jueves, 24 de mayo de 2018

historieta del TC y SP - parte 9 - nace el SP







Esta saga empezó de casualidad y si la termino va a ser también de casualidad.
Si quieren ver la primera entrega vayan a este post.
La entrega anterior está acá.
La entrega siguiente está acá.


LA ARGENTINIDAD AL PALO


La primera carrera de SP fue quizás una visión anticipada de lo que ocurriría pocos años después.

Pocos autos y mucha lluvia, una condición meteorológica sin precedentes en una categoría que tampoco tenía precedentes.



El resultado desnudó varias limitaciones, de los autos, de los equipos, de la infraestructura y de la organización.

Parece ser que llovía mucho, mientras hacían tiempo para ver si paraba, alguno se puso a leer el reglamento y descubrió un párrafo exigiendo que los autos tuvieran limpiaparabrisas funcional.
Como no paraba, para hacer tiempo, se pusieron a fiscalizar si los autos cumplían con esta condición y ya de entrada dejaron algunos fuera de carrera.
Otro punto a tener en cuenta: de todo el parque de autos (poco menos de una veintena) sólo dos equipos tenían ruedas para lluvia, el resto largo y corrió como pudo.


DE LO NUESTRO, LO MEJOR


Más allá de este mal comienzo, los SP alineados durante el año en orden más o menos cronológico fueron (ojo que tomè fotos al azar, por ahì eran de otro año u otro corredor, ya dije que soy malo para los datos duros):


3 Baufer, uno con Dodge y los otros dos con Chevrolet, todos con alerones




La vieja y conocida Garrafa, aunque ahora le pusieron una trompa SP más lanzada y angulosa, y motor Dodge (no más Chevrolet). También corrió con alerones, en algún caso atrás y en otro adelante. Hacia Mayo tuvo un vuelco y aprovecharon el arreglo para hacerle otra modificación más aerodinamizada.




Formisano Dodge, también apodado "Camello" (les dejo adivinar por qué), el primer diseño de monocasco partido de cero, de acuerdo al reglamento.




Formar




Numa IIb y luego IIc. El IIb tenía techo de plexiglás transparente y no faltó quien denunció que eso no era un techo, lo que demandó mucha saliva para pelear la descalificación.




Matetòn, un auto muy feo pero por suerte hicieron sólo uno.




Liebres III




Una Liebre II (se acuerdan de estas?)




Martos Chevrolet (Chevytres). 




Bascou Cigliutti con su alerón (no se pierdan el próximo capítulo, dedicado a los alerones).




Trueno Naranja que luego fue reemplazado por una Liebre III con motor Chevrolet llamada "Nova", a su vez esta Liebre Nova corría indistintamente en SP y TC, caso extraño!




Trueno Dorado y luego Trueno Blanco. En total fueron tres tristes truenos tronando en un plato de trigo...

(no encontrè foto en blanco y negro pero piensen en un Trueno Naranja de otro color y ya està)

Los Huayra no llegaron a tiempo para empezar el año y recién pudieron largar para mayo. Anduvieron muy bien pero con problemas de primerizos. En las primeras apariciones salieron con cola corta, luego empalmaron la cola larga y ya no la dejaron. Los alerones los usaron a veces sí, a veces no.

También corrió alguna carrera el Halcón TC (recordemos que el Halcòn era la versión TC del Huayra, si bien por fuera se velan muy similares, por dentro tenían varias diferencias), no fue el único que alternó TC con SP.
En general el Huayra y el Halcón tuvieron excelentes performances pero nunca llegaron a la meta, por alguna razón el conjunto encabezado por motores V8 nunca resultó del todo confiable (creo que ganaron una sola carrera).



En junio se presenta el Trueno Sprint, también con un alerón grandote.




Hacia mitad de año, los autos fueron siendo modificados con ruedas más anchas y artilugios aerodinámicos, caso de Liebres II y Martos. Era como una precuela del tuning actual, no quedaban lindos, miren este de abajo con los guardabarros traseros esanchados, en la foto chiquita el aspecto original.




Hacia fin de año se agrega Martos cola corta




Formisanos varios (Apolo y otros parecidos pero con motor Ford si mal no recuerdo)




Gentile Chevrolet, 




Pájaro Dorado (no encontré foto en blanco y negro).



SPOILER (final anunciado)


Con el apoyo de las automotrices, en publicidad, motores y asistencia, todo era optimismo, aunque ya vendrían tiempos peores.





To be continued...





