jueves, 22 de marzo de 2012

el especial de los viernes: el señor jodos






El Señor Jodos había sido gerente de planta de una conocida fábrica hasta que cerró y se quedó sin empleo.
Cuando se le acababan las alternativas para sobrevivir, echó mano a su hobby con la esperanza de ganar algunos pesos.
El hombre había sido coleccionista de modelos y modelista en momentos libres.



Cuando lo conocí estaba haciendo cupecitas de TC que vendía en algunos negocios exclusivos de Capital (con precios alrededor de los cien dólares en esa época de cambio uno a uno) o directamente a algunos coleccionistas grosos de Capital.

 

El hombre trabajaba una mezcla de metales que fundía a poca temperatura y tenía un amigo chapista que se encargaba de la pintura y otro contacto que le cromaba piezas, también inyectadas por él.
Armaba las ruedas torneando las llantas en aluminio por un amigo y con gomas que había mandado a hacer a otro amigo.

 

Mando algunas fotos de las cupecitas de TC que formaban su catálogo, todas a escala 1/43.
Si bien tenía un pequeño stock, generalmente trabajaba a pedido.



También modificaba carrocerías de modelos comprados, haciendo lujosas limousinas o largas camionetas.
Trabajaba en su propio departamento, en una mesa totalmente cubierta de herramientas, frascos, pinturas, pinceles, revistas y un largo etcétera.
Tenía un mueble lleno de modelos (comprados y handmade) en varias fases de desarmado y más o menos completos.



En esos días no me iba mal y pude comprarle varios modelos.
Esta relación me abrió la puerta para pasar varias horas conversando de autos y etcétera.



El hombre era muy agradable y me introdujo en la ACAMRA, de la cual les hablaré en otro momento.
También me presentó a Pablo Villareal, otro modelista groso que a veces trabajaba con él.
Pablo era otro genio por su prolijidad, método y paciencia.
Si alguna vez tienen oportunidad de conocerlo, recomiendo una conversación.
Tipo de perfil muy bajo, muy macanudo.



Mando foto de una camioneta Cadillac color blanco hecha ambulancia, escala 1/43.



También le conocí este mismo modelo pero en color negro brillante, con la cruz en el techo.
Señalo que como carrocería, chasis y a veces el interior, eran de metal, el peso de estos modelos era infernal.
Esta camioneta, sobrepasa los 300 gramos.

Esta es una Liebre de TC.



También tengo de su factura un Chevrolet de Fangio (va foto),



un Dodge Polara de TC y un Falcon de TC. Todo 1/43.



Este es un Sumbeam (si la memoria no me falla) hecho a pedido para un coleccionista, también 1/43.



Pese a tanta maravilla, las finanzas de Jodos no iban muy bien.
Con el tema de las cupecitas había saturado el mercado y después de una época de efervescencia, no tenía demasiado movimiento.
Era una época de malaria (hace unos doce años ya).
Repentinamente yo también me quedé sin trabajo y Jodos me invitó a trabajar con él, mientras buscaba trabajo.
Por esos días tuvo una inspiración para empezar a armar viejos colectivos porteños.
Sin trabajo, con todo el tiempo libre, pude vivir el proyecto desde el comienzo.
Puedo decir que fue una gran escuela.

Para no aburrirlos con detalles, mando copia de los colectivos armados.
Estas joyas estaban pintadas con pintura bicapa, decorados a mano, con interior forrado en madera y todos los detalles en 1/43.
Trompa y techo en metal, laterales de aluminio, ruedas e interior de resina.
El precio estaba en los USD 250, en épocas de uno-uno.
Lamentablemente nunca me alcanzó el presupuesto para comprar ninguno.



 





Hacia esos días, mi productividad en el taller iba para abajo y Jodos me sugirió que busque otro camino.
Yo sé que de alguna manera me estaba echando, pero muy de frente, con honestidad -y si cabe- buena onda.
No pude enojarme entonces y mucho menos me enojo ahora.
Yo dejé el taller y luego conseguí trabajo nuevamente (aún estoy en la misma empresa desde entonces).
Así dejé de frecuentar a Jodos, excepto por algún llamado telefónico ocasional.

De todos modos, mando fotos de un trolebús que encontré en una exposición, que según entendí es salido de su taller.
Como siempre y como todo, escala 1/43.







Tiempo después me enteré por un comerciante, conocido común de ambos, que Jodos estaba muy enfermo.
Lo llamé por teléfono inmediatamente y tras el saludo de rutina, Jodos me dijo "Tengo cancer en el pancreas, me voy a morir".
En mi estupidez le dije que no, que todo mejoraría y todo lo que se le dice a una persona enferma.
Esa misma semana tuvieron que internarlo y ya no volvió a su casa.

En fin, la historia es triste, y a veces la vida también.
Vaya esta pequeña y necesariamente incompleta reseña como humilde homenaje a un gran artista, pero sobre todo un gran hombre.

Si se quedaron con ganas, los invito al blog de Pablo Leonardi que tiene un excelente post sobre este Señor.

