sábado, 22 de octubre de 2016

rescate emotivo: didonatto ford





EL PROTOTIPO MALDITO

Seguramente todos tenemos alguna historia de un objeto maldito que va sembrando maldiciones o causando desgracias a su paso.

Hablando en el plano automotor, los de mi generación que compartimos la estupidizante serie de Meteoro, seguramente recuerdan el capítulo en que había un motor maldito, con el cual se había matado el fabricante y habían enterrado al motor con el muerto.
Luego el malo del capítulo había profanado la tumba y había rescatado el motor y lo puso en otro auto de carrera.
El auto con el motor maldito se presentaba en una carrera y el padre de Meteoro lo reconocía por el sonido.



Fuera del celuloide, me conocí una historia tan fantástica que supera cualquier ficción.
Se trata de un prototipo construidos allá por 1967, cuando el TC iba inexorablemente camino a su modernización que luego derivaría en un fugaz SP.
Se trata del Didonatto - Ford, diseñado y construido por Antonio Didonatto para la firma Supertap de Chivilcoy.
Tenía motor Ford V8 de camioneta F-100. La suspensión también tomaba elementos de este utilitario.




JETTATORE!

Debutó en la Vuelta de Rufino de ese año, con Mario Layus como piloto, abandonando, al igual que en el Gran Premio, resultando el auto destruido por un incendio.
Al año siguiente, ya reconstruido, pasa a correrlo Juan Ayarza Garré en los 500 Km de Buenos Aires, y también tuvo que abandonar.
El auto padecía de serios problemas de tenida; andaba muy fuerte pero no doblaba, o doblaba entrando en trompo con terrible facilidad.
Juan Manuel Bordeu probó unas vuelta y lo calificó como "muy peligroso de conducir".
Ayarza Garré deja el equipo y hacia el final de la temporada 1968, el auto lo conduciría el piloto uruguayo Carlos Alfredo Lepro, en el Campeonato Triangular en Rafaela, Córdoba y Buenos Aires.



Durante unas pruebas nocturnas en la localidad de Pergamino, perdieron el control y terminaron estrellados con un camión que venía en sentido contrario por la otra vía.
Fallecieron Lepro y su acompañante Carlos Gonzalez.



Los restos del "prototipo" fueron enterrados en los fondos de la empresa Supertap donde solamente quedó una maqueta como recuerdo

Por esta desafortunada serie de coincidencias, el auto se conoció como el "prototipo maldito".
Yo iba a hacer un modelo pero por las dudas, me abstengo.




That's All Folks!




Gaucho Man
el destituido




fuentes:
Rolo Bergen vía Facebook
http://www.historiatc.com.ar/foro/index.php?topic=971.15





32 comentarios:

  1. Realmente no es poca maldición no poder acertar con el diseño adecuado .
    A lo mejor se quedaron cortos y debieron usar la suspension de un F-700 ...

    Concuerdo en que hacer el modelo de este hacedor de viudas , no justifica la posibilidad de otra muerte atroz y temprana (la suya).

    Aunque si eso ocurriera , su caso estaría en todos los videos pedorros con voz sintetizada , que cuentan sucesos extraordinarios en Youtube .

    Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor Amigo Marinig!
      Creía que el único que miraba esos videos era mi hijo y ahora veo que usted también.
      Otro ídolo que cae...

      Eliminar
    2. Ud. verá , evidentemente al gurí y a mí nos gustan las historias de terror. Y frente al horror cotidiano , nuestro humbral del miedo sube .
      Pero si Ud. se sienta y ve completo aunque sea uno solo de esos videos , entre las patrañas que cuentan , las barbaridades que se ofrecen como explicación físico-química de los mismos , y la menesterosa presentacion general , le aseguro que no va a poder pegar un ojo.
      ¡Eso es terror!

      Eliminar
    3. Mentime que me da miedo!
      Decía Dolina que la mentira perfecta se deschaba precisamente por su perfección.
      La verdad siempre es imperfecta, la mentira también.

      Eliminar
  2. Este no era un "little bastard" era un autentico "big bastard".
    Digno del mejor guionista de serie B la profanacion de tumba en Meteoro.
    Me apunto estas macabras historias para aterrorizar en Halloween.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas historias mueven al morbo, esa delgada línea roja entre lo real y lo impostado, que uno nunca sabe pero apuesta a lo sobrenatural con un poco de miedo implícito pero siempre apostando por alguna señal de que lo sobrenatural existe pese a todo.

      Eliminar
  3. La verdad, nunca he creído en maldiciones y rollos de ese estilo.
    Algunas veces me tocó conducir un camión en el que se había matado el chofer que lo llevaba, todavía quedaba una mancha de sangre que no se había podido limpiar en el techo del puesto de conducción. Ni me acordaba de eso el 99,5% del tiempo!

