sábado, 2 de diciembre de 2017

tractor de casà - gaucho models 1/43





La Real Academia de Quino define "Mártir: Héroe con mala pata".
A este auto le pasó algo similar, pero en vez de enterrarlo en un pozo, lo pongo en este espacio, de todos modos tampoco lo va a ver mucha gente acá.
Y si lo ven, va como una lección de lo que no se debe hacer.

Juro que inicié el proyecto con mucho entusiasmo, pero con el tiempo surgieron problemas técnicos que no supe o no pude manejar,
también otros que pude remendar pero que me causaron problemas a largo plazo.


Recuerdan al Tractor de Casà?
Fue mi primera cupecita y espero que la última, y acà està el precio que pagué por mi inexperiencia.

El tiempo pasó y el auto se bancó casi dos años chupando polvo en una caja que uso para los modelos en proceso.
Finalmente hace un par de días necesitaba el lugar en la "caja de procesados", por lo que apuré el final (armé el interior que había preparado de apuro la semana pasada), improvisé los transparentes (una cagada, si les interesa mi opinión).


Terminar apurado me hizo olvidar algunos detalles que traté de solucionar cuando ya era tarde.
El parabrisas sufrió un cambio de estrategia: primero hice el parante en material para luego cortar dos ventanas, pero luego pensé en hacer un sólo parabrisas partido al medio.


Esto de cortar transparente es la parte más odiosa del trabajo, aún con anteojos, lupa, luz diurna y una buena tijera, es muy difícil de lograr un buen trabajo.


El resultado quedó a la vista: fisuras en carrocería a la altura del parante A, ventanas laterales que ni me molesté en hacer, un parabrisas desprolijo y asimétrico y partes de madera a la vista sin pintar.


Otro problema fueron las ruedas.
Esta es la versión de autódromo que usaba ruedas anchas.
Yo puse las Gaucho Ruedas porque no tenía otras, pero la verdad es que hubiera necesitado otras ruedas de mayor diámetro.


En fin, el modelo está en las fotos y las fotos no mienten.
Aprendan como yo.





That's All Folks!




Gaucho Man
el obsecado







18 comentarios:

  1. Hay dicho que dice: "Errar es de humanos. Perseverar en el error de tontos"

    De los errores se aprende. Al igual que de los aciertos.

    En su cupecita le ha pasado como con algunos vinos. El aroma y el sabor, están ahí.
    Pero tal vez (Y digo tal vez, por que no estoy capacitado, ni con derecho a crítica) no había madurado bastante.

    Igualmente. Con o sin fallos, sacar de la nada, un autito. Es un placer reservado a los que se atreven.

    Y como decimos por aqui:"OLE tus cojones!!!"

    Le continuo admirando....no lo dude.

    Joan El Admirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entiendo tu comentario y te doy la razòn,
      mi desencanto viene de comparar este trabajo con otros anteriores.
      hace diez años, este resultado hubiera sido genial,
      ahora es un paso atràs.
      sobre todo en comparaciòn con mis aspiraciones.

      Eliminar
  2. Nunca hay que darse por vencido Maestro.

    Siempre por muy adelante que se vaya se da un paso atrás y aquí se ha dado el caso.

    De todas formas es una muy buena entrada que me ha gustado y mucho


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias amigo, es bueno tener seguidores tan leales.

      Eliminar
  3. Tengo un problema grande con las cupecitas. No me gustan. Vengo de familia de tíos y abuelo/abuela re fanáticos del TC y las cupecitas (mi viejo no, sabe dios por qué). Iban a ver las viejas carreras al triangulo de Morón. Pero no me gustan. Vivo en San Miguel, ciudad de cupecitas, donde todos los años se hace una gran caravana con no menos de 30, pero no me gustan. Sin embargo, vi estas fotos y me llevaron inmediatamente 40 años atrás. Habían salido unas carrocerías de los F1 del momento para Scalextric (no recuerdo si eran Miami o algo así). A mí no se me caía una moneda. Así que con retazos de Madera Balsa que tenía, arme una del Lotus 79. Con ala invertida en los pontones y todo. Y hasta polleritas (en mi mente iba a tener efecto suelo…) pintado con tempera y tinta china dorada, la misma de los mapas. Me encanto el resultado, pero ahí mismo caí en la cuenta que si no tenía una moneda para comprar una carrocería, ni hablar de un Mabuchi o cosa por el estilo (ruedas si llegué a comprar.), y mucho menos, una pista y pulsadores. En fin, ahí quedo durante años, fue el único, y desapareció en esa oscura época en la que uno deja de ser un adolescente soñador, y aun no es un viejo melancólico, y si los objetos no están bien escondidos, van a parar a la basura. Me encantaría tenerlo ahora. Eso me paso con el tractor. Veo por ejemplo el Formisano, y me admiro. Está a la altura de cualquier otro autito que se muestra por estos lados o mejor, por lo exclusivo), pero esta cupecita me llevo de viaje. Así que, más que bienvenida esta entrada!! Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me pasa parecido:
      vivì el ùltimo tiempo de cupecitas en mi infancia, deberìan gustarme.
      pero nunca me cerraron del todo.
      de todos modos, tengo que decir que tienen algo que me atrae,
      son funcionales, como un arma de guerra, nadie le pide belleza a una ametralladora, simplemente se le exige que funcione.
      y estos bichos funcionaban con velocidades jamàs imaginadas por los tècnicos de ford o chevrolet,
      ademàs de sorprenderme gratamente con las modificaciones criollas, fueran mecànicas o de chapa.
      los emiliozzi con el motor de àrbol de levas a la cabeza, las esculturas de los carroceros, siempre limitados por un reglamento retrògrado, fueron el caldo de cultivo que desembocò en el magnìfico SP.
      y ahì empieza lo que te querìa comentar.