That's All Folks!

Gaucho Man
el equánime

16 comentarios:

  1. Gaucho, ud sabe que me gusta la historia de los autos, y haberme regalado esta anécdota me ha hecho sentir escalofrio. Pero no del malo, sino del buenos, de ese cosquilleo que solo pueden lograr vivencias de unas pocas personas.
    Para mi, haber tenido esa experiencia, es mucho mejor que cualquier trabajo. Y haberse topado con una persona con tantos sueños, debe haber sido sublime.
    Salud por Jodos, Leonardi, el Gaucho Equanime y por todo aquel que desde el anonimato me hace sentir escalofrios (del lindo....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vasco, gracias por sus palabras. De alguna manera sabía que Ud. iba a terminar brindando por la parte buena de la historia.
      Brindo por eso!

      Eliminar
  2. Hermosa historia Gaucho, te han quedado muy buenos recuerdos de este Sr. Jodos. Lamentablemente es muy difícil poder sobrevivir haciendo lo que a uno le gusta, trabajando de ello; este hombre al menos pudo lograrlo durante un tiempo, que seguramente fueron de los más felices. Y vos pudiste estar a su lado, aprendiendo de autitos y de la vida. Una gran experiencia, gracias por compartirla.
    Abrazos!
    PD: Hermosos los autos, me encantaron principalmente la cupecita roja nº17 de Arrecifes y la Liebre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, sabía que te ibas a decantar por los modelos racing.
      en un principio fueron el fuerte de Jodos, de hecho en el museo del automovil club hay toda una colección de estas cupecitas by Jodos.

      Eliminar
  3. Este Sr. Jodos se merece honrarle Gaucho, y con esta gran entrada no le has fallado. Gracias por compartirlo y comparto el pesar por la partida de un gran Artesano y amigo tuyo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eddie, gracias por tus palabras, en verdad fue un buen tiempo.
      brindemos por eso!

      Eliminar
  4. Muy bonita historia, creo que tuviste suerte al conocer al Sr. Jodos. Lástima de su final, pero estoy seguro de que allá en donde esté es feliz realizando proyectos con todo el tiempo y materiales del mundo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, seguramente está sentado en una nube, jugando con autitos y mirándonos con curiosidad.
      Esperemos que descanse en paz.
      Brindemos por eso!

      Eliminar
  5. Que suerte poder contar en esta vida con pequeños trazos de historia para poder ser contadas, y nunca queden en el olvido...
    A mi me ha impresionado mucho y hay muchos artistas que hacen maravillas asi como tu amigo, lastima que todo el mundo no les puede conocer...
    Un saludo para ti y un recuerdo para este señor fue y sera un artista por siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de eso se trata la vida amigo luis,
      las personas van y vienen,
      pero las vivencias y los recuerdos quedan.
      cada uno es dueño del recuerdo que deja,
      quizá la cantidad de gente presente en tu entierro sea una medida de tu humanidad en vida.

      Eliminar
  6. Muy buena la historia. Me alegra mucho que hayas podido trabajar un tiempo con un artesano de ese nivel.

    Los colectivos son excelentes. Los autos sean del tamaño que sean siguen emocionando con sus historias y anécdotas.

    Por eso es que de vez en vez aparece un relato en mi blog de autos viejos.

    Estas historias terminan atrapando personas que son ajenas al mundo automotor, sin tener en cuenta la escala.

    Muchos saludos y muy bueno el relato.

    archivodeautos.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Mauricio!
      toda la producción de Jodos era 1/43,
      de alguna forma considero que es un procer del automovilismo nacional,
      no sé si alguna página,
      pero seguro que escribió algún renglón de nuestra historia automovilista.

      Eliminar
  7. Nunca se muere del todo, si se le recuerda tan bien como hiciste tu en este post.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tus palabras Xavi,
      quizá Jodos esté leyendo esta web desde alguna nube,
      se va a poner contento

      Eliminar
  8. Historia entrañable si las hay, recuerdo cuando escribiste por primera vez sobre Jodos hoy más atentos a los detalles me quedo con un fragmento:

    "y otro contacto que le cromaba piezas"

    Es decir cromo cromo? metal cromado? sin palabras.

    ResponderEliminar
  9. Cabo, le cuento de las piezas cromadas: Jodos trabajaba un white metal que era una mezcla de plomo y otros metales que fundía a poca temperatura y servía para sus modelos.
    En este metal también hacía piezas muy pequeñas como ser picaportes, faroles auxiliares, paragolpes, parrillas y etc.
    El cromado era proceso que según tengo entendido, consiste en sacar la capa externa del metal (a nivel molecular casi) y reemplazar por una capa de cromo.
    El problema es que este proceso es muy sensible.
    Esa capa molecular debe ser muy pequeña y es muy probable que se pase de la raya y la pieza casi desaparezca.
    Es decir que de cada diez piezas, apenas 5 salían bien.
    Otra dificultad más y van...

    ResponderEliminar