Gaucho Man

el copiòn







Fuentes:
Enciclopedia TC Una Historia Apasionante
Revista Ruedas Clásicas – Edición Especial SP Argentinos - Hugo Semperena
Historia Automovilismo Argentino - La Nación
Revistas Automundo
Ugo Garibotti








viernes, 18 de mayo de 2018

historieta del TC y SP - parte 8 - busco mi destino






Esta saga empezó de casualidad y si la termino va a ser también de casualidad.
Si quieren ver la primera entrega vayan a este post .
La entrega anterior està acà.
La entrega siguiente está acá.


ORGANICÈMOSNOS

Como vieron en el fascículo anterior, había toda una variedad de autos que conformaba un parque de autos extremadamente evolucionado y totalmente opuesto a las características del TC tradicional.
Por favor deténganse en las fotos y noten la disparidad de los modelos y el diseño de los más avanzados, formando al lado de los compactos apenas modificados o las cupes.



Estos cambios en el parque automotor y en los escenarios de carrera generaron quejas del público de TC que echaba de menos las carreras de cupecitas en ruta (por suerte en la tribuna de los autódromos no era fácil encontrar piedras).
Los corredores tampoco estaban contentos.



Ante esta situación se imponía una nueva política que separara las aguas y calmara los ánimos de todas las partes.
En tal sentido, sobre el segundo semestre y varios meses después del conflicto inicial, el ACA decide encarar la categoría Sport Prototipo como un proyecto.
A tal efecto, se crea una comisión, que redacta borrador de reglamento que básicamente divide las aguas en tres categorías:



(1) Sport Prototipo (SP), que sólo podría correr en autódromos, aunque empezaría a correr en 1969.

(2) Turismo Carretera Anexo A (TC-A) que agrupaba a los TC "standard" o tradicionales, es decir el malón de cupes y compactos. Esta categoría reformulaba al TC volviendo a su espíritu original pero adaptado a los nuevos aires y compactos de ese momento.
Estos autos tendrían velocidades más limitadas que permitirían las carreras en ruta con un razonable margen de seguridad.

(3) Turismo Carretera Anexo B (TC-B) conformado por el parque de autos más evolucionados que cada vez tenía menos puntos en común con los autos de serie.
La idea era que estos autos corrieran en TC durante lo que quedaba de 1968 y en SP durante 1969. El espíritu de este reglamento era que se pudiera usar la totalidad del parque automotor existente, en una u otra categoría.
Es decir que gracias a este reglamento, hubo autos que en 1969 eran TC pero para 1970 ya calificarían y correrían como SP.



En el apartado técnico, se definían chasis especiales para los SP (para el TC los chasis debían ser de auto de serie), carrocerías de cualquier material (chapa para el TC) y altura mínima de 115 centímetros para los SP (este tema ya lo vimos en el blog).
Para los SP, hasta 4 litros en motor delantero y 3 litros para motor trasero.
Y muchas imprecisiones en cuanto a suspensiones, chasis y otros detalles mecánicos.


En cuanto a las cilindradas del SP, el dichoso reglamento incluía el siguiente cronograma:
+ A partir del 01ene69 se correría la nueva categoría SP para autos con motor de cuatro litros.
+ A partir del 01ene70 se agregarían máquinas de hasta tres litros.
A si vez, el reglamento iría cada vez m
ás cercano a los lineamientos de la FIA.


Como podrán imaginarse, no todos se calmaron.
Corredores, Fabricantes, Organizadores, periodistas y público se levantaron como leche hervida.
Para empeorar la cosa, sobre el final del año se vuelve sobre el tema de correr en ruta. Las cupecitas estaban relegadas técnicamente pero tenían su público y buscaban su lugar; y su lugar era la ruta.
Inexplicablemente se hacen algunas carreras sin accidentes y de repente todos fueron optimistas.
El ACA intervino formando una Federación de Automovilismo o algo así, pero los clubes y agrupaciones le negaron representatividad.
Resumiendo: No se cambiaba nada, se seguía corriendo igual, pero cada vez más enojados.



A medida que se acercaban 1969 y el lanzamiento de la categoría SP, había más dudas que certezas.
Corredores y equipos sin saber si seguían con el TC o pasar al SP.
Finalmente en diciembre apareció el cronograma para 1969, que incluía entre otras categorías carreras para SP, para TC Prototipo y para TC a secas, muchas de ellas en autódromos y otras en circuitos semipermanentes.



