jueves, 30 de abril de 2015

aec mamooth - lledo 1/76

Primeramente vamos a por los avisos parroquiales: a sugerencia de Pablo Marinig y gracias a sutorial (el tutorial de su), pude implementar un índice por rubros, espero que les sea útil para manejarse dentro del blog.





Hace un tiempo debatimos en este espacio sobre el diecast inglés tradicional, señalando varias características propias.
Se habló de escalas arbitrarias, terminaciones rústicas sin mucho detalle, sin vidrios, sin interiores, y en su mayoría reproduciendo vehículos ingleses.





Suponiendo que hubiera una delgada línea que separa el modelo de colección del juguete, podemos asegurar que los Lledo están justo en el medio, con una rueda de cada lado.





Parece mentira que un producto tan singular pueda provocar tanta simpatía, incluso entre coleccionistas de otros rubros, sobre todo en un ramo tan taxativo como el diecast.





Estos camiones (los reales) no eran tan grandes como parece, mucho mas chicos que cualquier camión actual.





Por la imagen de nuestra memoria, o porque eran lo más grande de esos tiempos, se les reconoce un gran tamaño, aunque chequeando las fotos actuales se adivinan cabinas mezquinas, motores flacos, y cotas exiguas.
También eran ruidosos, sucios, humeantes e incómodos.
Un desagradable combo.





En cuanto al trabajo de Lledo en estos camioncitos, hay mucho que señalar.
Obviamente el tractor y el camión comparten el mismo chasis y cabina.





El semiremolque tiene una pintoresca carga de resina, parcialmente cubierto por una lona, que forma parte del conjunto resinoso.
Para destacar el esmero puesto en el detalle de los ladrillos.
De todos modos, la apuesta mayor está en la cabina, que amontona insertos y tampografías, guardabarros y techo negro.
Vidrios ausentes, se olvidan pronto cuando uno mira la hermosa parrilla negra con bordes cromados.





El segundo modelo me resulta un tanto cuestionable.
La trompa es una maravilla, pero la trasera me resulta un tanto áspera, apurada,
por no decir descaradamente improvisada.
La caja es más digna de un transporte a granel (carbón, por ejemplo) que de una grúa.
La pluma de la grúa está resulta desproporcionada y descuidada.
Tampoco me parece bien que esté en la caja cerrada, quiero decir con el extremo trasero cerrado.
Como que agarraron lo que tenían y lo amontonaron como pudieron.





Podemos perdonarlo por toda la historia del encanto inglés y el glamour de Lledo.
Pero no mucho.



That's All Folks!



Gaucho Man
el devenido



sábado, 25 de abril de 2015

zis-5 bombero - gaucho models 1/43




Siguiendo con el tema bomberil, y también con mis primeros palotes en esto de hacer autitos, hoy les comparto esta modesta pieza reflotada en mi reciente aventura reacondicionando vitrinas.

 

Todo empezó a partir de un modelo bastardo, un pull back apócrifo, imposible de decidir entre un Citroen C4F o un Ford.
Como todo buen chino de esos tiempos, mezclaba decoración pintoresca pero mentirosa con una escala cercana al 1/43, quizás también mentirosa.
Yo compré al camioncito en ese imperdonable primer momento en que uno compra todo lo que parece autito.

 

Cuando entendí un poco más lo que era deseable en un diecast, y lo feo que era mi camioncito genérico, decidí personalizarlo, para ganar al menos algún punto en el rubro exclusividad.

 

Eran mis días con Jodos, quien a pesar de la humildad del proyecto, o quizás enternecido por la pobreza del emprendimiento, se entusiasmó y me cedió las fantásticas ruedas torneadas en aluminio con cubiertas de goma y loz increíbles reflectores manuales que luce el camión en sus parantes.

 

 

En algún momento quise ponerle una campana o sirena pero después me olvidé.



Lo demás está casi a la vista: el chasis alargado, el rollo de manguera, el baúl de cosas bomberas, la escalera que sube, baja, gira y se estira, totalmente de madera.



 

En mi opinión, lo más lindo del modelo son los volantes (obviamente no operativos) para mover la escalera, hechos con alambre y sin experiencia.







That's All Folks!


