jueves, 29 de marzo de 2012

jaguar xjs coupe - minichamps 1/43



Muchas veces se dice que una mujer es atractiva sin que necesariamente sea linda.
Es que hay otras condiciones que no tienen nada que ver con la consabida belleza, que a la hora del balance pesan mucho mas que la cara bonita.



Con los autos pasa lo mismo. Hay muchos autos que no aprueban el examen de belleza y sin embargo han devenido en clásicos, a pesar de su feo porte o quizá gracias a él.
Sin afirmar que este auto sea un ejemplo concreto, debo admitir que nunca me gustó.



Nació con la difícil -por no decir imposible- intención de resemblar al inmortal E-Type.
Entonces, para darle un aire de familia lo hicieron muy bajo, con un largo capot y una trasera corta aunque un tanto indefinida.
Para estar acorde a los tiempos, o tal vez para diferenciarlo del E-Type lo dotaron de muchas superficies planas, dejando el fuselaje cilíndrico de lado.



Si bien la belleza es subjetiva, el diseño resultante me resulta insulso, exagerado y feo.



Lo que no se puede decir es que no tiene personalidad.
(qué fea que es esa luneta trasera!)



Lamentablemente, el auto vio la luz en un momento difícil, en que pesaba más el precio del barril de petróleo que la singularidad de su estilo o la exclusividad de su motor v12.
Pero con el tiempo, su singular planteamiento, extremadamente diferente de cualquier otro auto, le dió pasaporte de clásico.
Quiza sea por eso que cada dia se lo valora más. Su singularidad es una carta ganadora, sobre todo en estos tiempos en que todos los autos son tan iguales.


En cuanto al trabajo de Minichamps, no hay mucho que agregar.
Respeta el espíritu exagerado del auto.
Lo único que cuestionaría es que eligieron la versión yanki, con paragolpes más generosos y desabridas luces delanteras dobles.



Vean el interior, una muestra de buen gusto. Además tiene espejito interior.



Acá lo vemos con el primito de Corgi 1/36.



Acá les muestro otro XJS hecho a partir de un kit de Heller.
No lo miren con asco, en el peor de los casos sirve para demostrar cómo no se debe pintar un kit.



Espero que les haya gustado.

Gaucho Man
el abtruso

domingo, 25 de marzo de 2012

el especial de los viernes: torino 5 otros modelos

Las buenas condiciones del Torino y su motor para correr, dieron la oportunidad a varios que prepararon su propia versión del Torino, manteniendo más o menos componentes originales y dando lugar a impensados derivados de nuestro querido Toro.
Los invito a repasar algunas.

torino liebre 1 y 1/2 - ambrosio 1/43

El TC (Turismo Carretera) es una categoría que se viene corriendo en nuestro país regularmente desde los años treinta.
Este auto que se dio en llamar Liebre 1 1/2 era básicamente un Torino con la trompa modificada para mejorar la aerodinámica.
También tenía otras modificaciones interiores, como ser el motor desplazado hacia atrás para mejorar la distribución de los pesos, y obviamente, una puesta a punto más racing.

El modelo es de resina, fabricado por Gustavo Ambrosio, aunque no pertenece a mi colección (fotos by JuanH).

Imagen    Imagen

Imagen

Imagen

torino 1 1/2 - ambrosio 1/64

Esta es una reproducción del mismo modelo anterior, pero en escala 1/64.
La carrocería es de resina y la parte baja de white metal.

   

Observen los detales del capot y recuerden que es artesanal en escala 1/64.




torino tc - mr 1/43

Esta es una reproducción de otro Torino TC, más moderno que el anterior.
El modelo también es artesanal de resina.
Como la mayodía de estos modelos, es pobre en detalles pero compensan con una excelente gráfica.
Creo que fue fabricado por Carlos Cons.








torino liebre II

Antes de mirar los modelos, suframos un poco de historia, sobre todo para los amigos no argentinos.