Con el nuevo año, la historia se bifurca entre TC y SP.
En lo personal, no me interesa demasiado el posterior devenir del TC por lo que los invito a hacer su propia investigación. Yo sigo con el SP que me resulta mucho más interesante y los invito a seguir esta apasionante historia en la siguiente entrega.
Ánimo!




To be continued...



Gaucho Man
el adulterado





Fuentes:
Enciclopedia TC Una Historia Apasionante
Revista Ruedas Clásicas – Edición Especial SP Argentinos - Hugo Semperena
Historia Automovilismo Argentino - La Nación
Revistas Automundo
Ugo Garibotti








sábado, 12 de mayo de 2018

coleccionables versus artesanos





COCODRILO QUE SE DUERME ES CARTERA

Hace unos dieciocho años encaré el armado de un Batimovil 66, aprovechando que la internet explotaba de fotos e información impensable unos años antes.
El modelo era de cartón y avanzó bastante hasta el punto en que tuve que encarar los transparentes. Hice algunas pruebas para moldear, recortar o adaptar plásticos pero no supe cómo hacer y al final el proyecto se fue demorando.
Luego, en 2003 Mattel sacó el Batimòviles en todas las escalas imaginables, con proporciones, detalles y aspecto general mucho mejores que mi modelo nonato.
Obviamente no me molesté en terminarlo.



La historia se repite con mi malogrado Zunder, que ya es reproducido por una empresa alemana con un nivel de calidad impensable para mis modestos medios; con un Alfa Romeo que quise transformar en Bergantín y hasta con un Kaiser Carabela del cual no pondré foto para no pasar vergüenza.



Hoy en día tengo varios proyectos freezados porque no quiero trabajar al cuete, para qué gastar un montón de tiempo, energía y entusiasmo en un Joseso, un Torino Comahue, un Rastrojero o un Conosur si después Salvat lo va a sacar más lindo y a precio contenido?


EL PROGRESO TIENE CARA DE COLECCIONABLE

Inexorablemente, para bien o para mal, el mercado avanza cubriendo todos los nichos.
Los inolvidables de Salvat ya sacaron la Estanciera, el Siam DiTella y Rambler Ambassador. Estos modelos eran construidos artesanalmente y comercializados en un conocido local de la galería de Esmeralda y Lavalle a precio premium. Veamos màs abajo una modesta comparación, tomamos prestada una foto del Cabo Reyes.



Obviamente, los coleccionables no sólo ganan en precio sino en terminación industrial y cantidad de detalles sin precedentes en la mayoría de modelos argento.

Imagino que el advenimiento de los Inolvidables va a disminuir radicalmente las ventas de estos modelos artesanales.
Salvat viene rastrillando todos los nichos, hasta osaron acometer al impensable Justicialista (si lo viera el General...!).
Sé de un artesano local que producía al Justicialista artesanalmente, les aseguro que el autito era una belleza.



Me pregunto cuántos Justicialistas va a vender este artesano ahora que Salvat lo pone en el kiosco de la esquina a precio de coleccionable.
Vale el cuentito para la Dodge RT.



Pero no sólo es Salvat.
Hay una empresa llamada ClaseSlot que produce autitos 1/32 de TC.
Los modelos están hechos con carrocerías de lexan de slot, con una base sin motor y algunos detalles por dentro.



Destaco el trabajo gráfico que tienen estos modelos en su parte exterior.
Con el advenimiento de la colección de TC, mucho me temo que las ventas de ProSlot van a caer estrepitosamente.

Resumiendo, vislumbro toda una camada de artesanos en situación difícil por tanto coleccionable masivo.
Me recuerda cuando hace unos años llegaron las grandes cadenas de hipermercados, que el primer efecto fue la pulverización de la competencia, léase pequeños almacenes de barrio y otros emprendimientos familiares independientes.
El fenómeno es entendible: un producto artesanal cuesta unas diez veces lo que cuesta un coleccionable, quién va a gastar tanta plata en un modelo que puede conseguir en cualquier kiosco, con mejor precio y -quizás también mejor- terminación?

Con los hipermercados y almacenes pasó igual.
Aunque también hay que recordar que cuando el fenómeno se asentó y nosotros los compradores entendimos que los pequeños comerciantes no eran tan malos, ya estaban todos fundidos.
En lo personal no quisiera que desaparezca el rubro artesanal, quizás por dependencia, quizás por simpatía.
No me olvido que, aunque amateur, yo soy uno de ellos.
Los coleccionables son maravillosos en términos de precio y calidad, incluso pensando en la variedad de modelos.
Pero siempre habrá un nicho descuidado, y en cada nicho, un artesano atrincherado, tratando de sobrevivir.
Yo cumplo con mi conciencia y mantengo mi lealtad al artesanato.


