viernes, 15 de enero de 2016

pinifarina sigma - gran prix

CARTA AL QUE LEE
Preparé este post hace unos tres años y en un momento de malaria cordobesa, se lo cedí al Cabo Reyes para su blog.
Como ahora la malaria llegó a mis pampas, rescato el viejo post y lo mando nuevamente.
Total, no creo que nadie lo recuerde ya, ni siquiera el Cabo.



Parece ser que a fines de los sesentas, la cantidad de muertos en las carreras alcanzaba cifras alarmantes.
Y en 1968, la revista Automovil Revue lanzó una campaña para disminuir el peligro de la F1.
Pininfarina lo tomó como desafío personal, puso manos a la obra y creó el Sigma.



El auto ensayaba algunas técnicas de seguridad intuitivas, algunas en forma totalmente empírica.



Si bien no pasó de la fase de prototipo, el Sigma entró a la historia como el primer F1 que priorizaba la seguridad del piloto.
Les mando dos fotos, pero si quieren más vayan al blog el infierno verde que tiene una nota muy interesante sobre este prototipo.



En Argentina no podíamos estar al margen de semejante movida.
Así surge el Sigma argentino, en escala similar a 1/32.



Lamentablemente, mi juventud aparta el recuerdo de mi memoria.
Pero seguramente los más viejos lo recuerdan.
Desde arriba se lo ve bastante similar al original italiano.



La vista lateral lo muestra más rechoncho que el producto europeo.



Otra diferencia importante es el alerón, que fue tomado de otros modelos vernáculos.
Sé que hubo un F1 gordito, rechoncho, que usaba el alerón.
Ruedas y motor también fueron utilizadas en otros modelos.
Y seguro que el piloto también manejó otros autos.



El modelo consta de dos mitades (una superior y otra no) de plástico rígido pegadas entre si.
Entre carrocerías y accesorios, son 6 partes, sin contar ruedas y ejes.



Una cosa es segura:
este autito de plástico corrió más kilómetros en estas lejanas pampas que el original que jamás se usó para otra cosa que ocupar un lugar en un museo.
En efecto, cuentan los viejos que de pibes se organizaban épicas carreras en las veredas del barrio.



Cuántas toneladas de masilla habrán pasado por estos agujeros!



Disfruten los recuerdos que se acaban,
alzheimer viene cada vez más cerca.



That's All Folks!



Gaucho Man
el indeclinable




20 comentarios:

  1. Un Auto diseañdo por el gran Paolo Martin, el creador del futurista Ferrari Modulo. Fue un encargo de Ferrari para Pininfarina,
    Un autito muy bizarro con ese alerón sobreelevado y el flat12 parece casi una arma de artillería con caños amenazadores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buena descripción, muy adecuada para este modelo tan singular.

      Eliminar
  2. Qué cosa rara, parece una moneda de euro puesta en la vía del tren y aplastada por la máquina...

    Pero es un diseño que tiene algo que me gusta.

    Luego está el juguete y el chorro de nostalgia que le dedicas. Yo tuve un tambor de detergente Colón lleno de cochecitos como ése y también montábamos nuestros Nurburgring callejeros, peleas incluidas... Pero mis coches y camiones solian ser de metal, no de plástico.

    Tu cochecito goza de una jubilación merecida, pero seguro que echa de menos alguna carrera por los pasillos de tu casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nurburgring callejeros, cuánta nostalgia!
      pensar que mi afición empezó en esos años.
      algún día voy a contar la historia.

