jueves, 15 de agosto de 2019

liebre iii aranzana - gaucho models





EL HOMBRE DEL AUTO AMARILLO

Hace unos días hablábamos del Señor Evaristo Aranzana
Si miran en el blog de Chelco van a ver que el hombre inició su carrera (nunca mejor empleada la expresión) con un Torino.
Luego del Torino, compró una Liebre III , después un Formisano con motor Tornado  (recuerden el auto amarillo que vimos hace unos días) y finalmente un Vounta (que no hice ni creo que haga).



Cuenta la leyenda que esa Liebre III que compró Aranzana estaba preparada para TC y para correr en SP hubo que hacer algunas modificaciones.




EL AUTO AMARILLO

Me sentí especialmente motivado cuando vi una foto de la Liebre amarilla que me hizo entender los cambios hechos para que un auto de TC corriera en SP.



Al menos en lo que se ve en la foto, el auto tenía suspensión más baja y ruedas más anchas.
Las ruedas más anchas y bajas quedaban fuera de la carrocería, lo cual estaba prohibido por reglamento.
Para subsanar el problema, esancharon los guardabarros de la Liebre con unas modestas pestañas de chapa.



Para completar la conversión, le agregaron un alerón trasero.
Había un recorte en el guardabarro delantero atrás de la rueda pero no me animé a cortar el metal para no complicarme haciendo algo "adentro" para que se viera desde afuera (un pedazo de motor, algo de chasis o lo que fuera).




EL AUTITO AMARILLO

Luego de hacer el Formisano, me sobraron algunos calcos y mucha pintura amarilla.
Tenía la foto motivadora y una Liebre extra que debí salir a buscar.



El proceso fue sencillo. Desarmado, esanchado de guardabarros, pintura, calcos y armado.
Los esanchados fueron hechos con papel debidamente endurecido con varias manos de pegamento.



Para los calcos, usé algunos que ya tenía y otros de un juego de calcos especiales para pintar Liebres Aranzanas.



Lo más cuestionable es el alerón trasero que quedó bastante fulero.
Por un lado, la pintura aluminio no es lo que era antes.
Por otro lado, el material resultó demasiado blando y quedó ligeramente doblada, si miran las fotos quizás lo puedan ver.



Lo demás fue ubicar las Gaucho Ruedas, esenciales para cualquier SP.
Tuve algún problema de pintura que sólo vi cuando procesaba las fotos pero a esta altura ya no me preocupa.



Pese a todo, quedé especialmente contento con el auto, realmente se ve cojonudo y más aguerrido que el original.






That's All Folks!




Gaucho Man
el abyecto