lunes, 18 de abril de 2016

rescate emotivo: el omnibus de zatuszek






DE POLONIA CON AMOR

El fenómeno se llamaba Carlos Satuszek, un polaco llegado a nuestras pampas escapando de una guerra que no se terminaba.
El hombre empezó trabajando como mecánico y luego empezó a correr un Mercedes K modelo 1929, acortado a serrucho, prestado por un oportuno mecenas.



Corría el año 1937, las carreras eran en ruta y las rutas eran de tierra.
Hubo algunos circuitos, pero también de tierra.
El Mercedes K pasó a ser una figura familiar en todas las carreras, y siempre con buenos puestos.
Tenía un motor demasiado potente y un chasis alto y angosto, una combinación muy difícil de dominar a más de 100 km, ni hablar si era sobre caminos no preparados.
Y era grande, mucho más grande que los otros autos.
Tan grande era la diferencia que en poco tiempo el auto fue apodado "El Ómnibus”.


EL FAMOSO COLECTIVO IMAGINARIO



El Mercedes era difícil de manejar debido a su gran peso y potencia.
Cuenta la leyenda que en Alemania lo llamaban "matadueños" (vaya uno a saber cómo se dice en alemán), y que Satuszek era uno de los pocos que lo podían domar y contar la historia.
El hombre tenía un manejo tenaz, impetuoso, muchas veces exigiendo más de lo que daba la máquina.
Hasta Stuttgart llegaron las proezas del polaco y en reconocimiento le enviaron un motor oficial con el turbo más grande.



En esos diez años fue cambiando de auto y los autos también fueron mutando.
Primero fue el Omnibus, luego un SSK, luego otro SSK y hasta experimentaron adaptando tracción delantera a un motor Mercedes.
Los SSK se usaban para carreras en circuito y el viejo Omnibus quedó para los Grandes Premios pero equipado con el motor de 7200 cc de SSK en vez del 6300 cc original.


En los 10 años que corrió intervino en 38 carreras, ganó 11 incluyendo Rafaela 2 veces y el GP Nacional también en dos ocasiones y muchos récords de vuelta.
Promedios de más de 190 km en circuitos de tierra.



Fallece en 1937, manejando el Omnibus, una curva mal tomada, a baja velocidad, fuera de carrera, un accidente tonto, y la historia que termina con una muerte grotesca, inmerecida.
Los dejo con la sonrisa de este fenómeno, debe estar en el cielo corriendo en el Omnibus, esquivando nubes.






That's All Folks!




Gaucho Man
el avenido





fuentes
http://www.laluneta.com.ar/nota?id=57520
http://importados.testdelayer.com.ar/clasicos/mercedesssk.htm
http://www.edicionuno.com.ar/nota-3190-carlos-zatuszek-primer-idolo-del-automovilismo-argentino-parte-ii
www.vivenaqui.com.ar



27 comentarios:

  1. Impresionante, tanto el aparato como el piloto, ambos parecían estar hechos el uno para el otro, incluso ambos tristemente terminan a la vez.
    Muy buen rescate emotivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema: cuando son tan unidos es difícil despegarlos.
      Lo bueno es que mejoran con el recuerdo y van derecho al mito.
      Igualmente, el final es triste.

      Eliminar
  2. la verdad, no esperaba un final así, eso era muerte en competición o tratando de clasificar! Pero nunca en una curva despacito y fuera de competencia! Cosas de aquellos años...
    Desconocía el auto, desconocía el piloto, usted siempre con el don de ilustrar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, los eventos sorprenden la primera vez y luego uno se acostumbra.
      Con la muerte no es así porque siempre es por primera vez y creo que el primer sorprendido es el mismo ocsiso, algo así como una sorpresa en primera persona. 
      Con el aprendizaje pasa igual, afortunadamente.

      Eliminar
  3. Muy buen recuerdo Gaucho, a Zatuszek lo "conozco" desde los setenta, cuando leí varias notas sobre sus hazañas en "El Gráfico" y "Corsa". Cambiando de tema, o buscando otra arista, es increíble la cantidad de polacos que, escapando de los nazis, llegaron al país en esos años; otro famoso, y a nivel mundial, fue el ajedrecista Moisés Mendel Najdorf.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema no fueron los polacos arrivados, sino los nazis argentinizados.
      Nazis go home!

