jueves, 27 de junio de 2019

rescate emotivo: la historia de fico y el tanque




"Será como David y Goliat, 
pero esta vez va a ganar David" 
Homero Simpson


"Fićo" (pronunciar Fii-cho) es el sobrenombre popular del Zastava 750, producido en Yugoslavia bajo licencia de Fiat, y no era otro que nuestro familiar Fiat 600.
Piensen en 1990. Si bien el auto se había dejado de producir en 1985, en los países centroeuropeos no había muchas alternativas y el autito tenía cierto status de culto.



Ahora piensen en Croacia, en el año 1991, y recuerden era una república socialista dentro de la República Federal Socialista de Yugoslavia. 
Por lo que pude entender, luego de la caída del Muro, el sistema socialista yugoslavo venía decayendo y resistiéndose a la decadencia. Esto implicaba hostilidades y situaciones encontradas en el orden social y militar.




Así las cosas, para asegurar presencia y determinación, el ejército yugoslavo había mandado tropas a varios lugares, entre otros la ciudad de Osijek (pronunciar Ósiek).
Croacia declaró su independencia y el ejército yugoslavo no tuvo mejor idea que sacar tanques a la calle para intimidar a los croatas recién independizados. 
Esto fue el 27 de junio de 1991, los tanques avanzaron por las calles de la ciudad.



La imagen de los tanques en la ciudad debió ser muy fuerte. 
Un muchacho trató de pararlos anteponiendo su Fico justo por donde debían pasar los blindados. 
Obviamente el modesto autito no era obstáculo para el tanque T55 y sus casi cuarenta toneladas lanzadas a velocidad. 
El Zastava fue atropellado, arrastrado, y finalmente aplastado contra un bus parado más allá, afortunadamente sin tener que lamentar pérdidas humanas.



Este atropello (nunca mejor usada la expresión) fue filmado y se viralizó mostrando al mundo claramente quién era el agresor y quiénes las víctimas. 



El dueño del auto era un chango de 30 años llamado Branko Breškić, que después se unió al ejército, sobrevivió a la guerra y falleció en un accidente de tráfico en 2001.



El conductor del tanque era un soldado de 18 años haciendo el servicio militar; se llamaba
Josip Ilić, y también era croata, de la ciudad de Županja.
Josip no frenó el tanque porque su oficial tanquista lo estaba apuntando con una pistola para asegurar el cumplimiento de sus órdenes.
Luego desertó del ejército y falleció en 2010 a los 38 años.

Cuenta la leyenda que posteriormente se encontraron Branko y Josip, y aparentemente se hicieron amigos.



En 2011, al cumplir el 20 aniversario de este suceso, en el mismo lugar del hecho, se levantó un monumento al Fico colorado aplastando al tanque doblegado. 
Un modesto homenaje al arrojo de Branko y un símbolo de la valentía de los ciudad
anos de Osijek, frente a la violencia del acero.



No soy de engancharme con epopeyas bélicas.
Por el contrario, los que me conocen, saben de mi total oposición la guerra y a cualquier manifestación de violencia.
Las guerras sólo sirven para maltratar y/o matar gente.
Y no gana nadie, ni siquiera los ganadores. 

De todos modos me enganché con esta modesta historia que habla de valentía desesperada en un tipo común, como cualquiera de nosotros.
Mentira, no como cualquiera.
Muchas veces me pregunto qué haría yo en una situación desesperada y francamente no se me ocurre otra cosa que desesperarme, gritar o salir corriendo. O las tres cosas juntas. Reaccionar en contra, a pesar de uno mismo es para otra raza más valiente, a la que no tengo el honor de pertenecer.
Sólo me queda admirarlos con un gusto de envidia amarga en la garganta y una triste emoción en el pecho.
Pido un minuto de silencio por Branko y su Fico, aprovechen para mirar otra vez las imágenes.
O miren el video del tanque amasijando al Fiat, les dejo el link de Youtube.




fuente: http://osjecani.com/node/11




That's All Folks!




Gaucho Man
el croata






AVISO IMPORTANTE:
Estoy preparando un post con foto de coleccionistas.
Los que no mandaron selfie, todavía están a tiempo aunque no por mucho.
La foto puede ser con autito o sin autito, delante de vitrina o en zunga.
Mi correo es gauchomodels@gmail.com .

No digan que no les avisé!




22 comentarios:

  1. Dicen que la guerra saca lo mejor y lo peor del ser humano, y el caso de la antigua Yugoslavia no iba a ser una excepción. A nadie en su sano juicio le gusta una guerra (excepto los proveedores de armas, seguramente) pero hay veces que es inevitable un confrontamiento cuando, por ejemplo, ves invadido tu país por una fuerza extranjera que quiere exterminarte.

    En este caso lo que fracasó fue la convivencia pacífica y triunfó el nacionalismo, murió el mariscal Tito (el que había logrado apaciguar todo el polvorín que eran los Balcanes) y el "invento" duró pocos años, aparte suma antiguas rencillas y ponle una pizca de enfrentamiento de religiones y ya tienes el cóctel perfecto.

    Me encantó el monumento, no conocía esta historia y te agradezco que la publiques. Me dio lástima el pobre 600 pero mas aún el destino que tuvieron los dos chavales. Ojalá hubiesen llegado a ser buenos amigos, lo deseo de verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honestamente no conozco la historia.
      Leí un poco para escribir el post pero seguramente hay mil detalles que escaparon a mi estudio.
      La amistad de los dos chicos es deseable, las dos muertes prematuras dan mucha pena.
      Todo da pena, hasta el destino del Fico.

