viernes, 27 de enero de 2017

vidas ejemplares: el señor petrini






CREASE O NO

Una de las vetas más fascinantes de nuestra categoría de TC es la profusión de historias y anécdotas, muchas de ellas preservadas por tradición oral, algunas tan fantásticas que, aunque estén debidamente documentadas, califican directamente como mitos o leyendas urbanas.
Carreras, hombres y máquinas entreveradas en historias con olor a nafta, fierro y aceite recalentado.
Hoy les quiero compartir una historia que me llegó de casualidad.




CARRERAS ERAN LAS DE ANTES

El Señor Ernesto Petrini (1919-1980) no tuvo muchos triunfos ni estuvo entre los punteros.
Para correr hacía falta mucho dinero y el hombre no siempre tenía la liquidez necesaria.
De todos modos nunca pasó desapercibido, fue un piloto velocísimo, compartió la época de oro con Fangio, Gàlvez, Menditeguy, Alzaga, Marcilla, Descotte, Emiliozzi y otros.
Su lema "fierro a fondo", contrastaba con el carácter estratega de muchos coetáneos, lo que explica muchos abandonos, casi siempre bien ubicado, o sus 17 vuelcos.
Su máximo logro fue ganar la edición 1952 de la Vuelta de Tres Arroyos con un Ford que acusó la velocidad horaria de 170 kilómetros, récord absoluto en ruta hasta entonces.
Su carácter risueño también lo hacía accesible al favor popular, la hinchada lo seguía aunque no fuera ganador.



Era supersticioso, sobre todo después que su amigo Ricardo Risatti se matara con el número 5 en su auto.
Por eso, si en alguna carrera le tocaba el 5, al lado del sellado y en letras chiquititas, llevaba pintado “+1=6” (ver foto de abajo).

LA PRIMERA MISIÓN ARGENTINA



Allá por 1952, el Señor Petrini empieza a pensar en Europa.
El primer paso fue modificar la cupecita Ford, modificando suspensiones delantera y trasera para bajarla 12cm de altura.
También hubo reformas de chapa en la carrocería, usando mucho aluminio que rebajó el peso hasta 1.200 kg.
El motor había sido potenciado a poco más de 100 HP mediante el uso de tapas Edelbrock y otras modificaciones.



En esos tiempos peronistas, Petrini consigue una entrevista con Peròn que, como sabemos, era gran aficionado al deporte automotor.
Aparentemente el General estaba dispuesto a financiar la expedición con la condición de que el auto fuera 100% Made in Argentina.
Para "nacionalizar" las tapas de cilindros importadas, se borró el logo Edelbrock y se puso el nombre De Milo, que era el técnico que había supervisado el tema motor.
Perón los recibió en la Casa Rosada, junto a un modesto séquito de funcionarios justicialistas.
Petrini se empeñó en resaltar el carácter nacional de la cupecita mientras el General inspeccionaba atentamente el auto, deteniéndose con mucho interés en el motor.
Antes de despedirse, Perón pregunta a Petrini si "¿La admisión es Eedelbrock, no?"
Petrini admitió el engaño con incomodidad y luego se despidieron con una sonrisa.
Luego Perón confirmó el apoyo oficial al proyecto.
La expedición, auto incluido, zarpó en la motonave Eva Perón, de la Flota Mercante del Estado.
El presupuesto alcanzaba para dos meses, y la idea era correr todo lo posible.
La primera prueba sería la Lieja-Roma-Lieja (más de 5.000 kilómetros en dos etapas) pero cuando la nave llegó a Génova se enteraron de que la carrera se había postergado a una fecha que los dejaba fuera de presupuesto.
Petrini se apuntó para Susa-Moncenisio, una carrera una trepada de montaña cerca de Turín.
No fue una buena experiencia, la lluvia y la inexperiencia en carreras de montaña pudieron más que el entusiasmo argento.
Terminaron abandonando por problemas en la caja de cambios.



Luego se aventuraron a la trepada de Aosta-San Bernardo.
Entre tanto auto de primera línea (había Ferrari, Jaguar, Lancia, Alfa Romeo, Maserati, etc), la Cupecita agregó su cuota de exotismo.
La Gazzetta dello Sport bautizó al Ford como Il Mastodonte.
Pese a la sorna periodística, la cupecita tuvo un honroso quinto puesto.
Nada mal, considerando que ni siquiera conocían el circuito.
Había otra carrera pero ya no llegaban con el presupuesto, por lo que decidieron el regreso.



