jueves, 27 de junio de 2019

rescate emotivo: la historia de fico y el tanque




"Será como David y Goliat, 
pero esta vez va a ganar David" 
Homero Simpson


"Fićo" (pronunciar Fii-cho) es el sobrenombre popular del Zastava 750, producido en Yugoslavia bajo licencia de Fiat, y no era otro que nuestro familiar Fiat 600.
Piensen en 1990. Si bien el auto se había dejado de producir en 1985, en los países centroeuropeos no había muchas alternativas y el autito tenía cierto status de culto.



Ahora piensen en Croacia, en el año 1991, y recuerden era una república socialista dentro de la República Federal Socialista de Yugoslavia. 
Por lo que pude entender, luego de la caída del Muro, el sistema socialista yugoslavo venía decayendo y resistiéndose a la decadencia. Esto implicaba hostilidades y situaciones encontradas en el orden social y militar.




Así las cosas, para asegurar presencia y determinación, el ejército yugoslavo había mandado tropas a varios lugares, entre otros la ciudad de Osijek (pronunciar Ósiek).
Croacia declaró su independencia y el ejército yugoslavo no tuvo mejor idea que sacar tanques a la calle para intimidar a los croatas recién independizados. 
Esto fue el 27 de junio de 1991, los tanques avanzaron por las calles de la ciudad.



La imagen de los tanques en la ciudad debió ser muy fuerte. 
Un muchacho trató de pararlos anteponiendo su Fico justo por donde debían pasar los blindados. 
Obviamente el modesto autito no era obstáculo para el tanque T55 y sus casi cuarenta toneladas lanzadas a velocidad. 
El Zastava fue atropellado, arrastrado, y finalmente aplastado contra un bus parado más allá, afortunadamente sin tener que lamentar pérdidas humanas.



Este atropello (nunca mejor usada la expresión) fue filmado y se viralizó mostrando al mundo claramente quién era el agresor y quiénes las víctimas. 



El dueño del auto era un chango de 30 años llamado Branko Breškić, que después se unió al ejército, sobrevivió a la guerra y falleció en un accidente de tráfico en 2001.



El conductor del tanque era un soldado de 18 años haciendo el servicio militar; se llamaba
Josip Ilić, y también era croata, de la ciudad de Županja.
Josip no frenó el tanque porque su oficial tanquista lo estaba apuntando con una pistola para asegurar el cumplimiento de sus órdenes.
Luego desertó del ejército y falleció en 2010 a los 38 años.

Cuenta la leyenda que posteriormente se encontraron Branko y Josip, y aparentemente se hicieron amigos.



En 2011, al cumplir el 20 aniversario de este suceso, en el mismo lugar del hecho, se levantó un monumento al Fico colorado aplastando al tanque doblegado. 
Un modesto homenaje al arrojo de Branko y un símbolo de la valentía de los ciudad
anos de Osijek, frente a la violencia del acero.



No soy de engancharme con epopeyas bélicas.
Por el contrario, los que me conocen, saben de mi total oposición la guerra y a cualquier manifestación de violencia.
Las guerras sólo sirven para maltratar y/o matar gente.
Y no gana nadie, ni siquiera los ganadores. 

De todos modos me enganché con esta modesta historia que habla de valentía desesperada en un tipo común, como cualquiera de nosotros.
Mentira, no como cualquiera.
Muchas veces me pregunto qué haría yo en una situación desesperada y francamente no se me ocurre otra cosa que desesperarme, gritar o salir corriendo. O las tres cosas juntas. Reaccionar en contra, a pesar de uno mismo es para otra raza más valiente, a la que no tengo el honor de pertenecer.
Sólo me queda admirarlos con un gusto de envidia amarga en la garganta y una triste emoción en el pecho.
Pido un minuto de silencio por Branko y su Fico, aprovechen para mirar otra vez las imágenes.
O miren el video del tanque amasijando al Fiat, les dejo el link de Youtube.




fuente: http://osjecani.com/node/11




That's All Folks!




Gaucho Man
el croata






AVISO IMPORTANTE:
Estoy preparando un post con foto de coleccionistas.
Los que no mandaron selfie, todavía están a tiempo aunque no por mucho.
La foto puede ser con autito o sin autito, delante de vitrina o en zunga.
Mi correo es gauchomodels@gmail.com .

No digan que no les avisé!




lunes, 17 de junio de 2019

ford falcon - salvat 1/8 terminado!




Hace unos días tuve oportunidad de observar y admirar un auténtico Falcon escala 1/8 de Salvat, de los armados por fascículos.

(*)

Si recuerdan mi post anterior sobre este modelo, recordarán mis prejuicios sobre la continuidad y el armado en cuotas de una saga tan prolongada.
Afortunadamente, parece que hubo varios que no leyeron mi post desaconsejando el modelo y hoy disfrutan de su Falcon armado.

(*)



EL PEQUEÑO GRAN AUTITO

Los invito a sufrir el modelo.
Lo primero que llama la atención es el tamaño.
1/8 es un tamaño grande, sobre todo para mi ojo acostumbrado a la escala 1/43.
Hasta un 1/18 se ve pequeño al lado de semejante monstruo.



