martes, 28 de febrero de 2017

paseando por nurburgring






SALGO A CAMINAR POR LA CINTURA CÒSMICA DE NURBURGRING

Seguramente, con este modesto escrito me voy a ganar un montón de epítetos para mi madre, mi hermana y mi lora.
Por tal motivo, antes de empezar, quiero dejar bien aclarado que admiro a Fangio, amo al Torino y estoy orgulloso del éxito de la Misión.

Eso que los argentinos llámanos pomposamente “La Misión” no es otra cosa que la movida realizada para competir en la carrera de la Marathon de la Route, corrida en el circuito de Nurburgring en 1969.




LA HISTORIA OFICIAL

Resumiendo 84 horas de carrera podemos decir que salieron tres Torinos, dos de ellos se hicieron pelota durante la carrera y el tercero terminó recorriendo más vueltas y kilómetros que cualquier otro competidor, pero…



Pese a tan auspicioso final, el Torino fue penalizado por una serie de paradas , entre otras por un desperfecto técnico en el escape, si mal no recuerdo.
En efecto, el reglamento era un tanto curioso: por cada minuto de parada se descontaba una vuelta, un reglamento que todos aceptaban al inscribirse, incluso los argentinos.



La clasificación final fue taxativa:  Con la penalización, el Torino quedaba cuarto, es decir que no ganaba.


LA OTRA HISTORIA OFICIAL

Para algunos argentinos fue una experiencia, un signo de madurez industrial y deportiva.
Recuerdo que IKA distribuyó entre sus proveedores este cuadrito que resumía el sentimiento (en la fábrica de autopartes donde trabajaba había uno).



Como siempre ocurre, hay mucha gente que no se banca leer la soporífera crónica completa de la carrera ni mucho menos entender los tediosos considerandos finales de la clasificación,
y prefieren guiarse por la tradición oral.
Así es como cincuenta años bastaron para que nosotros los argentinos festejemos un triunfo impostado.
Nuestros orgullo por ese resultado apócrifo ya lleva casi medio siglo, quizás sea un buen tiempo como para pensar en voz alta.



Como auto, el Torino anduvo bien pero también es cierto que tenía mucho más motor que los otros autos.
El ADN primigenio del motor Tornado venìa del país del norte, apostando a la cilindrada màs que a la compresión. En Argentina se mejorò mucho, pero seguìa siendo un motor grande de potencia tranquila, capaz de crucerear a altas velocidades sin exigirse demasiado.
Por otra parte, los Lancia, Porsche, Mazda y BMW tenían que exprimir sus motores en la zona alta del tacómetro, para lograr las velocidades relativamente fàciles para el Torino.
Obviamente, nuestro Torino estaba en ventaja sobre los comprimidos motores europeos, al menos para una prueba de este estilo.



De no ser por la famosa penalización, nuestro Torino hubiera sido el ganador indiscutido.
Pero esa penalizaciòn fue reglamentaria,
y el reglamento era el mismo para todos, por que todos -incluso nosotros- hablan aceptado las condiciones para ganar.



No ganamos, fuimos cuartos.
Lo que no es poco, considerando que era un equipo sin experiencia previa, sobre un auto nuevo, en un circuito desconocido, con un reglamento caprichoso.
La industria argentina estuvo en la vidriera internacional màs importante, junto a los jugadores de primera lìnea, y no anduvo mal.



Pese a la inexperiencia, la distancia, el reglamento y todo lo otro,
el Torino saliò cuarto.
Pero no primero,
De todos modos no es poca cosa.



That's All Folks!


Gaucho Man
el enhiesto




25 comentarios:

  1. Bonito artículo del que ya se ha convertido por méritos propios, en auto fetiche.
    Me lo tomaré como regalo de aniversario de Don Eduardo.

    Sin duda la Mision Argentina marco un antes y un después.

    (Lo de perder una vuelta por cada minuto de parada. Me parece una norma excesiva e ilogica. Teniendo en cuenta la longitud del circuito)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joan, feliz aniversario.
      En Argentina, el fanatismo automotor siempre estuvo tradicionalmente divido entre Ford y Chevrolet,
      aunque -como bien dices- luego de esta carrera, surgiò una nueva tendencia.

      Eliminar
  2. hola Gaucho te estan reclamando por el grupo coleccionistas argentinos de diecast, MUY BUENA LA CRONICA DEL TORINO, yo la vivi por radio en ese momento tenia 12 años. soy MIGUEL SARFSON un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, dame tu telèfono que te llamo, mi celular es 15-5044-9694

      Eliminar
  3. Interesante Articulo como siempre y bien nutrido el que nos mostras maestro.

    Esos pequeños son una delicia

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Seat.
      los pequeños son una modesta colecciòn pero muy difìcil de conseguir, sobre todo porque algunos son modelos viejos, descatalogados o ediciones limitadas.
      estoy orgulloso de ellos.

      Eliminar
  4. Si te digo la verdad, solo me enteré de esto ya hace algo de tiempo por otra reseña si no tuya, de otro compañero argentino (quizás Juan).

    Tuvo su mérito, es cierto, pero algunos de ustedes exageran mucho cuando dicen "hazaña universal" y cosas por el estilo. Pero si no fuesen exagerados, no serían argentinos!

    p.d. lo mismo se dice de nosotros los andaluces, me solidarizo con vosotros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que -tal como comentas- te hayas enterado por el mío (lo mostré haca más de 4 años). Aquí está Antonio:
      http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2012/09/150-ika-torino-380w-competicion.html
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Es cierto que Juan fue el primero.
      Yo sòlo explorè una alternativa poco comùn para los argentinos.
      No es fàcil el oficio de ser argentino.

