miércoles, 15 de junio de 2016

torinos de nurburgring - motor art studio 1/43






LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE TORINO

En la entrega anterior disertaba sobre las maravillas del diseño 3D aplicado al diecast.
Obviamente la tecnología está en continuo avance y cada vez falta menos para que haya un equipo 3D en cada hogar o en cada teléfono celular.



En tal sentido, es buena idea detenernos a resumir características del sistema al día de hoy,
El material de trabajo, sea resina en polvo, resina líquida o un hilo de material, es muy caro.
El equipo también es caro. Un equipo de calidad media está en unos diez mil dólares o más.



Conclusión: Si se adquiere un equipo de estos, hay que tenerlo trabajando todo el tiempo.
No sirve comprar semejante aparato y usarlo sólo los domingos por la tarde.
Es una herramienta industrial y como tal debe estar trabajando 24 horas todos los días.



Un punto a considerar es la resolución, es decir el "menor pixelado" que puede reproducir.
He visto piezas construidas con equipos de bajo costo y las superficies tienen un acabado áspero al tacto, como si fuera pixelado.
Obviamente, este efecto tiende a disminuir con el mayor precio del equipo.
Por lo que he visto, una impresora de precio mediano tiene una resolución de hasta 0.1 mm.



Esta resolución debería ser suficiente para una carrocería 1/43 y quizás para unas ruedas.
En cualquier caso, por lo que vi, queda claro que el aparato no es mágico, las piezas necesitan mucho trabajo antes de ser usadas, en términos de masilla y lija.
Es decir que la producción en serie, requiere una importante cuota de trabajo artesanal, sobre todo cuando las piezas son más chicas.
Quizás por estas limitaciones, la gente de Motor Art Studio se decantó la escala grande.
Y por eso mi expectativa en la espera del modelo 1/43.



Hablando de esta escala, imagino que el límite de tamaño manejable está en las llantas.
Dudo que un equipo de esos pueda reproducir un volante o una palanca de cambios en 1/43.

Tampoco me queda claro si se usa el equipo 3D para hacer las piezas "en positivo", para hacer sólo los masters o para hacer directamente los moldes.

En cualquier caso, sería interesante entender la posición de Motor Art Studio, desde aquí les mando una modesta invitación a participar y responder en este post.




UN TORINO LLAMADO DESEO

Allá por setiembre de 2014 se anunció la edición de un set conmemorativo de la epopeya argentina de la Marathon de la Route corrida en Nurburgring en 1969.
Desde el minuto cero se anunciaba que los modelos no tendrían interior, imagino que por esas cosas de la resolución.



El precio no era barato, sobre todo considerando que no había interior, pero asumimos que uno no pagaba tres autitos sino un set conmemorativo, y que se trataba de modelos inéditos de un coche que tampoco tiene muchas reproducciones.
Tras un pago anticipado y una espera de varias reconfirmaciones y 605 días recibí el set en mi domicilio.



Tenía muchas esperanzas en estos Torinos, con tanta presentación, tanto preview de diseños por pantalla y tanto marketing, estaba dispuesto a perdonar la insalvable falta de interior y esperaba que fueran los Torinos definitivos.
El trabajo es decididamente magnífico pero todavía esta lejos de ser el Torino perfecto.
Veamos las partes buenas:

De entrada el modelo viene bien aspectado, la pintura es excelente y -hasta por abajo- se ve muy bien terminado.
Las formas son reconocibles e identificables, es un Torino. Quizás la trasera se vea un tanto pesada, alta, pero tal vez sea idea mía.
La trompa, brilla con el brillo de seis luces muy reales y bien enfocadas.
Luces de giro tampografiadas o con calcos muy oportunos, igual que la patente.
La parrilla es todo un inserto metálico que pide una pincelada de aguada, ya lo voy a hacer cuando tenga un momento.

A mi modesto juicio, lo mejor del modelo son las ruedas,
Formas perfectas aunque hay algo con la pintura negra...
Ah! para los que gustan modelos "rodables", les garantizo que giran muy bien.



