lunes, 29 de abril de 2013

auto familiar - gaucho family 1/43

Hace como dos años mi pibe se entusiasmó mirando un Cunningham.
Sin pensarlo demasiado, decidió que quería hacer algo similar.


Hizo una carrocería de cartón pero no tuvo la constancia de terminar los detalles finos.

Imagen

El diseño tenía reminiscencias del Cunningham, pero con una larga cola que baja y se pierde
y una cantidad de rasgos de Ferrari, Lancia y otras barchettas de la época.

Imagen

La carrocería anduvo un tiempo dando vueltas por mi casa, hasta que cayó en manos de mi nena.
Ella se entusiasmó con la lija y el enduido.
Siguiendo el consejo de un amigo, la ayudé con un poco de pintura y el volante y la animé a seguir con el trabajo (el asiento es hecho por ella sola).
El pibe también ayudó con algunos detalles e ideas (a fin de cuentas es el diseñador).

Imagen

Y acá empieza lo que quería contarles.

Imagen

Gaucho Man
el absorbente

miércoles, 24 de abril de 2013

jaguar xj12c big cat - dinky 1/36

Para los que no recuerdan al Big Cat, les comento que era una versión extrapolada del XJ12C hecha por la fábrica y cedida a algunos ricos y famosos, más que nada con fines publicitarios.

Pese a ser un auto emblemático de UK, hasta donde yo sé, hay sólo tres reproducciones, de SMTS, Spark y Dinky.
Los de SMTS están descatalogados y resultan inencontrables.
Los de Spark ya son viejos concidos de este blog.

El Dinky es en escala es 1/36 pero es caro.
Un ejemplar en estado mint cotiza caro en Ebay (USD 280 + gastos de envío).



Misteriosamente conseguí un Big Cat de Dinky por muy muy poca plata.


Obviamente el modelo es usado y se ve que tiene muchos kilómetros de vereda.
Las ruedas no son espectaculares.


Tampoco es muy detallado, ese interior da lástima.


La decoración es un punto decidicamente en contra.
Los calcos (adhesivos, por supuesto) son bastante genericos.
Por el bien de Jaguar, espero que no haya habido autos reales con esta decoración.


Obviamente el modelo ha sido pensado más como juguete que como modelo de coleccón.
La cola es apenas testimonial.


Pero la trompa está mejor resuelta.
Sigue siendo el ángulo que más me gusta de este auto.


El auto tiene los pasarruedas esanchados pero no tanto como el original.
A su vez, las ruedas son menos anchas aún.


Hay algo extraño con el ángulo del parabrisas.
Se lo ve más curvo y quizá más afilado, pero en las fotos del modelo real no se advierte esta variacion.


Próximamente: la restauración del Gran Gato.

Gaucho Man
el isotópico

viernes, 19 de abril de 2013

chrysler 300 - motormax 1/43

Para los que no saben, este blog responde a una iniciativa de Diecast Central.
Por más datos pueden darse una vueltita por Auto Galeria 1/18Auto Modellbaus y Lauburu43.
Algún día seremos como mil.




un autito negro,
es como agarrar un auto blanco y ponerlo en negativo,
o agarrar un autito con los ojos cerrados,
o estar sobre un piso de azulejos, y una voz susurrante en la oscuridad "levantá el jabón del piso", agacharse
y agarrar un autito negro.
o mejor veamos las palabras adolescentes.

  




Te encuentro en éste vértigo,


soy este momento y te regalo mi velocidad.


Me das tu vida, soy tu sangre, 


el encuentro es el lugar, el tiempo es ahora.


Te abrazo y soy viento, te muerdo y temblás.


Mi aliento es luz y somos uno, dos, mil,

 

soy yo al fin,
para mí.


Gaucho Man
el poeta

lunes, 15 de abril de 2013

el especial de los viernes: lamborghini murcielago

Los seguidores del blog saben que no soy demasiado fan de los super autos, mucho menos si son modernos.
Pero hoy me agarraron sin mucho tiempo para escribir así que voy a refritar un post de los viejos tiempos.

Antes de empezar, dedicamos este post a Johan, coleccionista de Lamborghinis, recomiendo su blog a todos los fans de los ultra sports.

Se trata de un auténtico toro de las praderas italianas, pero de los modernos.
Para ser precisos, el modelo es un Ixo Junior o algo así.



Es decir una serie económica.


Eso se nota en algunos detalles.



O en la falta de ellos.