    Una cosa sí te digo, el diseño de este prototipo me gustó y me pareció de los mejores argentinos que has puesto, con muertes o sin ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos te gustó el diseño! Tiene alguna mezcla de Ferrari 250gt con Porsche 906, pero con la trompa más frondosa por el motor delantero.

      Eliminar
  4. Nunca esta de mal eso de respetar las maldiciones y no es que sea creyente ni mucho menos pero como vos por si las moscas, lo dejo pasar.


    Interesante historia la que nos traéis esta vez


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que las brujas no existen,
      Pero igualmente les tengo miedo.

      Eliminar
  5. Realmente no conocía ni el auto ni la maldición, estoy en todo de acuerdo que no es conveniente recrear el modelo, básicamente por su seguridad, pero no comparto sus afirmaciones sobre la serie Meteoro, había que analizarla situándola en la época en que se realizo, y su japonico origen, recordé de inmediato el capitulo del motor maldito, eramos tan jóvenes y había tan poco para ver en la caja boba.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las historias de Meteoro eran excelentes.
      Lo único que le cambiaría a los ojos de mi madurez es el tema técnico, se nota que ni el guionista ni el dibujante sabían nada de autos, quizás ni siquiera supieran manejar.

      Eliminar
    2. ¡Go Meteoro go! Estoy a muerte con él...

      Eliminar
    3. Dijo el señor que sólo colecciona autitos de carreras reales de carne y hueso.

      Eliminar
    4. Error Gaucho! En mi vitrina están el Mach 5, el coche de Corredor X, Rayo McQueen y hasta Francesco. Y ni bien pueda, llegará el Super Ferrari Special de Piernodoyuna, el de Penelope Glamour, el VW Herbie y el de los Dukes de Hazard. Hasta podría sumar su famoso Gambalunga (eso si, habría que ponerle un número...).

      Eliminar
    5. Todo sea por admitir más autitos, me parece genial!

      Eliminar
    6. Ah! Y me olvidaba del coleccionable de Michel Vaillant que vi en Ebay; todos de carrera Gaucho!

      Eliminar
    7. Muy bueno Michael Vailiant,
      Hay toda una enciclopedia con sus autos, todos muy buenos.
      Los recuerdo del viejo billiken que leía entre1969 y 1970

      Eliminar
  6. Parece mentira que probaran estos indomables bólidos en una ruta en donde hubiera la posibilidad de chocar de frente contra un camión, como de hecho ocurrió. "100% argento", no sólo el auto sino la conducta.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno , aún sería inexacto hablar de "una iresponsabilidad 100% humana" . Si leés el texto con atención , vas a ver que el piloto Carlos Lepro era de nacionalidad uruguaya . Si calificara al colectivo uruguayo a partir de ese hecho , sería una irresponsabilidad , pero sólo de mi parte ..

      Eliminar
    2. No discutan más!
      Podemos echar la culpa al camionero que probaba su camión irresponsablemente en un lugar donde podían venir autos de carrera a toda velocidad.

      Eliminar
    3. Querido amigo Diego, basándome en lo que escribiste, tu comentario sería "100% argento"...

      Eliminar
    4. Los argentinos somos derechos y humanos y argentinos.

      Eliminar
  7. Justamente iba a comentar lo mismo que Diego, con esos antecedentes salir a probar (y de noche...) en una ruta (argentina...) es como jugar a la ruleta rusa. De todos modos el TC argentino y en general el automovilismo hasta la muerte de Senna está lleno de tragedias, se mataban como moscas o bien quedaban parapléjicos, da igual si era un TC o un F1, recién ahí hubo un punto de inflexión y se empezaron a tomar medidas de seguridad. En el caso del TC se dejó de correr en rutas por las muertes provocadas por despistes y golpes contra taludes de tierra o alcantarillas, verdaderas trampas mortales.
    El prototipo en sí no tiene la culpa, de hecho es un armatoste parecido a los muchos que poblaron la categoría.

    PD: el famoso auto del Meteoro era "El GRX"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Releyendo y buceando, me parece que estamos mezclando dos capítulos:
      Uno el del X3 conducido por un robot que melange todavía corría.
      Y otro es el GRX con el motor maldito profanado del cementerio.
      Prometo investigar y volver sobre el tema.

      Eliminar
  8. Gaucho, le propongo una cosa: Ud. fabrica este modelo yo se lo compro, y se lo regalo a mi suegra, ¿le parece bien?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mala idea.
      Ahora que lo pienso, a mi suegra también le vendría bien un autito de estos.

      Eliminar
    2. Listo, ya tiene asegurada su vejez: fabrica este auto en serie, y se los vende a muchos yernos...

      Eliminar
    3. Buena idea, no sabía que tuvieras tanto olfato comercial!

      Eliminar
  9. Hizo un camión atmosférico no va a hacer éste modelo... Es como pretender que un oso polar no salga a comer por que hace frío... con gualichos no lo van a correr...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con gualichos a mi?
      Sepa que tengo la pata de conejo siempre lista!

      Eliminar