viernes, 28 de agosto de 2015

martos chevrolet - ambrosio 1/43






Ya hablamos de la costumbre de las hinchadas argentina de adjudicar sobrenombres a deportistas, coches y demás fenómenos.
Otra característica señalable de estas ordas es el pragmatismo.
Si hay un auto que sucede a un coche anterior llamado "Chevitu",  por que no bautizarlo "Chevitres"?



Ajena a todo este petardeo existencial, la Wikipedia cuenta que el nombre oficial era Martos, es decir el apellido del técnico que pergreñó el complejo chasis.


Como otros engendros de esos años., era un verdadero collage de componentes: motor "250" de seis cilindros, 4100 cm3, siete bancadas y suspensión trasera de Chevrolet 400, caja de cambios ZF, suspensión delantera de Bergantín (versión criolla del Alfa Romeo 1900).


El auto fue desarrollado durante 1968 y corrió en 1969, ganando dos carreras con promedios de 172 y 212 km/h.
Parece que andaba lindo aunque no tanto como el Trueno Naranja que se llevó el campeonato y entró en la leyenda por la puerta grande.



El diseño de la cola fast back remite a Alfa Romeo y Ferrari.



Yo estuve al lado del auto real y les aseguro que es tan pequeño que impresiona.
La cola trunca aumenta esa sensación, como que el auto termina justo antes que la mirada.
Mucha superficie vidriada, lo que dejaba al descubierto un interior muy despojado, era como mirar dentro de un globo.



Ahora piérdanse en el trabajo de Gustavo Ambrosio.



El modelo reproduce las formas y sensaciones del real: su reducido tamaño y sobre todo, el "efecto globo".



Con cierta experiencia en modelismo, ya conozco los posibles puntos débiles de estos trabajos:
ruedas descentradas, torcidas, formas asimétricas, y todo una larga lista de posibles defectos que terminan arruinando el modelo.
Y debo decir que no es el caso.
En el mismo momento de la transacción, le hice un rápido examen al modelo y aprobó todos los rubros con un felicitado.



Les dejo un par de fotos más.



La cola trunca, que ahora que lo pienso, también tiene alguna reminiscencia de Cobra coupé.



Para cerrar, les muestro una foto, tapa de una revista de esos tiempos, mostrando la parrilla de largada, quizás del día que se estrenaban este auto y el Trueno (así es, se estrenaron el mismo día).
La sorpresa es que cada vez me quedan menos modelos para tener.
Es como completar un álbum de figuritas.
Cuando lo termine, voy a cambiar todos los autitos por una pelota de fútbol.





That's All Folks!



Gaucho Man
el insurgente





17 comentarios:

  1. Mmmmm... no es mi tipo de modelo para coleccionar por que lo veo demasiado falto de detalles, y ese tipo de pintura que le pusieron lo hace verse como si fuese de porcelana... Si el real era así de brillante, pues le doy mi OK en este apartado.

    Las calcas tampoco me convencen, se le ve (como en general) al modelo mucho aire "artesanal" que no es en sí ni malo ni bueno, es según los gustos del dueño, claro está. A mí no me gustan en particular, pero eso no quiere decir nada tampoco.

    De todas formas yo admiro la artesanía del Sr. Ambrosio aunque presentaste otras veces varios modelos de él que me gustaron más, sin duda.

    p.d. Casi que estoy pensando si no es de resina.
    P.p.2. Las ruedas sí me gustaron!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Touche!
      Es posible que se vea demasiado brillante, aunque le. Puedo echas la culpa a la. Iluminación de las fotos. Si no fueran las fotos, puedes pensar que el modelo tiene muchas calcas y se hace imprescindible colocar una laca que fije y proteja los delicadas imagenes.
      Y en cualquier caso, como modelista, he aprendido a aceptar y disfrutar las maravillosas imperfecciones de los trabajos artesanales.
      Por suerte coincidimos en las ruedas!

      Eliminar
  2. A mi me gusta mucho el espíritu "hagaselo usted mismo" , tanto del modelo original, como de la miniatura, puede que no sean autos perfectos pero tienen carácter y un gran esfuerzo personal detrás de cada coche.