Corría la segunda mitad de los sesenta cuando el TC fue evolucionando hacia autos cada vez menos clásicos que aprovechaban las libertades del reglamento.
El reglamento exigía que los autos tuvieran componenes de una marca determinada.
Por ejemplo, esta Liebre II (sucesora del modelo anterior) fabricada con componentes IKA, tenía motor Torino, chasis de Bergantín (ex Alfa Romeo 1900), parabrisas y techo de Renault Dauphine, etc.

Imagen    Imagen

Quizá no tenga la elegancia de otros modelos, pero el simple hecho de tener "espíritu" de Torino le da un lugar preferencial en mi colección.


liebre II - slot rac 1/32

RAC significa Réplicas de Automóviles de Competición y se dedica al slot.
Además de los modelos pisteros, comercializan maquetas hechas sobre la base de las mismas carrocerías de slot.

   

El modelo es de plástico termoformado y sin demasiados detalles pero muy bien decorado.
Piensen que es un modelo pensado para correr en pista.
Entonces es pensado con otra filosofía.
Se trata de sumar poco peso y hacer una carrocería resistente a golpes y vuelcos.
Obviamente no tiene motor.



Las ruedas son de una resina especial para correr en pistas.
De atrás se adivinan las luces heredadas del Torino.


liebre mk ii - ambrosio 1/43

La verdad es que la Liebre nunca me gustó demasiado.
Nada que ver con los hermosos prototipos que vendrían luego.
Cortita, básica, como si la hubieran hecho apurados.

 
 




 
Pero efectiva, veloz y ganadora.



Como un fusil AK47, básico pero efectivo, feo pero letal,
que funciona en la nieve, barro o arena.
Nadie va a buscar belleza en un fusil ruso.
Ni mucho menos poner en duda su letal efectividad.


Sorprenden la textura de la carrocería, los pequeños detalles como pliegues y franquicias de puertas.



Las ruedas son simplemente perfectas.


    


Pese a la foto borrosa, el interior se muestra muy esmerado y voluntarioso.



 
 


liebre II - jodos 1/43


Este modelo tiene unos doce o trece años.
Obviamente no tiene punto de comparación con el Ambrosio.
Quizá su valor es más que nada anecdótico,
vale por ser un verdadero incunable.









El Señor Jodos falleció hace unos once años, algunos ya lo conocieron de un Especial de Viernes.



liebre II - zonda sport 1/32


Este es una reproducción orientada al mercado juguetero de los setenta.
Tiene carrocería metálica y -si mal no recuerdo- base plástica con mecanismo de fricción.
Lamentablemente no tengo estos modelos, las fotos son tomadas de la web.


    


liebre mk II - gaucho models 1/43


Este es otro anecdótico.
Fue un intento de cuando era imposible conseguir el modelo.
Ahora que tengo los de arriba, difícilmente lo termine, ya no tiene demasiado sentido.




That's All Folks!


Gaucho Man
el atinado


jueves, 22 de marzo de 2012

el especial de los viernes: el señor jodos






El Señor Jodos había sido gerente de planta de una conocida fábrica hasta que cerró y se quedó sin empleo.
Cuando se le acababan las alternativas para sobrevivir, echó mano a su hobby con la esperanza de ganar algunos pesos.
El hombre había sido coleccionista de modelos y modelista en momentos libres.



Cuando lo conocí estaba haciendo cupecitas de TC que vendía en algunos negocios exclusivos de Capital (con precios alrededor de los cien dólares en esa época de cambio uno a uno) o directamente a algunos coleccionistas grosos de Capital.

 

El hombre trabajaba una mezcla de metales que fundía a poca temperatura y tenía un amigo chapista que se encargaba de la pintura y otro contacto que le cromaba piezas, también inyectadas por él.
Armaba las ruedas torneando las llantas en aluminio por un amigo y con gomas que había mandado a hacer a otro amigo.

 

Mando algunas fotos de las cupecitas de TC que formaban su catálogo, todas a escala 1/43.
Si bien tenía un pequeño stock, generalmente trabajaba a pedido.



