viernes, 9 de mayo de 2014

las ruedas más calientes

En estos días estuve frecuentando un grupo de coleccionistas locales, que si bien son todos viejos conocidos desde hace varios años, nunca dejan de sorprenderme por algunas características propias e inconfundibles.
Coleccionan varias marcas, pero principalmente se reconocen e identifican con la marca Hot Wheels.
En tal sentido, para entender mejor a este colectivo coleccionista, la mejor manera de abordar el tema es entendiendo a la marca de Mattel y al particularísimo mercado argentino.
Los invito a sufrir algunas consideraciones.



El fenómeno de las ruedas calientes
La marca HW surge en USA a fines de los sesenta, como competencia de Matchbox y Corgi. Si bien el producto apuntaba más al mercado juguetero que al coleccionable, en poco tiempo sus modelos se transformaron en objetos de colección. Con mucha inteligencia manejan un marketing específico que continuamente crea nichos mediante series limitadas, que prolongan la vida comercial de los modelos hasta limites insospechados. 
Así las cosas, de un mismo modelo, mismo casting, se pueden contar First Edition (la primera edición), Treasure Hunt (mismo modelo pero con pintura especial, producido en cantidades limitadas), Super Treasure Hunt (similar al anterior pero con ruedas de gomas). A partir de ahí, viene un largo etcétera de series limitadas Collector's Series, 100% Hot Wheels, Boulevard Series y un largo etcétera que incluye variaciones y variantes de las variaciones, entendiéndose como tales a distintas ruedas o esquemas de color.
Si bien el espectro de modelos tiende al infinito, la temática más desarrollada gira en torno a los muscle cars yankis. Iconos como Mustangs, Corvettes y Camaros son recreados en mil versiones, castings o decoraciones.


La mayoría de los modelos incluye ruedas de gran tamaño, impensables a escala 1/1, pero con un inquietante resultado en un modelo a pequeña escala. Pueden profundizar sobre este efecto en mi post sobre las Pin Ups del coleccionismo.
La escala siempre esta en torno al 1/64 y si bien los precios aumentan paralelamente a la exclusividad de la serie, se puede generalizar que cotizan a un tercio que los coleccionables 1/43.




En el país de los ciegos, el tuerto colecciona autitos

Seguramente el mercado argentino es muy pequeño pero también es extremadamente particular.
Desciende de una rica tradición diecastera (Buby, Galgo, Aguti, Muky, entre otros) que nos hereda modelos antiguos a un precio que aumenta día a día en forma exponencial.
Por otra parte, las restricciones a la importación hacen que los autitos "modernos" también resulten muy caros. Un simple coleccionable de segunda linea alcanza precios que horrorizarian a los coleccionistas europeos. Y ni hablar de modelos premium o escalas grandes.
Resumiendo: en Argentina los autitos de colección cuestan un huevo!
En tal sentido, los modestos coleccionables de HW vienen justo a calmar las ansias de los coleccionistas locales que exigen autitos a bajo costo.
Un coleccionista de HW sale de compras y nunca regresa con menos de cuatro o cinco modelos nuevos.



No todo lo que reluce es coleccionable

Una de las costumbres más arraigadas entre algunos coleccionistas es conservar el autito en su blister original. De este modo, el autito vivirá en un estado virginal inmaculado, aunque el coleccionista jamás llegue a tenerlo en sus manos.
No deja de ser una curiosa costumbre que condena al coleccionista a pagar un autito completo que nunca tocara con sus manos y del cual sólo podrá disfrutar la mitad que se ve.
Viven el coleccionismo en una sola dimensión, y hasta es posible que atesoren un modelo que tiene el otro lado fallado sin enterarse jamás de dicho handicap. Hay quienes dicen que esta gente colecciona blisters y no autitos.

Siempre dentro del coleccionismo de blisters, he sabido de coleccionistas que se dedican a los modelos fallados. Modelos con ruedas distintas, o con ruedas faltantes, o con el interior o vidrio faltante o colocado al revés constituyen verdaderas rarezas que muchos se deleitan en descubrir y coleccionar.  

Otro derivado del coleccionismo de blisters son los modelos "Mistery". Se trata de blisters de plástico negro opaco que esconden un autito de identidad reservada.
Es decir que el coleccionista compra sin tener idea de lo que se está llevando hasta que no abra el blister, cosa que tal vez no haga nunca en su vida.

Como ya mencioné, los coleccionistas compran de a muchos modelos, incluso repetidos. Esta costumbre, sumada al habito de no abrir blisters, da lugar a un sorprendente tráfico y comercio de autitos "como nuevos" que aparecen por generación espontánea en cualquier evento, reunión o encuentro.