    ¡Menos futbol y mas carreras! jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coincido 100%
      y le agrego otro plus: la exclusividad del modelo.
      no pregunté pero me lanzo a pensar que no hay más de 20 o 30 de este modelo.

      Eliminar
    2. Xavi, fútbol, opio de los pueblos...

      Eliminar
    3. GOL! GOL! GOLAZO DE XAVI! GOL! GOL!

      Eliminar
  3. Una maravilla el Martos, otro de los tantos hermosos coches de laas grandes categorías nacionales como fueron el TC y los SP en los sesenta, y la MAF1 y MAF2 en los setenta.
    La miniatura es muy linda, a pesar del defecto de "brillantez" que marca, con mucha razón, Antonio.
    Gaucho, vamos que llena el álbum de modelos nacionales!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para completar el album falta mucho, pero creo que para esa pagina, cierro con una liebre y alguna cupecita.

      Eliminar
  4. Coincido con su lista de chequeo del modelo : aprobado . Siguiendo mis principios , y como ya he comentado en otras oportunidades y otros blogs , la existencia de un modelo ya es algo para celebrar . Si además , sujeto y representación son raros , es doblemente deleitable . Y si por sobre todo , uno consigue unir su deseo de coleccionista con esas dos circunstancias , es realmente una ocasión para brindar !

    Un abrazo (hic) !

    PD : hoy leí sobre una reconstrucción del "Cuadrado de Peduzzi" . Muy probablemente Ud. esté al tanto , pero no me gusta dejar cabos sueltos ; le dejo el enlace :
    http://www.clarin.com/zonales/Peduzzi_0_1420058359.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpe la demora en responder pero mi salud no estuvo en sus mejores días.
      De todos modos el lapso me sirvió para leer la nota del Cuadrado.
      Y aprovecho que tiene la copa en la mano para unirme al brindis, por el Cuadrado reconstruido, por la lista de chequeo coincidente, por la amistad y por todas las madres del día de la patria!
      SALUD!

      Eliminar
    2. Beba , beba nomás ! La sinergia entre los agentes antioxidantes contenidos en la mayoría de las bebidas espirituosas , y el efecto vasoconstrictor del alcohol , coadyuva a una respuesta más rapida del sistema inmunológico .
      Y si todo lo que acabo de decir son macanas , todavía queda el hecho de que cuando uno está en pedo ni se aviva de la enfermedad !

      ¡ Cent' anni !

      Eliminar
    3. salud amigo mío, por muchos años

      Eliminar
  5. Me encanta el efecto sucio de las llantas como si recién terminara de salir de pista, que categoría que se extraña con sus impensadas formas, quizá hoy sería de gran atractivo. La mano de Ambrosio inconfundible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cabo!
      Creo que las llantas (y obviamente las cubiertas) son decisivas para un modelo.
      Es una delicada ecuación de tamaño, modelo, estilo y hasta época a reproducir.
      Vio qué feo queda cuando algunos descerebrados toman un auto sesentoso y le ponen llantas de ultimïsima generación, con la goma finiiiiita?
      Por eso decía que el modelismo se ha vuelto una ciencia dura, tan exacta como la medicina o la ingeniería.
      Se acabaron los tiempos en que me conformaba con rueda hechas con un botores, monedas o tapas de frasquito.
      Ambrosio sabe eso muy bien y conoce su oficio, las ruedas son perfectas.

      Eliminar
  6. Muy bien logrado. Y representante de una época en la que TODOS aquellos prototipos eran lindos y a la vez distintos unos de otros. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un eslabón perdido de una época y un lugar que no volverán,
      fijate que en europa los SP también son todos iguales.
      la crisis de identidad es un signo de los tiempos, acá y allá.

      Eliminar
  7. es el fiel reflejo de su tiempo, autos tipo frankenstein, pero me gusta, es la evolución del chevy II, como bien dijiste, tengo una versión de este auto de la época fabricada por zonda sport, en escala 1/36 en zamack, por favor no cambie los autitos por la pelota, ni se le cruce por la mente.

    ResponderEliminar