lunes, 11 de abril de 2016

toyota dyna schenker - centy toys 1/40





LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE SCHENKER

Pasó mucho tiempo, anduve por varios empleos hasta dar con la empresa donde hoy trabajo desde hace más de quince años, once de los cuales venimos operando con Schenker, muy a mi pesar porque en tanto tiempo el servicio no mejoró gran cosa.
Lo más desalentador fue verificar que los camioncito también bajaron de calidad, vean este último souvenir.

El primer signo de los tiempos es la marca del camión.
De los germanos Mercedes a un oriental Toyota.
De las joyas de B&S y Herpa a una reproducción indudablemente low cost.
Es que los anteriores eran auténticas piezas de colección devenidas en souvenir.
Este es un juguete elevado a la categoría de regalo empresario, como se puede ver en esta foto, que el sistema de pull back delata la naturaleza del modelo.



Siguiendo con los bajos, podemos observar la filiación del modelo:



Damos vuelta al camión sobre sus cuatro ruedas.
Dije cuatro, no seis, es que las ruedas traseras no son duales.
De todos modos, la primera imagen es positiva:





Si bien la factura es muy sencilla, la trompa sigue siendo la mejor parte de estos camiones.
No hay insertos, apenas unos tampos oportunos y aplicados con inteligencia.
También se observa un calco de la patrocinadora Schenker.
Y unas escobillas apenas insinuados en relieve sobre el parabrisas.



El interior de la cabina es la peor parte del modelo.
Esquemático y minimalista hasta el extremo, se tomaron el trabajo de ponerle un conductor.
O mejor dicho, medio conductor, ya que es apenas un busto apoyado sobre el volante.



La falta de detalle expone su naturaleza juguetera.
Además faltó un conductor, dejando apenas un encastre vacío y un asiento incómodo.



Por atrás se destaca un paragolpes muy sencillo con calcos imitando sus luces rojas y una patente amarilla.



Y si es para jugar, las puertas tienen que ser aperturables,
sino el Cabo se va a aburrir.



Completa el panorama un par de calcos en los laterales, para indicar la presencia del tanque de combustible y el depósito de baterías.

    

Para despedirnos, nos quedamos con la mejor imagen del camión.



Ahora sí se acaba la historia de Schenker, espero no tener que volver a trabajar con ellos.



That's All Folks!



Gaucho Man
el logístico





12 comentarios:

  1. Interesante criatura, me tientan varios de esos juguetes plásticos de Centy, muchos son la única reproducción que conozco a escala de autos típicamente indios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ops! conocías la marca!
      yo ni siquiera eso,
      la verdad es que tampoco ando mirando marcas de este tipo de manufacturas.
      por cierto, bienvenido al blog.

      Eliminar
  2. Sepa que no me hacía falta las portones de carga operables para entretenerme. Primero pensé en quien podría sentar en el asiento del acompañante, mentalmente logre una cola que era más larga que el camión. Si quiere le digo que había varios comentaristas en la misma!
    La calca de EXIDE le da el glamour que tan bien esquiva el modelo, la rareza del mismo le da la dignidad que otro modelo hubiera perdido.
    Y las manos del conductor son un sueño! Apuesto a que se llama Apolo.

    Ay Apolo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. traté de sacarle el calco exide para mandárselo pero casi arruino el calco y el camioncito.
      mejor le mando la puertita.
      o al amigo apolo, aprovechando que ya se hicieron amigos.

      Eliminar
  3. El made in india le delata.
    En la cabina sobraba el conductor ¿rojo? y faltaron los espejos. Bonito el logo de la empresa.
    Esta no vez no explicaste como lo adquiriste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que en la india no usan espejos.
      como en las calles hay muchos transeuntes, para evitar golpes en la cabeza, los camiones tienen prohibido usar espejo.

      Eliminar
  4. Yo me pregunto a quién se le ocurren esas escalas bastardas 1/32 , 1/40 , 1/76 , 1/100 que no pegan con nada . Para eso prefiero direcatamente la box scale , o la 1/Lindberg que ni se preocupan en obtener un factor redondo.
    Yendo al interior de la cabina , opino que lo que realmente se omitió fue al conductor . Solamente está representado el acompañante a punto de atacar una grande de morrones ; aunque no es a la piedra sino de molde y con sólo tres miserables trozos de calahorra .
    Con respecto al promontorio vacío , creo que el Cabo se creó falsas expectativas (¡Goloso!). Un mero pasaje de escala muestra que semejante representación fálica excedería los límites de la anatomía humana . Personalmente , me anoto para sentarme , siempre y cuando el apéndice en cuestión tenga dimensiones más humanas .

    Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por lo que he sabido, hay marcas especializadas en 1/43 y los fabricantes de autos las tienen "fichadas" como tales.
      eso significa que a la hora de firmar un contrato por los derechos de reproducción de un modelo determinado, le asignan la 1/43 a las fichadas y para el resto queda un mercado residual.
      por ejemplo, modelos de aston martin 1/43 reproducidos por ixo y en otras escalas por welly.
      coincido que la pluralidad de escalas es un problema, en la vitrina es difícil la convivencia entre escalas distintas.

      Eliminar
    2. Lindo camioncito Gaucho, esa vista de la primera foto lo deja muy bien parado. Le cuento a Ud y a mi amigo Pablo, que ni bien vi el asiento vacío, pensé en una especie de inodoro para que el chofer no deba bajar en las frías noches de invierno; ahora, como habrán notado, a otros se le hizo agua la boca al verlo, imaginando otra cosa, bastante sobrehumana por las dimensiones...
      Abrazo!

      Eliminar
  5. No cuajan apenas los camioncitos japos en Europa, solo algún Mitsubishi Canter o Nissan de las que se hacían en Barcelona... Y en pesados, absolutamente nada.

    Así que un camioncito como el que muestras para mí es toda una curiosidad, si bien no me gusta nada su aspecto de regalo comercial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que en europa está iveco que tiene una gama amplia para todas las necesidades.
      en argentina el mercado está más atomizado y los japoneses aprovecharon el filón.
      el camioncito es una porquería, coincido.

      Eliminar
  6. Demasiado laburo para ser un juguete. Con un poquito más de empeño se mandaban una miniatura de interés para los aficionados a las minis de precisión. Mirándolo como juguete si, es una locura!
    Saludos!

    ResponderEliminar