Es común encontrar coleccionistas que se dedican a un modelo en particular.
La colección constará de 20 o 30 autitos, todos de distinto color, quizás con distintas ruedas (las ruedas también pueden ser de distintos colores y/o diseños), pero todos del mismo casting.

Otra tipología que pude observar son los que tienen un listado de todos los modelos del año y salen a comprar todos los modelos gusten o no, sean lindos o no, los tengan del año anterior o no.
Algunos coleccionistas guardan cajas llenas de blisters que rara vez asoman a la luz del sol.

Otro fenómeno con el cual simpatizo abiertamente: Con tantos modelos disponibles, es común que los coleccionistas busquen marcar la diferencia. Son varios los que personalizan sus modelos, desde simples cambios de rodado hasta complicadas transformaciones quirúrgicas que demandan mucha especialización, tiempo y paciencia.




Dichosos los coleccionistas, porque de ellos será el reino de los cielos

Por último, quiero destacar el aspecto más importante: son buena gente, abiertos y prontos para compartir y extremadamente solidarios.
Y disfrutan del coleccionismo.
A diferencia de los coleccionistas en escala fija, que sufrimos por los detalles o la fidelidad, a esta gente todo les viene bien, siempre encuentran algo bueno.
Una boludez como la escala, tan fundamental para nosotros, a ellos ni les molesta.
Tampoco se preocupan por la poca fidelidad de decoraciones (nosotros a veces nos rompemos la cabeza por un calco de un que no corresponde con la carrera de Le Mans de tal o cual año), a ellos les gusta que haya muchas decoraciones y no les importa sean reales o no.
Ellos son felices, disfrutan el coleccionismo.
Y también disfrutan de la amistad. Sin envidias, sin rencores.
Rescatan la mejor parte del coleccionismo: la gente. 
Gente abierta, dispuesta a mover toda una colección sólo para compartirla o promover el hobby.
Gente de la que vale la pena.
Gente que recomiendo ampliamente.


Gaucho Man
el envidioso


PD: Desde este modesto espacio le mando un caluroso abrazo a toda la comunidad, y les agradezco que me participen de todos sus eventos y espacios.


26 comentarios:

  1. ¿quien no ha tenido un Hot Wheel alguna vez en su vida?.

    Yo particularmente no entiendo esos que compran y no abren blisters, tal vez dicen por que pierden valor economico para una futura transaccion, ¿pero el valor de un objeto no reside en verlo de cerca, tocarlo, disfrutarlo ?
    PD: no veo bien la primera imagen, ¿pero es posible que se trate de un roedor en un W.C ¡
    OMG terrific!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el que esté libre de pecado que tire el primer autito.
      en efecto, eso que sale del WC es un roedor y eso que tiene en la cabeza a modo de sombrero es una sopapa.
      HW tiene varios engendros de ese tipo, y este en particular siempre me causó mucha gracia.

      Eliminar
  2. A mi de HW sólo me gusta el changuito de supermecado... Y no tuve la valentía de comprarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cómo que no fue capaz de comprar el carrito?
      se lo consigo!
      y se lo cambio por el toro amarillo!
      seguramente va a quedar eternamente agradecido.

      Eliminar
    2. Ud. Ya tiene toro nuevo y sin mostrar...

      Eliminar
    3. cabo, no sea alcahuete!
      me boicotea el incógnito!

      Eliminar
  3. Eduardo, me mataste con las fotos, ese ultimo trio, al de barba no lo conozco, pero el señor del centro y don willis, que grosos son, lamento no haberme podido llegar a la reuneta, pero me hicieron laburar el feriado, que se le va a hacer, la vida del pobre vio.
    Un abrazo Edu
    Guille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, la verdad es que estuvo muy lindo.
      baste con decir que ni miré autitos porque estuve todo el tiempo abrazando amigos.
      te anotamos para la próxima!

      Eliminar
  4. Buenisimo el post!, en algun momento pense en coleccionar HW, teniendo en cuenta los precios. Pero bueno, quizas es mejor priorizar calidad a cantidad

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todos hemos pasado por ese momento:
      chiquito o grande, that is the question
      y el que no haya comprado jamás un 1/64 que arroje el primer autito.

      un detalle que me hace ruido de los HW:
      como en todas las cosas, en autos hay lindos y feos.
      los feos somos necesarios para que los lindos puedan resaltar.
      aunque sean feos hermosos (por ejemplo un 2CV), los modestos citros son necesarios para que podamos apreciar al super lamborghini.
      si no existieran los feos y fueran todos super lamborghinis, ningún auto brillaría.
      y con HW pasa eso: todos los autos brillan, todos son poderosos, todos deseables.
      no hay modelo "feo".
      es volver a la idea de la "pin up" hecha autito.
      y eso le quita veracidad a la colección.