      Eliminar
  2. Buena historia, una anécdota más sobre el terrible conflicto de los balcanes.
    Te confieso que por aquel entonces era un fan de la selección yugoslava de Basket y me sorprendió mucho que de la noche a la mañana compañeros y amigos no solamente se separaran sino que se convirtieran en encarnizados rivales, supongo que eso mismo paso en todos los ámbitos de la sociedad, vecinos, compañeros de trabajo fueron forzados por alas autoridades a encañonarse entre ellos por cuestiones étnicas, religiosas o nacionalistas.
    Gracias por el link, la historia y descubrirnos ese monumento.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi país también tenemos a la gente dividida, se habla de una "grieta" que atraviesa política, sociedad, economía y trabajo.
      Y también divide amistades, familias y la sociedad en general.
      Es muy triste porque los referentes de cada facción promueven el odio a la contra.
      Los pueblos tienen las guerras que se merecen.

      Eliminar
  3. Nacionalismo+territorios+dinero+religión=GUERRA.
    Buna historia, ojalá algún día en el mundo los Fico puedan vencer a los tanques.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosa reflexión, gracias por compartirla.
      (la tomo para mi inventario)

      Eliminar
  4. Uno piensa a veces que nuestros prejuicios (odios?) hacia el otro siempre están latentes, que sólo hace falta que alguien los agite para que salgan como la espuma del champán. Esto va para todo el mundo, pero nunca quedó tan en claro como en el caso de la ex Yugoslavia.
    Aunque parezca mentira, en algo que se considera como un hito de la desintegración yugoslava estuvo presente Argentina: en 1990 fue la sede del Mundial de Basquet y lo ganó Yugoslavia. En los festejos, se metió uno a la cancha con la bandera croata y uno de los jugadores (Vlade Divac, serbio) se la sacó, la estrujó y la tiró. Eso fue considerado como el comienzo de la escalada de violencia.
    Gran historia la de Branko y el Fitito balcánico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es al pedo, Argentina siempre donde hay bolonki.
      Terrible historia, aunque imagino que esa bander ofendió la fiesta deportiva como cuando acá se enojan al ver fiestas patrias con adolescentes con pañuelo verde.
      Es triste que la gente se tome todo esto de modo tan radical.
      Siempre termina mal.

      Eliminar
    2. Supongo que lo conoceis pero hay un emotivo documental sobre el tema; Hermanos y enemigos, para quien le interese.

      https://youtu.be/W2k6QVss9kI

      Eliminar
    3. Ayer empecé a mirar el video pero va para un par de días, déjame terminae de verlo y te comento!

      Eliminar
  5. Muy buen post Gaucho, desconocía esta anécdota fantástica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, la conocí casi de casualidad, de un post del club de amigos de Fiat, con la foto del monumento, ahí salí a buscar data.

      Eliminar
  6. No conocía tampoco la historia, seguramente no fue tan famosa como aquella del menifestante de la plaza de Tiananmen. Gracias por rescatarla.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos decir que esta es una versión resumida:
      una ciudad chiquita, sólo un tanque, y sin personas expuestas.
      En cualquier caso, en cualquier escala, es una muestra de lo que no debemos querer nunca.

      Eliminar
  7. que barbaro! yo tampoco conocía la historia.
    que significativa ls imagen, el video es tremento... como se refleja la adimetría de poder y la violencia de la guerra.

    gran post.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desastre en el zoom de la pantalla.
      Casi, casi que conmueve más el fiat arrollado que todo el atropello a las libertades que ocasionó la guerra.

      Eliminar
  8. Veo que está en el ADN de los simpatizantes de la marca italiana y sus franquicias o derivados...

    El 600 no paro el tanque, el tipo lo tiró ahi y se fué para que lo pasen por encima... Y el monumento lo muestra como si hubiera sido un luchador...

    Huevos huevos tenia el que se paro frente al tanque de pie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sé lo que Usted quiere decir: El 600 no paró al tanque porque no era un VW. Un Gol hubiera parado un tanque y mucho más.
      De todos modos el monumento muestra un luchador reventado.
      Y si quiere huevos de tanque a pie, le voy a hacer el post, ya sabe que me gusta complacerlo.

      Eliminar
  9. El simbolismo que significa el 600 siendo embestido por semejante mole es tremendo!es la comparación del invasor y el invadido.Tremenda historia Gaucho, de lo mejor que lei en estos días...

    Fernando de Lima, Bs As

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente estas historias son más sabrosas para escribir y leer que para protagonizar.
      Sino, mirá el pobre fitito cómo terminó.
      Aunque le hayan hecho el monumento pisoteando a Godzilla, el autito terminó en el desguace.
      Me recuerda la definición de Quino:
      "Héroe: mártir con mala pata"

      Eliminar
    2. Sin duda que es así, pero también pienso que eñe eso régimen comprar un vehículo no debe haber sido nada fácil. Así que sacrificarlo en nombre de una causa también habrá sido muy difícil.

      Eliminar
    3. Aunque parezca un comentario mezquino, hay que decir que no es un tema menor.
      En esa economía, para un tipo de esa edad, un auto sería la más preciada y valiosa posesión.
      El hombre sacrificó su tesoro.

      Eliminar