Por ejemplo esas ruedas sin discos de freno (detalle imperdonable hoy en día).



De todas formas, la cola es bastante gauchita (sorry por las malas fotos).
Aprueba el rubro cola.

Como para que no esté solo, les muestro también este legítimo modelo de Bburago 1/43.



Primeramente suframos unas fotos del modelo.



Fíjense que este modelo tampoco tiene discos de freno.
(en verdad, sólo desarmándolo podríamos confirmar si tiene o no tiene)



De todos modos, tiene detalles que hubieran sido impensados en un Bburago hace unos años.



Sobre todo en la cola.



Hechas las presentaciones, les comparto un modesto comparativo.



Más que comparativo, tenemos que considerarlo un encuentro de familia.



Son productos de distinto precio y segmento, no tiene caso hacer comparaciones.



De todos modos hay alguna sorpresa, sobre todo en la parte trasera.







Bburago se defiende bastante bien, sobre todo considerando que el modelo cuesta cinco veces menos.

Gaucho Man
el disoluto

pd: AGUANTE BBURAGO CARAJO!

martes, 9 de abril de 2013

rescate emotivo: zunder 1500

Cuenta la leyenda que allá por los cincuentas, había en Río Cuarto dos hermanos llamados Nilson y Eligio Bongiovanni.



Estos hermanos eran concesionarios de Chevrolet y tenían un taller, no les iba mal hasta que por esas cuestiones del proteccionismo, se cerró la importación, dejándolos sin la posibilidad de vender autos.
Los Bongiovanni venían madurando el sueño del auto propio y esta circunstancia les dio el empujoncito que necesitaban.


La tecnología inglesa para trabajar la fibra de vidrio y la mototización Porsche fueron materializando el diseño del Zunder ("chispa" en alemán).
El año 1959 vio el primero prototipo, que fue elogiado por gente enviada de Porsche, con una nota sobresaliente en el rubro insonorización.
Un año después ya había producción y una optimista presentación en el Hotel Alvear Palace de Capital Federal un año después.


Durante dos años fabricaron unos 200 autos; producción y ventas venían muy bien pero los números de la empresa estaban en rojo, las ganancias no alcanzaban ni para comprar los motores.
Hubo un par de inversores con sendos proyectos de salvataje pero hacia 1963 todo quedó en la nada.
Si les interesa el tema, les ofrezco fragmento de un interesante reportaje a uno de los hermanos.


"Fue un fracaso, hay que decirlo así. Y la verdad es que no sé porque tanta insistencia en hablar del Zunder ¿qué quiere que le diga? De los fracasos es mejor no hablar ¿no?".
Así comienza el diálogo con Eligio Bongiovanni, un caballero riocuartense de fina estampa, atildado al extremo, que pasó los 80 "¡Y hace rato!".
Esforzándose en esta deferencia acepta romper un silencio de 50 años, guardado celosamente como duelo ante su sueño fenecido llamado Zunder ("Así lo bautizamos porque sonaba lindo, corto y significa "chispa"), el automóvil que creó desde cero, junto a su hermano Nilson;
y que fabricó con sus propias manos ante la mirada atónita de todos los vecinos de Río Cuarto, que espiaban de reojo el taller de los Bongiovanni en calle Rioja, como se escruta un laboratorio de genios locos.



Nace una chispa. Avanzada la década del ’50, los hermanos Bongiovanni sólo necesitaban traer de Alemania el corazón Porsche del sueño Zunder, lo demás estaba, y así lo rememora Eligio:
"Hicimos un modelo muy especial de auto para ahorrar una barbaridad.
El motor, la caja de velocidad y el diferencial tenían que ser un solo bloque; diseñamos un chasis tubular reforzado con dos largueros centrales de metal para amortizar mejor el techo;
usamos para la carrocería una mezcla de fibra de vidrio y plástico armada capa por capa; lo que más me gustaba era que le había dibujado los faros oblicuos y levantado bien el guardabarros.
Nuestros obreros aprendieron rápido el proceso, comprábamos tambores gigantes de resina a Shell;
los frenos eran hidráulicos de tambor en las cuatro ruedas, con freno de mano en las traseras; hasta le grabamos en las tasas cromadas la ‘Z’ en negro.


...