NO TODO LO QUE RELUCE ES COLECCIONABLE

Párrafo aparte para el coleccionable de TC.
Sin ser experto en marketing de coleccionables, veo cómo los autitos se van amontonando en los kioskos de Capital y Gran Buenos Aires.



Quizás en algún momento hagan un paquetazo con todo ese material sobrante y lo manden para el siempre postergado interior.



O quizás en este momento haya algún ejecutivo de Planeta Agostini revisando cuentas y previsiones de venta para achicar las tiradas de las próximas ediciones.

La respuesta está en el tiempo, recién vamos por el número 8 o 9, quedan 102 semanas para ver cómo termina el cuento.





That's All Folks!




Gaucho Man
el insigne




viernes, 11 de mayo de 2018

postales de johannesburgo





LA HORMIGUITA VIAJERA

Hace un tiempo tuve oportunidad de visitar Sudáfrica por cuestiones de trabajo. Para los que se animen a seguir leyendo, paso a compartir algunas conclusiones innecesarias de una experiencia apretada.


El viaje fue muy breve: un día volando, tres días allá y otro día retornando.
Geográficamente también fue bastante acotado. Hotel a pocos metros del aeropuerto, viajes a la fábrica y saliendo a comer a la noche (nos llevaban y traían), y un día en un súper shopping, es decir tres días en una atmósfera súper controlada y poco conectada con la realidad local.


‎No vi autitos, fue duro constatar que sólo se veían los mismos Majorette 1/64 que podemos ver acá y algunos Bburago 1/18 (debe ser muy aburrido un lugar asì).


Los autos son más o menos los mismos que se ven acá y/o en cualquier parte, la globalización es así. Aunque quizás allá hay más cantidad de autos nuevos.
Quizás esta fuera la excepción de la regla: un legítimo Studebaker de los sesenta salido de la capsula del tiempo.


También vi este BMW que jamas había visto en estas pampas.
Parece mi VW Suran aunque imagino que debe ser un poco más caro.


Tienen terribles taxis, Mercedes de clase C o D, pero también tienen de estos:




Ya había estado allá en 2005, en un viaje similar, lo que me permitió ratificar algunas impresiones anteriores y sacar conclusiones nuevas.


Es un gran país, pujante y con mucha industria (varias automotrices, minería y productos de campo (ganado y cultivo). 


El centro donde estuve creció al extremo de encontrar edificios nuevos donde antes había edificios viejos o espacio libre.


Son todos lugares grandes unidos con autopistas fantásticas. 
Como en algunos lugares de Miami, el auto es una herramienta indispensable para ir a cualquier lado. Cualquier parte queda a más de 3000 metros de distancia.
En la foto de abajo se ve un puente peatonal de los muchos que hay para que la gente pueda cruzar la autopista.


Estas estructuras de fierro se encuentran cada mil o dos mil metros en las autopistas,
contienen sensores que monitorean las patentes y automáticamente cobran peaje y debitan en las tarjetas de los correspondientes conductores.


Esto es el patio de comidas de un shopping, aunque no parezca, eso que se ve arriba es cielo raso.



NO SOLO DE TURISMO VIVE EL HOMBRE

Ahora analizamos la parte más sabrosa del viaje.
Esta fue la primera cena, no se qué parte era ni de qué animal pero parecía cuadril, muy sabroso. Lo otro eran papas fritas, pasta de verdura (¿!) y una palta que ni toqué.
No me animé a probar las salsas acompañantes.


Esta fue la segunda cena: bife de jabalí con puré y aros de cebolla,
Sabroso pero un poco duro para masticar, no por nada lo sirven con ese cuchillo.
Quise traerme el cuchillo de recuerdo pero cordialmente me explicaron que no estaba incluido en el precio.


Este es un menù del Hard Rock Cafe, pollo con unos condimentos desconocidos pero espectaculares. Lo acompañan papas fritas en vaso y una maceta con algo parecido a una ensalada rusa que no me animé a probar.


Comentario final: como se sabe, hay mayoría de población negra, y se rumorea que los negros están muy bien dotados. 
No vi ninguno de cerca y la verdad es que me dió vergüenza preguntar, pero a juzgar por el tamaño y forma de los mingitorios imagino que debe ser así.
Por las dudas no me agachè a levantar el jabòn ni ninguna otra cosa.


That's All Folks!





Gaucho Man
el itinerante