Gaucho Man
el devenido




jueves, 16 de abril de 2015

chelco - gaucho models 1/43





EL PAJARO CELESTE

Empecé el modelo hace un año, casi sin querer o sin saber qué quería hacer.
Hice el cuerpo con de cartón, plasticola, enduido, masilla y hasta un poco de plasticard.
Si lo hubiera pensado mejor, lo hubiera encarado de otro modo, sobre todo en el agujero previsto para el interior.





Sin mucha idea para el techo, organicé las formas a partir de los marcos de ventanas, hechos en alambre, como lo vieron en el post anterior.
Luego agregué cartón y masilla, con mucha lija.





Dado que el modelo era rectilíneo y con muchos planos, aproveché para probar los laterales con plasticard, una técnica desconocida para mi.





La parte gráfica me hizo sufrir.
Después de varias pruebas frustrantes, decidí que la industrialización de calcos no es lo mío, al menos mientras no se invente un papel más amigable o impresoras más cojonudas.
En tal sentido, para dar por terminado al Chelco debí hacer los calcos de papel y pegarlos con plasticola.
Lamentablemente eso se nota en algunos calcos que quedaron mal,
y en otros que ni siquiera pude hacer.





Las ruedas son de un spot prototipo de Heller.
Quizás debí quitar los calcos con la marca de neumáticos en favor de la fidelidad pero quedan tan lindos que los dejé puestos.



El modelo es grandote, largo y afilado como un tiburón.





Ese techo tan alto respondía a exigencias del reglamento.





El año siguiente se bajó la altura mínima, con lo que bajaron todos los techos de la categoría.
El Chelco 2 tenía techo más bajo y era más aerodinámico pero no tenía tanto encanto.
Esa trasera preanunciaba un efecto suelo unos cuantos años que Chapman.



Nuevamente tuve serios problemas con mi vista y mi pulso.
Para este modelo tuve que usar anteojos y así y todo me costó mucho.
Los calcos, los transparentes son piezas muy pequeñas, en el límite de la vista y la manipulabilidad.
Vean el volante, y piensen que está hecho con 4 piezas separadas.



A medida que me acercaba al resultado final, el modelo fue reflejando estas limitaciones.
Algunas me preocuparon y otras no.
Calcos imperfectos, transparentes mal ajustados o fallas de pintura, todas imperdonables en un modelo como este.
Todo esto me expone a frustraciones, tanto trabajo para un resultado triste.
Y ya estoy viejo para exponerme así.
Prepárense que en cualquier momento llega el último Gaucho Model.



That's All Folks!



Gaucho Man
el viejo choto




jueves, 9 de abril de 2015

bussing 8000s - minichamps 1/43





La verdad es que no tenia idea de qué o quién era Bussing.
Me sorprendió que, como marca de camiones, fuera menos conocida que Opel o Mercedes, por mencionar dos.



Si buscan en la web seguramente van a ver que esta fábrica produjo camiones y buses desde 1903 hasta 1971 que fue fagocitada por MAN.





Compré este monstruo en 2002, en esa primera y discutible etapa del coleccionista en que uno le baja el martillo a cualquier cosa que parezca autito, aunque ni siquiera tenga ruedas.
Si mal no recuerdo, el check list antes de decidirme fue "cómo no voy a tener un Bussing?"
Y la respuesta fue afirmativa.





Más que mi retórica de emergencia pudo el aspecto dinosáurico del fenómeno, ese voladizo delantero sobredimensionado que soporta una trompa como de Mercedes o Scania excedidos de categoría.



Lo demás fue accidental: los estribos para trepar al vano motor, los gálibos con espejos laterales, el tamaño masivo de la bestia.





Ni qué hablar de la diminuta pin-up que ostenta en el radiador con forma de escudo de equipo de fútbol, detalle inesperado en un camión de origen teutón.



Aunque no lo crean, buscando fotos del camión, di con uno que tenía esta misma imagen en la trompa.
El interior no es maravilloso pero cumple con lo esperable, recordemos que es un modelo de 2002 o quizás anterior.



Ah! la lona es quita y pon.



La cola también tiene lo suyo.



Pienden en este modelo de 2002, es más de lo que se podía esperar en esos años.







That's All Folks!



Gaucho Man
el arraigado