      Eliminar
  3. Gaucho, yo si me acuerdo este coche; creo que, además del blog de su amigo, ya lo mostró en un viejo foro por el que deambulábamos...
    Recuerdo haber tenido este Sigma plástico; y si no me equivoco, lo corté al medio, y la parte superior pasó a ser carrocería de un auto de slot...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Bueno , la globalización llegó a los blogs también .
    ¡Gracias por la noticia de ayer! (¡Extra!¡Extra!). En la tropilla de mi hermano había uno de estos bichos , en rojo , y el alerón blanco con montantes muy simplificados , que era Matchbox . No puedo precisar si era de los tradicionales o Superfast ; probablemente Ud. o Sir Julian , que son los expertos en juguetes ingleses , me saquen de la duda. En todo caso , ya sé que el modelo real existió y no era una fantasía .
    Veo que ese 49 amarillo es una edición verdaderamente profesional , con el fondo ya calado para ubicar la masilla con total precisión . De alguna manera encarnaba los desvelos por la seguridad del sujeto real , y evitaba que los pendejos mamertos nos cortáramos hasta el apellido con la hojita de afeitar ...

    Un abrazo!

    PD : Hablando de Alzheimer , siempre me olvido de preguntarle : ¿qué pasó con la entrada del cuervito?.¿La publicó y no me enteré?. ¿Y Candela?.¿Y la moto?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esos agujeros ventrales son sinónimo del RTR (Ready To Run en sus siglas anglosajonas), estimo que venían así porque es plástico duro, muy difícil de cortar sin romper el material.

      Eliminar
  5. Nunca dejo de sorprenderme con esta afición que compartimos y nunca dejo de aprender cosas nuevas que enriquecen nuestra cultura miniaturil, gracias por acercanos a esta criaturita, tan tierna...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por disfrutar, es un gusto compartir mi colección de rarezas.

      Eliminar
  6. Recuerdo haber tenido uno de esos autitos, y lo recuerdo al ver la entrada, porque ya se me había borrado totalmente! Respecto al prototipo, era además de seguro, muy bonito! Justamente ayer leí en la página de A Todo Motor que los pilotos están sugiriendo que los constructores agreguen un techo de vidrio a los F1, a la manera de los cazas. Eso y carenar esas tan peligrosas ruedas descubiertas llevaría sin duda más seguridad a las pistas y además mejoraría esos horribles diseños actuales, que los hace parecer a gorgojos raquíticos!.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si ponen techo y carenan ruedas, van a estar más cerca del SP,
      a mi me va a gustar más.

      Eliminar
  7. P.D.: Y respecto al piloto ése del autito, es verdad, el tipo corrió en diversas categorías por entonces!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo lo recuerdo de un F1 muy rechoncho y de un TC que quizás fuera la garrafa.
      y quizás de alguno más...

      Eliminar
  8. Es un ejercicio de como hacer un modelo con el menor costo posible p.ero sin terminar en un coche genérico. Las formas y los distintos elementos que lo constituyen son mucho más de lo que un podría esperar si se piensa el costo que tenían en su tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hoy en día todo se reduce a una cuestión de costos y la ecuación la gana el número más barato,
      pero todavía me pregunto cómo sería en aquellos años.
      habrá tenido lugar alguna vez el gusto, la vocación, la pasión?

      Eliminar
    2. El hacer siempre involucró gusto , vocación y pasión . Simplemente , ahora una "consultora" le envía un Fernando , Gonzalo o Matías ( o Vanina , Ileana , Ayelén) que con sonrisa de dentífrico y ropa casual (pero cara), y tuteándolo y llamándolo por su nombre de pila , lo van a convencer de que ni siquiera es importante hacer , sino vender.

      Eliminar
  9. De haber llegado a la producción para la F1 y verlos competir, habría sido totalmente un espectáculo digno de algún film futurista de la época. Y la F1 sería otra en la actualidad, seguramente.
    Y el juguete es un sobreviviente, las marcas de su tiempo son visibles sobretodo en los cromos, pero lo mas admirable es que tenga su calca con el 49 bien pegada todavía.
    Me pregunto cuanto pesarían esos ejemplares repletos de plastilina o masilla e imagino lo emocionante que debió ser echarlos a correr. Gran acierto el que les dejaran la base con esas aberturas.
    Si recuerdo haber visto el autito en otro post..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la plastilina o masilla, además de un olor insoportable, les daba un peso de aproximadamente 200 gramos, hablamos de autitos en una escala aproximadamente de 1/35.
      andaban lindo...

      Eliminar