viernes, 7 de agosto de 2015

bburago - disección técnica tres




En su habitual espacio dedicado a los autitos Bburago,
Gaucho Man se complace en presentarles un reportaje de marcada tendencia cromática.


LA VIDA COLOR BBURAGO

Dicen que el arco iris cordobés tiene sólo tres colores: verde boteia, amariio patito y negro culiau.
La gente de Bburago hizo una jugada similar y resumió el pantone automotor a una reducida gama que incluía:

Un rojo a mitad camino entre el rosso corsa del Alfa Romeo y el Rosso Ferrari.
Con este color tambien pintaron Corvetes, Vipers y hasta Land Rovers.



Un amarillo apto tanto para un Porsche como para un Peugeot

    

El blanco es un basic, como se dice en el mundo de la moda. Hubo varios blancos.



Con el tiempo fueron agregando verdes, azules y hasta colores metalizados.
En cualquier caso, hay que decir que el trabajo de pintura tiene muy buena factura.
Sin transparencias, sin excesos, sin acumulaciones ni otras fallas visibles.

Los primeros modelos fueron francamente monocromáticos, hasta que tímidamente aparecieron algunas decoraciones tampografiadas.
En los últimos años agregaron colores como ser cromados, bordes negros a los transparentes y hasta alguna pincelada colorada en las luces traseras.
Este BMW de los últimos es una maravilla, pero ya volveremos sobre este modelo.




LO ESENCIAL ES INVISIBLE A BBURAGO

Parafraseando a una vieja propaganda de lencería, habría que decir "Un calco debe imaginarse, no sentirse, y mucho menos notarse".
Los calcos de Bburago son todo lo contrario.
Una imperdonable capa de grueso plástico autoadhesivo con el dibujito correspondiente.
Lo bueno -o lo malo, según cómo se mire- es que no escatimaban.
Prácticamente todos los autos tenían su escudito en el capot, quizás un pelín sobredimensionado por temas de escala.
La parte fea es cuando se trata de un modelo de carrera, en que las planchas son amplias y cubren detalles de la carrocería.
Tomas de aire, picaportes, baguetas y otros detalles quedan cubiertos por una gruesa capa transparente.





Otra desventaja de estos adhesivos pegados con tan poca fortuna es la fagilidad: se despegan muy fácilmente.



Afortunadamente, hoy en día estos feos calcos fueron reemplazados por tampografías más eficientes y acépticas, que pronto nos harán olvidar los feos adhesivos de los viejos tiempos.







Ya falta menos.



Gaucho Man
el inepto




10 comentarios:

  1. Bueno , hay se puede decir que lo de Burago fue un calidoscopio , una partusa del color , comparado a la menesterosa paleta de SEVEL . Al 147 se lo veía solamente en blanco o ¿azul? (o lo que fuera ese esperpento grisáceo que parecía una mezcla de sobrantes de pintura de las demás terminales) , tener uno rojo , era como haber conseguido un Alfa Romeo !
    Disfrute de esos stickers , que están hermosos ! Con el tiempo le voy a enseñar algunos tan atroces que merecen ser juzgados por el tribunal de La Haya !

    Un abrazo!
    PD :¿Qué pasó con el cuervito enojado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cómo anda Marinig?
      parece ser que el jefe de cromatología de sevel era daltónico.
      el pobre se murió pensando que los 147 eran verde flúo.
      despúes cuénteme sobre los caldos irredentos que menciona.

      Eliminar
  2. Me identifiqué con eso de que las gruesas calcas autoadhesivas de Bburago tapan la mayoría de los detalles; ni hablar cuando comienza a despegarse el extremo de una y se le pega la tierrita: es el principio del fin...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ops! me olvidé de mencionar los extremos despegados y milanesados con tierra ambiental.
      éramos tan pobres...

      Eliminar
  3. No se lo que pretendes exactamente con estas disecciones, pero a pesar de sus multiples defectos, a mi cada vez me gustan mas los bburago, ¡sobre todo esos 205 y el S4!
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, amigo Quereda: cuando el autito es caro y perfecto, se hace difícil encontrar defectos que comentar. Cuanto más imperfecto, más querible resulta yo también voto por la imperfección,.

      Eliminar
  4. Recuerdo mi F40 Burago a 1:18, me parecía una maravilla...
    Aparte de eso yo siempre fui muy de Majorette, JOAL y Guisval.

    Todos ellos me metieron el veneno del diecast en la sangre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos o hemos tenido un Bburago, y el que esté libre de pecado, que arroje el primer autito.
      Tuve Majorette (sólo en 1/64), tuve algún Guisval (uno reventó por fatiga de material) pero jamás tuve nada de Joal.

      Eliminar
  5. Cierto. El Vivace de Sevel tenía un gris indefinido que parecía una mezcla de pinturas sobrantes.
    Estos Bburago tenían un trabajo de pintura acorde con las ruedas "para todos y todas" que calzaban. Mientras les pusieran las mismas llantas a todos, para qué gastarse tanto con las pinturas? Era coherente...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coherencia.
      Ves que de a poco les vamos descubriendo cualidades positivas?
      Aguante Bburago carajo!

      Eliminar