viernes, 8 de noviembre de 2013

rescate emotivo: el dique san roque

Entre 1884 y 1891 se emprendió en nuestra mediterránea provincia de Córdoba un ambicioso proyecto que comprendía dos diques y una red de canales para riego.

Para la construcción del dique principal, llamado “San Roque”, se utilizó cal producido localmente sustituyendo al tradicional cemento inglés que se usaba en esos tiempos.

El dique San Roque se inauguró en 1889. Tenía 35 metros de altura y 260 millones de metros cúbicos de capacidad, siendo una obra de vanguardia ingenieril para esos años.

 

Cuenta la leyenda que el proyecto tenia muchas opiniones y voluntades en contra, por motivos económicos y políticos. Estas voces opositoras se alzaron e hicieron correr rumores que ponían en duda la resistencia del dique fabricado con el producto nacional.
Se auguraba que el dique no resistiría el aumento de nivel del lago, es decir que una lluvia fuerte podía generar el desastre.
Y ese desastre implicaría la inundación de toda la zona.
Por tal motivo el dique jamás se llenó hasta la capacidad máxima, si miran las fotos van a ver que  en todas el agua está muy por debajo del nivel máximo.



El año 1892 estuvo signado por intrigas vergonzosas, acusaciones malintencionadas, peritajes fraudulentos y resultados mentirosos, además de algún negociado improvisado para "reparar" al dique.
Todo esto terminó en un dudoso juicio y cárcel a los responsables de la construcción del dique (señores Juan Bialet Massé y Carlos Casafousth) por presuntas fallas de construcción.
Luego de un proceso denigrante fueron sobreseidos y puestos en libertad, pero en el camino habían perdido todo lo que tenían y quedado en la más absoluta pobreza.

Lo que siguió fue un tiempo de pesadilla, sobre todo para la gente de la zona, que vivía en constante alarma, entrando en pánico ante cualquier amenaza de lluvia.
Se vivieron situaciones dramáticas en julio de 1892 y en mayo de 1922.

Finalmente, para evitar riesgos decidieron construir un nuevo dique, en el mismo desfiladero del dique original, pero unos metros más adelante.



En 1944 se terminó el nuevo dique y quisieron dinamitar el viejo dique pero estaba muy bien construido y no hubo forma de tirarlo abajo.

Al día de hoy, conviven los dos diques, constituyendo una curiosidad para el turista desprevenido, y un monumento a la infamia para los que conocen la historia.



Hoy, a más de 120 años de su construcción, el viejo dique permanece prácticamente entero y sólido, desafiando al tiempo, al agua y a la incredulidad.



(en estas dos últimas fotos se ve lo que queda del viejo dique, a la vista cuando el nivel del agua está bajo)

That's All Folks!

Gaucho Man
el insoportable


fuente
https://sites.google.com/site/ciclismocordoba2/elviejodiquesanroque
Y wikipedia

11 comentarios:

  1. Tremenda historia Gaucho; lo he visitado en muchas oportunidades: tres veces en lo setenta de vacaciones con mis padres, en 1982 con mi primer mujer, y en enero de 2011 con Valeria. En este último viaje, el guía de la excursión en lancha, nos contó la historia de Bialett Massé (a pocos kilómetros del dique está un hermoso pueblo que lleva su nombre). Te dejo el link a un álbum de Picassa donde acabo de subir algunas fotos que saqué en ese lugar:
    https://picasaweb.google.com/100867778145359747287/8DeNoviembreDe2013
    ¿Pueden verlas?
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buenas las fotos!
      yo hice ese mismo paseo hace unos veinte años o más, pero en ese tiempo se usaban anfibios rezagos de la segunda guerra más o menos adaptados al uso civil. años después hubo un terrible accidente cuando uno de esos se hundió en medio del lago, todavía están buscando algunos de los desavenidos turistas.

      Eliminar
  2. Antes las cosas se hacian para durar.
    Triste e inmerecida suerte corrieron sus constructores, al menos su obra perdura, demostrando su profesionalidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lamentablemente es una historia que se repite a diario, sobre todo en mi país,
      uno ya siempre sabe cómo terminan las cosas.

      Eliminar
  3. Bien, es lo que pasa cuando convergen intereses que van en contra del bien común... al menos, de los constructores quedó su buen nombre y la vergüenza y el escarnio fue para los opositores y aquellos que denigraron a los ingenieros.

    Su mancha no la podrán borrar mientras lo que quede de la presa esté ahí, desafiante...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola antonio. lamentablemente eso que dijiste es la definición/aplicación que se le da a la política en este país.
      la historia de este dique es apenas un capítulo de una larga larga historia.

      Eliminar
  4. "El paredón viejo" perdurará muchos años más incluso se le encontró un uso como platadorma de pesca, ya que de las cornisas del nuevo dique y alrededores siempre hay turistas que no son muy compatibles con la tranquila y contemplativa actividad de pescar.
    Forma el lago homónimo que acompaña a la ciudad turística de Carlos Paz, (Famosa por trabajar 3 meses al año arrancando la cabeza a los turistas en verano y luego pasar otoño invierno y primavera con sus ganancias)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es bueno el paredón ese sirva para algo, aunque yo no me animaría a subirme ni por equivocación.
      de todos modos le pregunto si los cordobeses que pescan en ese paredoncito conocen la historia.

      Eliminar
  5. No deja de ser otra de las miles de contradicciones de nuestra historia como país, la prueba está que hace más de un siglo que vivimos presenciando peleas entre bandas políticas antagónicas que se dedican a destruir lo que el otro (mal o bien) construyó. Y asi estamos, estancados y sin visos de progresar en ningun aspecto.
    Por eso el relato no sorprende.
    El año pasado anduve por ahí en solitaria excursión una soleada tarde de domingo luego de visitar a los amigos y a la expo ACME de Córdoba, a la que no pude acudir este año.
    Me atraen mucho los diques, obras majestuosas e intimidantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es la triste y verdadera verdad,
      cada político hizo lo contrario y así sucesivamente,
      y así nos fue
      y así nos va

      Eliminar
  6. Triste historia. Lo mismo pasó con los aviones y sus motores que fabricábamos en Córdoba y con toda la Industria Argentina en general.

    ResponderEliminar