      Eliminar
    2. Totalmente!, si a brad pit le metieran 40 actores de reparto facheros el tipo no resaltaria jaja

      Eliminar
    3. ni yo lo hubiera dicho mejor

      Eliminar
  5. Comparto todo lo comentado, tanto lo de la reunión (y los amigos) como el asunto del HW collector y su compulsión por el "mint in blister", tema ya ampliamente debatido.

    Ahora bien, eso de ir de compras y traerse 4 o 5 ya se acabó, hay una sequía de HW fenomenal, ya casi no se ven por ningún lado, y nos consta que en aquella reunión lo interesante ya no es más barato, precisamente porque quien los tiene los hace valer.

    Supongo que el inodoro-car no es suyo sino una foto de la web, quiero creer...
    Y menos mal que no salí escrachado jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es cierto que cotizan, pero en líneas generales siguen siendo un 30% más baratos que los 1/43, manteniendo la relación entre los básicos HW con los básicos coleccionables, y también entre los HW premium versus los 1/43 más caros.

      no tengo el inodoro car pero me cae terriblemente simpático, es un HW que compraría gustoso.

      tengo una foto suya pero la guardo para el post "las caras más lindas del die cast", de próxima aparición.

      Eliminar
    2. Por favor espero ese post de las caras mas lindas del die cast !!!!!

      Eliminar
    3. es que estoy esperando que mandes tu foto.
      no puedo mandar un post dejándote afuera!!

      Eliminar
  6. Mi etapa del 64 fue hispanofrancesa, concretamente de Majorette y Guisval. Esto en mi infancia, luego se me quedaron chicos (nunca mejor dicho).

    Nunca tuve ni Hotweels ni Matchbox, por otro lado habría que mencionar a Tomica (igual de apasionante, por lo que he leido, que el coleccionismo de HW).

    Lo de los blisters no me parece nada raro, igualmente pasa por ejemplo con objetos de Star Wars.

    Lo importante es que la gente sea feliz, aunque coleccione papas fritas, y viendo las caritas de la gente de las fotos parece que cumplieron de sobra con ese objetivo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me tocaron los matchbox y los tengo muy cerca de mi corazón.
      pero también respeto mucho a los tomica.
      cada modelo es una pequeña pieza de ingeniería, todos declaran la escala en su base (que no siempre es la misma) y todos sorprenden con detalles o funcionalidades impensadas. y no le tienen miedo a nada: autoelevadores, triciclos, locomotoras, gruas, tranvías y -por supuesto- autos.

      Eliminar
    2. Es que los Matchbox son como la nobleza del diecast al 64... esas cajitas de cartón eran inolvidables.

      Pero eran juguetitos algo más complicados de encontrar en España, acá reinaban las marcas nacionales sobre todo y luego algo de Majorette (a partir de los 80).

      Eliminar
    3. acá los matchbox iban y venían, según el gobierno de turno. libre importación - restricción - libre - restricción y así sucesivamente

      Eliminar
    4. Yo recuerdo y me saco el sombrero con los Tomica de caja negra, valga las horas que puse la nariz contra el vidrio mirándolos prístinos e inalcanzable. (Valga aclarar que mi nariz iba a un metro del piso en ese entonces)

      Eliminar
    5. es que en los años jóvenes, creo que los tomica eran poco encontrables, casi diría una rareza.
      encontrar un tomica en una juguetería era como encontrar un japonés en su cama.

      Eliminar
  7. Amén, Amén.
    Ahora mismo tengo como 500 blisters sin abrir, pero que de unos días para acá me ha dado por abrir los que mas me gusten, como terapia.. jaá !! Se siente bien, hermano Gaucho !


    Algo: He visto a señoras comprando HW's en el super para sus maridos y a matrimonios o parejas tambien y me los he vuelto a encontrar en otro super..
    Tambien he visto que los mismos empleados escogen los suyos antes de colgarlos para la venta. Como ves ?

    Saludos !!


    ResponderEliminar
  8. No tengo buen feeling con Hot Wheels. Para mí arribaron al mercado para "berretizar" los 1/64 y provocaron que los queridos Matchbox se berretizaran también para poder competir, y que la industria autóctona también sucumbiera al no poder contra esa invasión masiva... Yo paso!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. No me gustan los HotWheels en 1/64, si me gustan en 1/43.
    Como comenté en el blog de Cabo, prefiero los encuentros con coleccionistas "en mi casa/su casa", charlando café de por medio y mirando las vitrinas con las colecciones, a estas reuniones "exclusivas", donde uno debe aguantar a cada personaje...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  10. En algo estaremos de acuerdo: A los "ruedas calientes", o los aman o los odian y.. tal vez habrá quien o les va o les viene.

    Saludos !!

    ResponderEliminar