La trasera brilla con un escape muy adecuado, quizás sobredimensionado pero perdonable porque queda muy bien.
La placa amarilla (o roja o blanca, según el modelo) es un inserto metálico con las luces y detalles sobre relieve, aunque no se nota demasiado.



El inesperado detalle de las salidas de aire sobre el capot está magnífico, sublime.



También hay algunos detalles menores que se adivinan como consecuencias por el apuro en sacar los modelos (ya vieron que el plazo de entrega no fue menor, es lógico que ante tanto atraso estuvieran apurados por terminarlo como fuera).
El modelo es sumamente liviano, obviamente es hueco y está hecho pensando en un interior que nunca estuvo.
Este interior ausente obligó a un plástico negro que haga las veces de superficie vidriada.
Hay un desajuste entre esta pieza negra y el lateral del auto, un detalle pavo que hubiera sido muy fácil de solucionar antes de cerrar las partes del auto.



Otra muestra de apuro mal resuelto está en la pintura negra de zócalos y de ruedas, en dos tonos, da que pensar que está hecha con un fibrón y no con pintura.
Pensar que la pintura negra de pizarrones es fácil, barata y hasta queda bien....



Resumiendo:
Hay detalles "de apuro" y detalles de fondo.
Esta gente hizo el diseño desde cero, algo así como un Gaucho Model pero con computadora; y ya sabemos que los Gaucho Models no son perfectos.
No es fácil copiar un diseño del natural, hay factores impensables escondidos atrás de cada ángulo, en cada proporción. Incluso estructuras mentales humanas que rechazan lo matemáticamente perfecto por el simple hecho de que nuestros sentidos también son imperfectos.



El Torino digital tiene todo el mérito del mundo, pero todavía no es perfecto.
El próximo paso, que muchos fabricantes ya han dado, es el scaneo del modelo real, o que el fabricante del auto real ceda los planos digitales (cosa imposible en el caso de los viejos Torinos).
Desde ya, me anoto con un Torino (o tres) de la edición scaneada, ahí no habrá imperfección que valga.




That's All Folks!




Gaucho Man
el insigne





viernes, 10 de junio de 2016

volkswagen 1500 - aguti 1/64






Parte 1 - JORNADAS DE ARQUEOLOGÍA CIUDADANA

Hace unos días promediaba uno de mis periplos cuando mi sentido gaucho me alertó sobre una presencia metálica agazapada en la vereda.
Una primera inspección ocular a la pieza confirmó que se trataba de una base de un autito, con su respectiva barra de suspensión.
"Matchbox tal vez -mascullé mientras la metía en mi bolsillo y seguía mi derrotero- aunque esa barra no se veía demasiado inglesa".
Luego, con buena luz y una buena lupa encontré el logo Aguti.



Para los foráneos, les comento que Aguti fue una marca Argentina que produjo hacia el año 1973, autitos en escala 1/64.
La mayoría de la producción parece estar muy inspirada en modelos Guisval o Matchbox.
Muy parecidos pero con sutiles diferencias como para entender que no son los mismos moldes, sino copiados en Argentina (mal copiados, se entiende).



También hicieron algunos modelos propios, que no tienen paralelo en la producción de Guisval.
En cualquier caso, la piecita metálica era una auténtica base de una auténtica reproducción de una auténtica camioneta Ford F100.
Una pieza de más de cuarenta años.



Lamentablemente la pieza está casi irreconocible y no sirve ni para repuesto. Tampoco vale la pena preguntarse -ni mucho menos salir a buscar- el resto de la camioneta.






Parte 2 - JORNADAS DE ARQUEOLOGÍA HOGAREÑA

Volviendo a Aguti, les comparto foto del único modelo que tengo.
Como ya se habrán dado cuenta los más avispados, se trata de un Volkswagen.
Miren y lean pero recuerden que tiene más de 40 años.



No sé si será óxido del Zamak que transpasa la pintura u algún tipo de descomposición de la pintura en los años, el hecho es que el autito tiene unas manchas extrañas que se destacan sobre el blanco original de la pintura.



El modelo tiene constitución clásica, es decir una base, una carrocería, un interiór plástico y una pieza transparente paralas superficies vidriadas.