Los devaneos internacionales de Petrini no terminaron allí, ya que en noviembre de aquel año participó de la Carrera Panamericana.
Para esta carrera de 1953 de México se anotaron una gran cantidad de Argentinos, que en su mayoría compraban los autos de Estados Unidos y después retornaban con una cantidad de repuestos al país, gozando de beneficios fiscales y comerciales.
Petrini en cambio, compró y preparó su Lincoln Capri en Buenos Aires y después lo embarcó a México.



Terminò 17mo, detrás de Oscar Galvez y Jorge Descotte, en una edición de la prueba mexicana caracterizada por varias tragedias, entre ellas la muerte del italiano Felice Bonetto, y finalmente ganada por Fangio con la legendaria y especialmente preparada Lancia D24.



That's All Folks!



Gaucho Man
el gentilicio





Fuentes:
http://www.historiatc.com.ar/foro/index.php?topic=2578.0
https://futbolfierrosytango.wordpress.com/2016/07/16/un-tc-en-europa-contra-ferrari-y-jaguar/






12 comentarios:

  1. Otro tipo peculiar, desde luego la primera vez que oigo su nombre. Quien sabe a donde podría haber llegado con más medios, demasiado hizo con lo que había, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la falta de medios fue siempre una constante en nuestro automovilismo,
      al menos hasta que llegaron Fangio y Ascari con sus carreras en Europa.
      por acà eran todos estancieros o a veces simples mecànicos que armaban el auto con aporte de amigos o sacando de sus magros presupuestos.

      Eliminar
  2. Encantadores estos pilotos de espiriu Kamikaze, todo o nada.
    Un ansia por correr y unos resultados internacionales muy dignos para un corredor amateur.
    Me gustó tambien conocer la aficion peronista por los autos de carreras.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que el general era fierrero de alma.
      mirà este post que tiene una referencia al hecho https://gauchomodels.blogspot.com.ar/2012/07/aerocar-gaucho-models-143.html
      acà hay otro menos anecdòtico y màs institucional:
      https://gauchomodels.blogspot.com.ar/2012/10/rescate-emotivo-justicialista-grand.html

      Eliminar
    2. Deberes hechos!
      El Aerocar lo conocia de tu blog, no asi el Justicialista Gran Sport,
      Ahora recuerdo la intervencion peronista en el proyecto Autoar.
      http://zona-rapida.blogspot.com.es/2014/12/los-primos-hermanos-de-porsche-parte-i.html

      Eliminar
    3. Claro! En autoar-gate también tuvo la intervención de Perón!

      Eliminar
  3. Como siempre la falta de medios son las que hacen que no podamos demostrar de lo que somos capaces en cualquier cuestión que sea, y así le paso a Petrini.

    Gran azaña la de Mr. Petrini


    Gracias por compartir esta historia


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el hombre se jugaba,
      cuando uno apuesta puede ganar o perder,
      pero no jugar es perder de entrada.
      por el contrario, cuando uno se lanza,
      nadie te quita lo bailado.

      Eliminar
  4. Gran historia.
    Y el contexto histórico en la historia en general es tan importante como los protagonistas y la historia misma, por lo que se te agradece aunque no sea yo argento que la compartas.
    En cuanto al momento en que dices que Perón le preguntó sobre las cabezas si eran Edelbrock, yo le habría confirmado y reafirmado "eran.."
    Y su lema de "Fierro a Fondo" era temerario y casi suicida. Lo prueban sus 17 vuelcos..

    Me encantó la historia de este gran temerario.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fierro a fondo, es toda una declaraciòn de intenciones, aunque prefiero el mètodo màs cerebral y calculador de Fangio, no por nada llegò màs lejos.

      Eliminar
  5. Buena historia, no la conocía, ni siquiera había sentido nombrar al piloto.
    Me gusta "Il Mastodonte", ¿se viene el Gaucho Models?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, no creo que haya un mastodonte gaucho, no por ahora al menos,
      tengo mil proyectos y casi todos sin terminar.

      Eliminar