Uno de los comentarios que venía recogiendo sobre el armado de este modelo refería a la calidad de las piezas. Mucho metal, todas cabalmente pintadas sin variaciones de color a través de varios meses, y lo más sorprendente: un ajuste perfecto.
Esta prolijidad de ensamble se ve, por ejemplo en la continuidad de la chapa (en realidad zamak inyectado) de puertas y otras aperturas.



No obstante, de algunos coleccionistas supe que los modelos necesitan un poco de trabajo extra, léase rectificar algunos agujeros, reemplazar tornillos defectuosos o simplemente limar algunas piezas. Nada importante, teniendo en cuenta el tamaño y la complejidad de la pieza. El trabajo mecánico es parte del precio por tener un modelo de este tamaño, aunque se trate de una primera marca como Pocher.

 (*)

Como hemos visto, el modelo abre sus cuatro puertas.
Les comento que mi padre tuvo un Falcon muy similar a éste, aunque de un color menos llamativo.
Conviví con el Falcon varios años, lo que me grabó la memoria a fuego con mil detalles y detallitos, y me da cierta autoridad a la hora de calificar este bicho.
El auto de mi padre tenía chapa color beige y los paneles internos tenían otros colores, pero quizás fueran distintos modelos.



De todos modos, puedo certificar que los paneles internos son exactos a lo que era el original, al menos en cuanto a las formas.
Las cuatro puertas suben y bajan los vidrios.



La única pega a estos paneles son los tornillos negros que asoman cabeza, quizás podrían haberse disimulado aunque fuera con una gota de pintura roja.



El tablero es otra muestra de fidelidad, todo está en su sitio: volante, aro de bocina, botoncitos de luces, limpiaparabrisas, cebador y ya ni me acuerdo qué otras cosas.

(*)

El modelo replica formas pero no siempre los materiales constitutivos, analicemos este punto.
Quiero decir que se respetan los materiales y las proporciones, pero a escala, el material debería tener un peso específico menor, o quizás mayor resistencia.
Por ejemplo el capot. Es una pieza inyectada, exactamente igual al capot 1/1, excepto en cuanto a su peso específico.
El conjunto de bisagras consiste en un paralelogramo de chapa (en color  negro, en la foto de abajo) y el fabricante lo reproduce cabalmente respetando el tipo de material.



Pero sucede que el capot es demasiado pesado para un paralelogramo de chapa finita.
Es como los kits de avioncitos para armar: todo el avión está hecho del mismo plástico, y sucede que generalmente el peso del avión es demasiado para la resistencia intrínseca del tren de aterrizaje.
El resultado de este desajuste es que la apertura del capot es una delicia pero extremadamente delicada.

Otro aspecto de esta dicotomía: el modelo tiene suspensión operativa con ballestas funcionales y todo.
Pero la suspensión es demasiado dura, incluso para el peso del modelo, lo que resulta en el modelo más "alto" que lo esperable.



Obviamente no se puede tener todo: o respetamos material y nos bancamos la difícil funcionalidad, o vamos por la funcionalidad sacrificando fidelidad de armado.
Quizás se hubiera podido investigar nuevos materiales pero eso hubiera elevado el costo del modelo más allá de lo prudente.



El motor es una maravilla y hará las delicias de los fans del óvalo azul.





El modelo tiene luces encendibles y apagables, adelante y atrás.



La trasera es perfecta, sólo echo de menos las defensas que tenía el Falcon de mi padre.
El tapón de carga de nafta es en realidad un botón que suelta la apertura del baúl.



El baúl es alfombrado y escuché críticas de la rueda de auxilio que tiene una llanta "distinta" a las otras. No lleva tazas y debería mostrar los relieves de la chapa, cosa que no hace.



También escuché quejas de que la dirección es pesada, y algún malintencionado que dijo que el modelo real también tenía dirección dura y que el modelo está bien hecho.
En cualquier caso, el dueño del modelo comentó que es más recomendable mover la rueda para que gire el volante que hacerlo de la forma tradicional. De todos modos, no me parece un punto tan importante.




FE DE RATAS


Volviendo a mi post anterior sobre este modelo, yo me preguntaba por el futuro de este modelo y otros similares, desconfiaba del editor, de la logística, del editor, de los coleccionistas, del editor, de la calidad, del editor. del ensamble y del editor.
Hoy veo que mis prejuicios fueron borrados de un flechazo, una flecha de Falcon magníficamente editada por el el editor Salvat.
En tal sentido, me retracto a la sombra de esta magnífica pieza y doy la bienvenida a una nueva generación de modelos para armar en cuotas.
Algo tarde, debo reconocer, dado que ya la comunidad está armando Citroen 2CV, Torino, Fiat 600 y quizás algún otro modelo.
Quedaría por discutir el elevado precio de estos bichos pero le dejo esa tarea a los coleccionistas, ellos saben mejor que yo de qué se trata.
Sigamos la flecha!







That's All Folks!




Gaucho Man
el descreído



Nota: las fotos fueron tomadas en una reunión de la ACAMRA; las fotos marcadas con (*) fueron tomadas por Luis Bomben.





AVISO IMPORTANTE:
Estoy preparando un post con foto de coleccionistas.
El que quiera figurar, mande selfie, puede ser con autito o sin autito, delante de vitrina o en zunga.
Mi correo es gauchomodels@gmail.com .
No digan que no les avisé!