lunes, 17 de junio de 2019

ford falcon - salvat 1/8 terminado!




Hace unos días tuve oportunidad de observar y admirar un auténtico Falcon escala 1/8 de Salvat, de los armados por fascículos.

(*)

Si recuerdan mi post anterior sobre este modelo, recordarán mis prejuicios sobre la continuidad y el armado en cuotas de una saga tan prolongada.
Afortunadamente, parece que hubo varios que no leyeron mi post desaconsejando el modelo y hoy disfrutan de su Falcon armado.

(*)



EL PEQUEÑO GRAN AUTITO

Los invito a sufrir el modelo.
Lo primero que llama la atención es el tamaño.
1/8 es un tamaño grande, sobre todo para mi ojo acostumbrado a la escala 1/43.
Hasta un 1/18 se ve pequeño al lado de semejante monstruo.



Uno de los comentarios que venía recogiendo sobre el armado de este modelo refería a la calidad de las piezas. Mucho metal, todas cabalmente pintadas sin variaciones de color a través de varios meses, y lo más sorprendente: un ajuste perfecto.
Esta prolijidad de ensamble se ve, por ejemplo en la continuidad de la chapa (en realidad zamak inyectado) de puertas y otras aperturas.



No obstante, de algunos coleccionistas supe que los modelos necesitan un poco de trabajo extra, léase rectificar algunos agujeros, reemplazar tornillos defectuosos o simplemente limar algunas piezas. Nada importante, teniendo en cuenta el tamaño y la complejidad de la pieza. El trabajo mecánico es parte del precio por tener un modelo de este tamaño, aunque se trate de una primera marca como Pocher.

 (*)

Como hemos visto, el modelo abre sus cuatro puertas.
Les comento que mi padre tuvo un Falcon muy similar a éste, aunque de un color menos llamativo.
Conviví con el Falcon varios años, lo que me grabó la memoria a fuego con mil detalles y detallitos, y me da cierta autoridad a la hora de calificar este bicho.
El auto de mi padre tenía chapa color beige y los paneles internos tenían otros colores, pero quizás fueran distintos modelos.



De todos modos, puedo certificar que los paneles internos son exactos a lo que era el original, al menos en cuanto a las formas.
Las cuatro puertas suben y bajan los vidrios.



La única pega a estos paneles son los tornillos negros que asoman cabeza, quizás podrían haberse disimulado aunque fuera con una gota de pintura roja.



El tablero es otra muestra de fidelidad, todo está en su sitio: volante, aro de bocina, botoncitos de luces, limpiaparabrisas, cebador y ya ni me acuerdo qué otras cosas.

(*)

El modelo replica formas pero no siempre los materiales constitutivos, analicemos este punto.
Quiero decir que se respetan los materiales y las proporciones, pero a escala, el material debería tener un peso específico menor, o quizás mayor resistencia.
Por ejemplo el capot. Es una pieza inyectada, exactamente igual al capot 1/1, excepto en cuanto a su peso específico.
El conjunto de bisagras consiste en un paralelogramo de chapa (en color  negro, en la foto de abajo) y el fabricante lo reproduce cabalmente respetando el tipo de material.



Pero sucede que el capot es demasiado pesado para un paralelogramo de chapa finita.
Es como los kits de avioncitos para armar: todo el avión está hecho del mismo plástico, y sucede que generalmente el peso del avión es demasiado para la resistencia intrínseca del tren de aterrizaje.
El resultado de este desajuste es que la apertura del capot es una delicia pero extremadamente delicada.

Otro aspecto de esta dicotomía: el modelo tiene suspensión operativa con ballestas funcionales y todo.
Pero la suspensión es demasiado dura, incluso para el peso del modelo, lo que resulta en el modelo más "alto" que lo esperable.



Obviamente no se puede tener todo: o respetamos material y nos bancamos la difícil funcionalidad, o vamos por la funcionalidad sacrificando fidelidad de armado.
Quizás se hubiera podido investigar nuevos materiales pero eso hubiera elevado el costo del modelo más allá de lo prudente.



El motor es una maravilla y hará las delicias de los fans del óvalo azul.





El modelo tiene luces encendibles y apagables, adelante y atrás.



La trasera es perfecta, sólo echo de menos las defensas que tenía el Falcon de mi padre.
El tapón de carga de nafta es en realidad un botón que suelta la apertura del baúl.



El baúl es alfombrado y escuché críticas de la rueda de auxilio que tiene una llanta "distinta" a las otras. No lleva tazas y debería mostrar los relieves de la chapa, cosa que no hace.



También escuché quejas de que la dirección es pesada, y algún malintencionado que dijo que el modelo real también tenía dirección dura y que el modelo está bien hecho.
En cualquier caso, el dueño del modelo comentó que es más recomendable mover la rueda para que gire el volante que hacerlo de la forma tradicional. De todos modos, no me parece un punto tan importante.




FE DE RATAS


Volviendo a mi post anterior sobre este modelo, yo me preguntaba por el futuro de este modelo y otros similares, desconfiaba del editor, de la logística, del editor, de los coleccionistas, del editor, de la calidad, del editor. del ensamble y del editor.
Hoy veo que mis prejuicios fueron borrados de un flechazo, una flecha de Falcon magníficamente editada por el el editor Salvat.
En tal sentido, me retracto a la sombra de esta magnífica pieza y doy la bienvenida a una nueva generación de modelos para armar en cuotas.
Algo tarde, debo reconocer, dado que ya la comunidad está armando Citroen 2CV, Torino, Fiat 600 y quizás algún otro modelo.
Quedaría por discutir el elevado precio de estos bichos pero le dejo esa tarea a los coleccionistas, ellos saben mejor que yo de qué se trata.
Sigamos la flecha!







That's All Folks!




Gaucho Man
el descreído



Nota: las fotos fueron tomadas en una reunión de la ACAMRA; las fotos marcadas con (*) fueron tomadas por Luis Bomben.





AVISO IMPORTANTE:
Estoy preparando un post con foto de coleccionistas.
El que quiera figurar, mande selfie, puede ser con autito o sin autito, delante de vitrina o en zunga.
Mi correo es gauchomodels@gmail.com .
No digan que no les avisé!