más larga, sobre todo si consideramos "las variaciones" o mezclas (ejemplo: un bubysta que también coleccione 1/18).

Los invito a colaborar con sus tipologías sugeridas, y si se animan, a clasificarse ustedes mismos.

OJO: No vale criticar al amiguito coleccionista!

Gaucho Man
el beodo