También modificaba carrocerías de modelos comprados, haciendo lujosas limousinas o largas camionetas.
Trabajaba en su propio departamento, en una mesa totalmente cubierta de herramientas, frascos, pinturas, pinceles, revistas y un largo etcétera.
Tenía un mueble lleno de modelos (comprados y handmade) en varias fases de desarmado y más o menos completos.



En esos días no me iba mal y pude comprarle varios modelos.
Esta relación me abrió la puerta para pasar varias horas conversando de autos y etcétera.



El hombre era muy agradable y me introdujo en la ACAMRA, de la cual les hablaré en otro momento.
También me presentó a Pablo Villareal, otro modelista groso que a veces trabajaba con él.
Pablo era otro genio por su prolijidad, método y paciencia.
Si alguna vez tienen oportunidad de conocerlo, recomiendo una conversación.
Tipo de perfil muy bajo, muy macanudo.



Mando foto de una camioneta Cadillac color blanco hecha ambulancia, escala 1/43.



También le conocí este mismo modelo pero en color negro brillante, con la cruz en el techo.
Señalo que como carrocería, chasis y a veces el interior, eran de metal, el peso de estos modelos era infernal.
Esta camioneta, sobrepasa los 300 gramos.

Esta es una Liebre de TC.



También tengo de su factura un Chevrolet de Fangio (va foto),



un Dodge Polara de TC y un Falcon de TC. Todo 1/43.



Este es un Sumbeam (si la memoria no me falla) hecho a pedido para un coleccionista, también 1/43.



Pese a tanta maravilla, las finanzas de Jodos no iban muy bien.
Con el tema de las cupecitas había saturado el mercado y después de una época de efervescencia, no tenía demasiado movimiento.
Era una época de malaria (hace unos doce años ya).
Repentinamente yo también me quedé sin trabajo y Jodos me invitó a trabajar con él, mientras buscaba trabajo.
Por esos días tuvo una inspiración para empezar a armar viejos colectivos porteños.
Sin trabajo, con todo el tiempo libre, pude vivir el proyecto desde el comienzo.
Puedo decir que fue una gran escuela.

Para no aburrirlos con detalles, mando copia de los colectivos armados.
Estas joyas estaban pintadas con pintura bicapa, decorados a mano, con interior forrado en madera y todos los detalles en 1/43.
Trompa y techo en metal, laterales de aluminio, ruedas e interior de resina.
El precio estaba en los USD 250, en épocas de uno-uno.
Lamentablemente nunca me alcanzó el presupuesto para comprar ninguno.



 





Hacia esos días, mi productividad en el taller iba para abajo y Jodos me sugirió que busque otro camino.
Yo sé que de alguna manera me estaba echando, pero muy de frente, con honestidad -y si cabe- buena onda.
No pude enojarme entonces y mucho menos me enojo ahora.
Yo dejé el taller y luego conseguí trabajo nuevamente (aún estoy en la misma empresa desde entonces).
Así dejé de frecuentar a Jodos, excepto por algún llamado telefónico ocasional.

De todos modos, mando fotos de un trolebús que encontré en una exposición, que según entendí es salido de su taller.
Como siempre y como todo, escala 1/43.







Tiempo después me enteré por un comerciante, conocido común de ambos, que Jodos estaba muy enfermo.
Lo llamé por teléfono inmediatamente y tras el saludo de rutina, Jodos me dijo "Tengo cancer en el pancreas, me voy a morir".
En mi estupidez le dije que no, que todo mejoraría y todo lo que se le dice a una persona enferma.
Esa misma semana tuvieron que internarlo y ya no volvió a su casa.

En fin, la historia es triste, y a veces la vida también.
Vaya esta pequeña y necesariamente incompleta reseña como humilde homenaje a un gran artista, pero sobre todo un gran hombre.

Si se quedaron con ganas, los invito al blog de Pablo Leonardi que tiene un excelente post sobre este Señor.

That's All Folks!

Gaucho Man
el equánime