      Eliminar
    2. Exacto Gaucho! Los polacos fueron y son excelentes personas. El problema fueron los nazis, muchos de los cuales aun están entre nosotros. Entre ellos, y como ejemplo, un tal Doctor Joseph Mengele, que en esos años de posguerra hasta cenaba con un presidente que tuvimos por estas tierras y su famosa esposa...

      Eliminar
    3. Mengele fue la cara conocida del fenómeno,
      pero hubo muchos más, andá por Villa General Belgrano,
      hay más alemanes que gente.

      Eliminar
    4. Conozco Villa General Belgrano y también La Cumbrecita (y, claro está, Bariloche), sus destinos predilectos.
      A la gente de Odessa parece que le gustó la zona...

      Eliminar
    5. Pare la mano , Profe . De Córdoba no hablo porque no la conozco . Pero en Bariloche tratan bien a todo el mundo , aún a los negritos rafañosos como yo . No por nada hace décadas que quieren sacar la estatua del genocida Gral. Roca . No creo que hayan muchos nazis ...

      Eliminar
    6. Pablo, pero yo no digo que traten mal a nadie! Ni en Bariloche ni en Córdoba; te pueden tratar bien, puede que la gran mayoría sea anti-nazi, pero que están, están... No te olvides de Erich Priebke!
      Mire esta porquería que encontré:
      http://www.barilochenazi.com.ar/barilochenazi.html

      Eliminar
  4. ¡Bardzo lindo samochód! La trasera de carro verdulero combinado con la elegante parrilla Mercedes . Y tiene además el encanto humanizado de ser una máquina con nombre y apellido , como el "Cuadrado de Peduzzi" y el "Tractor de Casá" , maravillas que he conocido en este blog .

    No puedo pensar que la muerte de don Carlos haya sido absurda ; todo lo contrario , me pareció asombrosa y afortunadamente coherente . Y si pensamos que no murió , que simplemente se comió la vida , el hecho tiene otro sabor .

    Otro polaco egregio que se incorpora a nuestro acervo , junto al escritor Witold Gombrowicz , y a Roberto Goyeneche .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me doy cuenta que usted también colecciona polacos, voy a ver si tengo alguno repetido para cambiarle.
      Las leyendas no mueren, sólo cambian según la voz y estilo del cronista.
      Para todo lo demás esta la wikipedia.

      Eliminar
  5. ¡Vaya preparando un post para el "Cilindros asimétricos de Martínez"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que ver eso! Mande foto.

      Eliminar
    2. Mecánicamente es muy interesante :
      http://canchallena.lanacion.com.ar/1890592-escandalo-en-el-tc-acusado-por-hacer-trampa-el-guri-martinez-podria-acelerar-su-retiro

      Eliminar
    3. ahora entendí mejor.
      el tc tiene esas cosas.

      Eliminar
    4. El TC es una fábrica de tramposos...

      Eliminar
  6. Al final el "matadueños" hizo justicia al apodo... qué lástima, tiene cara de buena gente (los polacos que he conocido personalmente siempre lo han sido, al menos para mí).

    Y el coche, sigue activo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, en los últimos años, el omnibus termino como auxilio mecánico transporte de los otros SSK mas modernos, y seguramente en ese momento ya no tenia su motor.
      Por suerte quedo la leyenda.

      Eliminar
  7. Había leído esta historia en una colección de automovilismo deportivo histórico editada por La Nación hace como 20 años. Más allá de lo pintoresco, ese Mercedes K serruchado es una patada al hígado. Supongo era un SSK, ése era el nombre completo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero fue el K recortado que se ve en las primeras fotos, este fue el omnibus original. 
      Después, a este ómnibus le pusieron motores de SS y de SSK.
      Luego, uso otros SSK, mas bajos y modernos, con mas trocha, pero la gente los confundía con el omnibus primigenio.
      Hoy en día, cualquier mercedes de esos años es un posible omnibus.
      La leyenda continua.

      Eliminar
  8. siempre me gustaron los autos tipo bacquet, este caso es hasta mas extremo, lastima no se haya conservado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias
      en estos días estoy pensando cómo hacerlo...
      no me pierdan la fe

      Eliminar
  9. Adhiero a don Cabo, usted siempre arrojando luz sobre personajes y/o autos no tan conocidos, se agradece la ilustración.
    Y es cierto, triste e insólito final para semajante piloto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso no es nada,
      esperá que empiece a contar historias verdaderes!

      Eliminar