jueves, 15 de noviembre de 2018

formisano gentile - gauchomodels 1/43




ALLÁ LEJOS Y HACE TIEMPO


‎Fijemos las coordenadas temporales hacia fines de 1970: el SP y su medio venían muy motivados, llevándose el mundo por delante en una nube de entusiasmo, una carrera tecnológica, deportiva y comercial que con el tiempo jugaría en contra de la categoría.




Leyendo el blog del amigo Chelco nos enteramos que este auto tuvo una vida muy breve. En efecto, el auto, fue corrido por el señor Carlos Pairetti en tres oportunidades, una de ellas ganadora y luego fue pasó a otro corredor de apellido Fernandino.
Fernandino le recortó la cola, le sacó parabrisas y le cambió motor, además de algunos toques de nueva decoración.
Con la nueva configuración el auto corrió una cuarta y última oportunidad.
Y luego se pierde el rastro del auto.
Triste destino el dé los SP argentinos.




Un SP con proporciones que invitan a imaginar un super sport ciudadano. 
Ese parabrisas envolvente asegura adecuada protección al conductor y su acompañante y la zaga promete espacio para un hipotético maletero.




MANOS A LA OBRA

El auto me gustó desde el primer momento, creo que gran parte de su glamour está en la acertada gama se colores, muy original, al menos dentro de la cartilla de colores de la categoría.



Como siempre, el material es madera balsa y las ruedas son las gauchas que ya conocen.
Afortunadamente para Ustedes, esta vez no documenté el trabajo paso a paso, pero puedo asegurar que en marzo ya había empezado a trabajar, es decir que me tomé unos siete meses.



Gran parte de ese tiempo el trabajo estuvo suspendido buscando colores o las dichosas trompetitas de admisión.



A medida que avanzaba, había pasos que amenazaban con arruinar el trabajo anterior y varias veces el autito quedaba ahí esperando que yo cobrara coraje para apostar a mi buen hacer.
La pintura de la base es una especie de naranja muy claro y es la tercera mezcla que hice. Pinté y se acabó el color disponible.
Luego los bordes naranja, poniendo a prueba mi pulso y vista, con mucho miedo de manchar la base clara.
Después el filete negro, con miedo de arruinar el conjunto.
El resultado, analizado con el macro de las fotos, es un poco triste, pero es el pulso y la vista que tengo.



Y como nunca, conseguí un proveedor de calcomanías que me ayudó con mucho profesionalismo y buena onda.
El resultado está a la vista, si hay algo que salva el resultado son esos benditos calcos.
De todos modos, si llegaron hasta acá, es que seguramente no se dieron cuenta de que el auto no tiene asientos ni volante.



Último párrafo para pedir disculpas por las fotos oscuras.
Juro que hice la sesión al rayo partido del sol matinal pero resguardado tras un alero para no sobre exponer las tomas.
Igualmente salieron para el culo.








That's All Folks!





Gaucho Man
el anonadado






martes, 6 de noviembre de 2018

citroen 4cv sahara - vitesse 1/43






NOTACION PARA EL QUE ANOTA:
El amigo Arrighi suscribió un par de comentarios con mucha información que yo no tuve al momento de escribir este modesto dossier.

En tal sentido, con el permiso de Arrighi, tomo algún dato y completo el texto, todo sea por el bien del enciclopedismo.



Hoy les comparto otro subproducto del reordenamiento de mis estanterías.
Se trata de un auténtico Citroën Sahara, quizás conocido informalmente como 4CV. Milita en mi colección desde hace una pila de años pero siempre estuvo relegado por su condición híbrida. Es 4x4 pero no se nota, tiene ADN 2CV pero no del todo, es Citroën pero no va con los argentinos que yo colecciono.
Así las cosas, este eslabón perdido se pasó más de diez años en el fondo de la vitrina, atrás de todo y aprovechamos mi mudanza para hacerle unas fotos y dedicarle alguna línea.


DOS MAS DOS IGUAL A CUATRO

La historia empieza en 1954, en la imaginación del Monsieur Bonnafous, ingeniero de "Travaux Public" (lo que sería Vialidad Nacional), quien en la búsqueda de un 4x4 accesible, modificó su 2CV con el agregado de un motor adicional. 
M. Bonnafous construyó 2 ejemplares, y la noticia llego a Citroen. 

Para ese entonces, Francia tenía muchas colonias en África, lo que implica mucho petróleo y -sobre todo- mucha arena. Obviamente necesitaba algún vehículo de enlace, liviano y con tracción en las cuatro ruedas.
Cuando en Citroen se enteraron de los prototipos bimotores, se pusieron en contacto con Bonnafous y decidieron producir su alternativa.

Así fue como se colocó un motor en el espacio tradicionalmente destinado al baúl y el tanque de combustible fue reubicado bajo los asientos.
Estos tanques se evidenciaban mostrando sendas bocas de carga que asomaban por respectivos agujeros en las puertas delanteras.

Los dos autos originales no tenían la boca con ventilador trasera por lo que para refrigerar usaban la tapa del baúl entreabierta al mejor estilo de nuestros "fititos tuercas".
Tampoco tenían la ni tampoco la boca de carga de nafta a través de las puertas.


Seguramente hubo algún trabajo delicado para unificar los mandos (me preocupa especialmente el reenvío de la palanca de cambios) y regular embragues y aceleradores. Piensen que estas regulaciones no carecen de importancia: si uno de los motores tira menos que el otro, termina frenándolo y al final todo resulta en un esfuerzo inútil para los dos motores y sus respectivas transmisiones, además del mayor consumo de combustible.