Dicen que cuando el primer Zunder 1500 Sedán estuvo listo, muchos se agolparon ante el taller de 60 mil metros cuadrados de los Bongiovanni, devenido en fábrica: "Industrias del Transporte Automotor".
Pero la presentación pública nacional del Zunder 1500 fue en el lujoso Alvear Palace de Capital Federal, en 1960, donde todos aplaudieron a rabiar,
incluso el mismísimo jefe de proyectos de Porsche, que no quería perderse semejante éxito.
Debut y despedida. El eslogan del Zunder 1500 rezaba: "El coche que no cambia porque siempre es nuevo". Esto causó mucha gracia a Eligio:
"Claro, no se iba a oxidar nunca si era de plástico" dice, más que divertido y allí aparece otra anécdota increíble.
"Resulta que en Pergamino había una concesionaria de Zunder y la gente sentía una curiosidad grande, pero así también era la desconfianza por su carrocería de resina,
bueno, el vendedor, cansado de explicar con palabras, decidió ante la duda, sacar un revólver 22 y dispararle al auto en las puertas y no quedó ninguna marca, rebotaban las balas".



Las demandas crecieron, los que tenían la "pata pesada" eran los fanáticos.
"Todos los días aparecían interesados en tenerlo en sus concesionarias –recuerda Eligio– pero lo recaudado no nos alcanzaba para traer los motores de Alemania,
entonces salimos a buscar financistas, y así fue como Anselmo y Julián García, muy buenos clientes, ponen su capital en la fábrica, pero no hubo caso.
Durante dos años producimos unos 200 autos y vendimos todos, pero no pudimos pagar las deudas y salimos desesperados a buscar cómo salvar la fábrica.


...

Si en vez de autos hubiéramos fabricado galpones, todavía seguiríamos. Pero el sueño se llamaba Zunder".




Si les interesa la versión completa pueden encontrarla en este link http://archivo.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=537075 .

Gaucho Man
el doblegado

viernes, 5 de abril de 2013

el especial de los viernes: bmw m1

Lo primero que resalta de este auto es el magnífico diseño del lápiz de Giugiaro.
Y se notan los trazos maestros en la limpieza de las líneas y el equilibrio de las formas.
No por nada, de este estudio italiano salieron el Lotus Esprit, DeLorean, Fiat Uno y un largo etcétera automotor.

Por esas cosas de la vida, tengo en mi poder 3 ejemplares de diversa procedencia y época, los invito a sufrirlos.

El blanco es Altaya.
Es un magnífico ejemplar, y el color blanco resalta todos los detalles.
Desde los apliques en negro hasta los pequeños tampos de la cola.
Sin pasar por alto los espejitos espejados ni las persianas con luz entre placa y placa.



El colorado es Universal Hobbies.
Tiene buenos detalles que denotan esmero pero también tiene fallas imperdonables.



El azul es de Solido.
En verdad es una serie económica de la marca francesa, con terminados, soluciones y ruedas tipo Bburago.
Unas pinceladas de rojo por atrás no hubieran venido mal.
No sé si esta decoración de Parmalat es fideidigna.
Yo hubiera preferido color blanco con rayas roja, azul y celeste.


Hagamos fuerza y aguantemos otro insoportable comparativo.

En el blanco y el colorado, las ruedas son poco espectaculares, pero eso no es culpa de Universal Hobbies ni de Altaya.
En verdad son casi perfectas, lamentablemente eran exactamente así en el auto original.
Las ruedas del azul ni siquiera concursan, son demasiado jugueteriles.



El blanco es el más espectacular aunque tiene algunas fallas tristes.
Por ejemplo las luces traseras.
Aunque no se ve en las fotos, el plástico rojo es demasiado traslúcido y se transparenta todo lo que hay por atrás.


El rojo tiene mejores luces traseras, bicolores, aunque el color de la carrocería disimula mucho el color.
Los escapes son grandotes pero macizos, demasiado toscos.


El azul no tiene plásticos ni siquiera una humilde pincelada roja.
Pero tiene un clip blanco que de alguna manera llena el espacio que en el rojo se ve tan vacío.


El azul no tiene espejos pero tiene alerón con cartelito Parmalat.



Las trompas del rojo y el blanco están francamente empatadas.
El azul tiene luces que forman parte de la misma pieza transparente que hace de ventanas.


Aunque el blanco tiene antenita.



Los tres interiores son bastante detallados en relieves, pero tristemente monocromáticos (repetir varias veces: tres tristes interiores).


El azul tiene pasarruedas sobredimensionadas, el blanco se ve más ancho y el rojo más finito.
También los parabrisas parecen ser de distintos tamaños.



Les dejo las conclusiones, yo me tengo que ir a lavar los platos.

Gaucho Man
el domesticado