      Eliminar
  5. En mi recuerdo siguen intactas las palabras que me dijo mi papá -pegada su oreja a la radio siguiendo las noticias desde Nurburgring- cuando en ese 1969 tenía yo 6 años: "dimos más vueltas que nadie, pero nos penalizaron y quedamos cuartos; igual es un triunfo". Estas palabras fueron dichas en primera persona, ya que papá era fanático de los Torino -luego tuvo 4, cumpliendo su sueño de tener "la coupé Torino blanca"-, pasión que me transmitió (aprendí a manejar en uno de ellos y en el Falcon de mi abuelo) y que en cierta manera mantengo hoy.
    Por lo tanto, siempre tuve en claro que no "ganamos", pero que fue algo similar.
    Y quiero tener muchos Torino en 1/43. Por supuesto, de competición (abstenerse el de Salvat...).
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu viejo tuo razòn, todo en su medida y armoniosamente.
      Y dichoso el que hizo realidad el sueño del torino propio.

      Eliminar
  6. A esta altura tengo que reconocer que vivo dentro de un Tupper , y agradecerle que tan clara y brevemente me haya esclarecido.
    Había oído hablar de "La misión" en términos rimbombantes por parte de personajes no muy estimables , pero al conocer la historia de ese cuarto puesto me pareció fascinante . Como aúlla Ian Gillan :"No es la presa , es la emoción de la caza".
    Mis mayores respetos para la Vieja , la sorella , y la agapornis que , pobrecitas , no tienen la culpa de lo que somos . Es mas , estoy dispuesto a apearme de mis principios , y brindar con Ud. con agua , como si fuera un kamikaze .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi vieja y el resto del zoològico le agradecen los saludos.
      Aguante la misiòn carajo!

      Eliminar
  7. No sabía de ello pero qué reglamento tan obtuso, si ya bastante tiempo y recorrido se pierde con el hecho de parar en pits. Si para eso se suponía que se hacía el conteo de vueltas supongo.
    Yo estaba muy peque y hasta acá no se transmitían en vivo estos eventos según se, pero seguramente sabían de antemano que los Torino podían alcanzar y superar a los demás autos con todo y paradas. Por eso ese fraude prefirmado.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo recordar que habìa un box para paradas y reparaciones.
      La penalizaciòn era para las paradas fuera de box.
      Imagino que semejante reglamento debìa incluir algùn espìritu en particular, eran alemanes, no hacen nada sin un buen motivo.

      Eliminar
  8. El bendito ruido del escape, acostumbrados nosotros a que el ruido del escape dañando no altera sino condimenta una carrera allá les resultó inadmisible un ruido a escape. De ahí la parada... De ahí la sanción... De ahí que nos paso algo similar al mini Cooper...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todos somos mini cooper, quizàs sea una constante en este tipo de carreras.
      yo estoy contento con el cuarto puesto, me basta para mantener mi argentinidad contenta.

      Eliminar
  9. El reglamento es injusto pero lo es para todos por igual, en este caso se primaba mas la fiabilidad que la velocidad, pero como vencedor moral el Torino puede presumir de ser el auto mas rapido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los argentinos somos vencedores morales aunque seamos vencedores reglamentarios,
      nuestra moral pisa màs fuerte que cualquier reglamento.
      y asì nos va...

      Eliminar
  10. Emocionante post que hace recordar los pormenores de una hazaña, vista en el contexto de un tiempo muy particular para el automovilismo argentino y porque no mundial. Veo las miniaturas, simplemente fantásticas y creo reconocer 2 Minarge , es asi? el tercero seria un?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, el de trompa colorada es minarge, el de trompa amarilla es buby 1999 de la serie "a todo motor" y el ùltimo es de motor art studio.

      Eliminar
  11. Hola Gaucho! Tanto tiempo!, si bien a veces te veo publicar alguna que otra foto en un grupo de FB, pero después de mucho tiempo vuelvo al Blog.
    Por mi parte, poco y nada se de " La misión Argentina", hoy en dia solo se puede saber de esa hazaña investigando por internet, y en este caso que mejor que una breve reseña y las fotos de las réplicas !
    Me gustó mucho la amarilla, al ser de buby, no hay con que darle, inigualable....
    Ahora me pasaré mas seguido por aqui, te invito a mi blog en unas semanas, retomare la actividad del mismo!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. genial, necesitamos un poco de aire fresco para renovar el ambiente bloguero.
      pasame el link cuando publiques para asegurarme de agendarte.

      Eliminar
  12. con la siempre remanida historia de aquella "misión" me entran siempre dos sentimientos encontrados, lo que éramos como país potencial en aquellos años y lo que llegamos a ser después. Hoy Corea, Brasil, España, India, Taiwan, Polonia, Turquía y varios otros países que en los 60s ni soñaban con tener diseños propios, los tienen y los exportan, y nosotros nos quedamos recordanso la "misión" y viendo correr al TC..., categoría inexplicable e inentendible en cualquier lado del mundo que no sea aquí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no hacìa falta revolver la herida.
      hubiera basado con que digas "què lindo autito!"

      Eliminar