Cada motor tenía su llave de encendido y el conductor podía conectar el motor trasero a voluntad con una palanca.
Recuerdo era el comentario del tester de la vieja revista Motor Clásico, que aseguraba que el 4CV se movía y saltaba con la agilidad de una cabra montesa.


CUATRO DIVIDIDO CUARENTA Y TRES

El ‎modelo es un auténtico Vitesse, estimo circa 1995, mucho antes que la palabra Ixo caracterizara al 95% de la producción de autitos del mundo libre.


En tal sentido, el pequeño 4CV copia aciertos y errores de otros citros de Vitesse.
Por ejemplo, los faroles ligeramente caídos y descentrados hacia adentro.
Por ejemplo, la delicadeza del molde y la capa de pintura en su justa medida. Los nuevos Ixo no son así.
La rueda de auxilio sobre el capot también destaca por su delicadeza y el detalle de los zunchos.


En los costados se echa de menos a las bocas para carga de combustible, quizás fuera otra versión o simplemente el espíritu de no gastar plata modificando el molde.
Por detrás se aprecia el detalle ganador: la rejilla de ventilación del motor trasero.
Es apenas un agujero cuadrado pero para los entendidos significa toda una declaración de intenciones.

Volviendo al molde, uno se pregunta por qué modifican portón trasero y no las puertas. Quizás se tratara de un sólo molde para el 2CV y el portón fuera un postizo fácil de reemplazar. Y las puertas? pregunto otra vez...
Arrighi comenta que los primeros prototipos no tenían las puertas agujereadas, es probable que este modelo fuera una versión intermedia...





That’s All Folks!




Gaucho Man
el adusto






jueves, 1 de noviembre de 2018

un paseo por autoclasica




BIENVENIDOS A AUTOCLÁSICA

Hace unos días se celebró la XXXXXava edición de la muestra Autoclásica (en ningún lado pude averiguar cuántas ediciones van).
Este año la muestra estaba dedicada a Porsche, Land Rover y SP argentino, entre otros.





El punto es que por diversas razones, fue mi primera vez y todo era nuevo para mi, por lo que no se van a salvar de sufrir mis fotos e impresiones.



Lo que más me sorprendió no fue la cantidad y calidad de vehículos expuestos sino la extensión de la muestra.





Uno iba por una calle y de repente se abría un sendero que seguía más allá, y que tenía más autos, más stands o más ramificaciones.





Y mucho terreno, la muestra no estaba apretujada en un sólo espacio.
A veces hasta cincuenta metros entre un stand y otro.





Además de vendedores y restauradores, había carpas y stands de clubes y otros grupos de coleccionistas por rubro, marcas o zonas, completando un panorama prolongado y variopinto. 





El mercadillo también era más grande que lo que hubiera imaginado.





Si bien eran carpas dispuestas para la oportunidad, muchos stands estaban tan bien ambientados que daban ganas de entrar y pasar horas disfrutando del espacio, y si fuera posible, revolviendo y comprando.





Motos incompletas, repuestos varios, automobilia y un sinfín de artículos que iban desde cochecitos a pedal para niños, carteles de marcas pseudo vintage, hasta un tanque de combustible auxiliar externo de un Mirage (!?).





Lamentablemente los precios duplicaban cualquier precio lógico, hablando de mercadillo o de comida, ni me animé a preguntar por los autos en venta, pese a que había un hermoso Cobra Réplica con motor Ford bastardo seis en línea a USD 28,000 muy tentador.



Hasta lanchas había!




BIENVENIDOS A ACAMRA

Ya las redes sociales reventaron mostrando una y otra vez las mismas fotos de los autos y otras máquinas expuestas, por lo que yo debería minimizar las fotos o al menos buscar las que no se hayan visto.





Por esta razón no voy a atosigarlos con fotos de vehículos, pero sí me voy a extender en fotos del stand de ACAMRA.



Para los que no saben, ACAMRA es Asociación Coleccionistas de Auto Modelos de la República Argentina, y como se imaginan, se trata de un grupo de coleccionistas de autitos.



Este camión es escala 1/18, 
casi un metro de puro camión,
 con interior súper detallado, incluso en el sector de carga).





Por lo que he visto, están muy bien organizados y ya pasaron el escalafón de "amigos entusiastas aficionados" para profesionalizarse de una manera impensada para el rubro.




(esta Land Rover 1/43 era increíble, 
miren la delicadeza de la escalera trasera, 
o de los fierritos que sostienen el equipaje de techo)



Tanto profesionalismo se notó en la presentación y organización del stand (ver fotos más arriba), en una carpa exclusiva con presencia continua de tres o cuatro personas durante los cuatro días que duró la muestra.





En su mayoría, los modelos expuestos resemblaban las marcas que Autoclásica homenajeaba en la muestra.
Eran muchos modelos, todos de alto standard y algunos de autor, aunque yo me dediqué a los que me sorprendieron o gustaron más.

En escala 1/18:









En 1/24



En 1/43

(dos Jodos, cuánto tiempo hace que no veía de esto!)






Y los de abajo son todos más conocidos, pregunten por Ambrosio, siempre  en 1/43 .





Los invito a sufrir algunas fotos.



That's all Folks!



Gaucho Man
el fotogénico