La base está pintada de color negro y sobresale en forma de paragolpes y zócalos.
Por delante, también sirve de encastre a la carrocería, en forma de farol.



Hay algo extraño con la carrocería por detrás, como que termina demasiado rápido.
Alguno pensará que está recortada, y quizás hasta le guste el look recortado.



El modelo tiene ruedas tipo Superfast que no cuyo aspecto promete más que la rotatoriedad propiamente dicha.



La desprolijidad indiscutible es la irregular geometría de los parantes delanteros.
En la foto de abajo, también se observa un recorte "pistero" en los guardabarros delanteros, y si se quiere, también en los traseros, aunque menos pronunciado.



Mi teoría es que la matriz era muy vieja y//o gastada y que los modelos salían llenos de desprolijas rebabas.
Lo que se ve es el resultado de una rectificación hecha con poca ciencia.

Acá abajo, la marca en el orillo, noten la similitud con la base que me encontré en la vereda unos párrafos más arriba.






That's All Folks!



Gaucho Man
el distenddo



PROXIMO VIERNES!!!!
IMPERDIBLE!!!!
LOS TORINOS 3D DE MOTOR ART STUDIO



Fotos inéditas y un insufríble y soporífero análisis de nuestro especialista Gaucho Man, Licenciado en Diecast en la universidad de Oxford con 5 posgrados de Harvard








viernes, 3 de junio de 2016

rescate emotivo: huayra spider stradale





LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE HUAYRA

Para los que no se acuerden del Halcón, les refresco un poquito la memoria.
La categoría Turismo Carretera venía aprovechando los huecos del reglamento, en un círculo vicioso de evolución técnica que en muy poco tiempo separó violentamente a los coches de carrera de los vehículos de calle de los que derivaban.



Uno de los subproductos de esta categoría fue el Halcón que ya conocieron en este espacio.
El Halcón, construido por Heriberto Pronello con el apoyo oficial de Ford, tenía un motor F100 V8 y los mejores avances técnicos de esos días de 1968.

Allá por 1969, el Halcón de TC derivó en el Huayra de Sport Prototipo.
Los diseños eran similares aunque los separaban sutilezas reglamentarias y un tratamiento aerodinámico que el Huayra tenía en la trasera.



El Huayra también tenía motor Ford F100 V8 con casi 350 HP y resumía lo más adelantado que la tecnología disponible en ese momento.

El año siguiente el reglamento permitió la participación de los SP sin techo, lo que dió lugar al Huayra Spider, véanlo acá en dos configuraciones, noten la diferencia en la cola, forma de gota de agua o trunca con alerón.





Hoy en día, estos spider con motor delantero son una verdadera rareza, dado que la usanza es colocar los motores en posición central.
Seguramente el sentido común de las fuerzas físicas, momentos de giro y rotaciones angulares premian al motor central, por lo menos eso parece pensar la mayoría de los ingenieros diseñadores de estas barchettas.
A mi me queda la imagen poética de un gran motor por delante, como los primeros autos, como las primeras Ferraris, como este Huayra.
Dejo este tema para el debate.

Cuenta la leyenda que entre los Spider, había un chasis muletto que nunca se usó en carrera.
Y no faltó el plutócrata, que se entusiasmó con la idea del Spider para uso citadino.



El chasis fue adaptado para uso civil y se cambió el motor V8 por un Chevrolet 6 en línea con varias modificaciones para hacerlo más picante (tapa de cilindros, árbol de levas, carburación, caja de cambios, etc).
La altura del auto era de 99cm y en el habitáculo se destacaba el instrumental deportivo Jaeger.



Pronello lo llamó "Huayra Calle" pero el periodismo lo bautizó Huayra Stradale que quiere decir más o menos lo mismo pero con más glamour.



Durante el año que llevó el trabajo, Pronello hizo planes para una serie de coupes Stradales pero no se concretaron.



Y acá empieza lo que quería contarles.



That's All Folks!



Gaucho Man
el adulterado




fuentes:
http://sportprototipoargentino.blogspot.com.ar/2013_09_01_archive.html
http://atodomotor.com.ar/articles/un-sport-prototipo-para-andar-por-la-calle
www​.testdelayer.com.ar/huayra.htm