      Eliminar
  4. Solo porque ya le pintaste Gaucho, pero a esa cupecita le encuentro potencial todavía y además esas Gaucho ruedas le quedaron perfectas.
    Y como dijeron mas arriba, trae le esencia Gaucho model y si es capaz de evocar recuerdos a alguien o a varios mas que mejor que saliera a la luz.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Eddie, gracias por perdonar mis errores,
      parece que alguien desenterrò recuerdos con este modelo,
      el objetivo està màs que cumplido ahora.

      Eliminar
  5. Yo lo único que veo y no puedo entender es cómo un amasijo de balsa y masilla se convirtió en una cupecita.
    Cualquier obtuso puede hacer coincidir dos planos si se le da el tiempo suficiente, como a los proverviales monos con máquinas de escribir.
    Pero elaborar una forma en el aire y construir una historia con palabras es cosas de artistas.
    Ud. tiene el talento pero se niega a aplicarlo con disciplina.

    Dios le da pan al que no tiene dientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de pan o dentaduras, es mucho màs complejo y sin remedio a la vista.
      hay uno o dos factores que estàn tocando lìmite, y para peor van en sentido contrario.
      uno de ellos es el mètodo. mis materiales y ciencia son limitados en su maleabilidad, sobre todo considerando la escala 1/43 que exige florituras màs allà de las posibilidades.
      el otro lìmite es mi vista y pulso que se van gastando con el tiempo, y van en contra de la expectativa mìa personal que va creciendo dìa a dìa, modelo a modelo.
      hay modelos que ni siquiera intento por su grado de dificultad (por ejemplo, los flancos esculpidos de un falcon son un pasaje directo a la frustraciòn),
      de ahora en adelante sè que las cupecitas no deben intentarse, por el bien de mi desnutrida autoestima.

      Eliminar
  6. De donde no hay no se puede sacar, me refiero a que estos engendros son de las cosas más horrorosas que he conocido en todo lo que llevo visto de automovilismo... Y no son pocas cosas las que he visto, créeme. Aunque estos sapos corriesen como descosidos, que no lo dudo.

    Así que no te preocupes mucho por los resultados, la verdad es que los errores no se notan apenas. Buen consuelo, no?

    Eso sí, te premio la voluntad y las ganas de superarte, pero (para mí) es energía, tiempo y medios mal gastados.

    En fin, siempre digo que tiene que haber de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me gustan demasiado estas cupecitas.
      De todos modos estos bichos valìan màs por su funcionabilidad prestacional que por su belleza intrìnseca.
      Te aseguro que hay todo un universo de estos bichos, muchos de ellos apenas diferentes de los hot rods yankis.
      de todos los que fui viendo, me entusiasmè con este porque visto de arriba tenìa una forma casi de escualo.
      De todos modos, para tu tranquilidad, no creo que vuelva a intentar una cupecita.

      Eliminar
  7. Casi casi que lo que escribió Juan P. Arrighi es lo que hubiese escrito yo, y coincidimos entre otras cosas en que las cupecitas nunca me gustaron tampoco. Y jamás se me ocurrió ni se me ocurrirá comprar alguna pese a que las tuve frente a mí en incontables ocasiones, tanto en escala 18 como el la 43, lo mismo el TC aborrezco todos esos dinosaurios en formato carrera de Chevy, Falcon etc desde sus orígenes a la actualidad, que de esos autos poco y nada queda solo una cáscara vacuoforme y el nombre.
    En cuanto a tu trabajo, yo no podría ni hacer el 10% de eso con lo cual no soy autoridad para juzgarlo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coincido con la anacronicidad de la categorìa, en los años de las cupecitas y en el tiempo de los compactos.
      pero si quiero coleccionar argentos deportivos, alguno tengo que tener, imagino que los voy a elegir por el color, porque yo tampoco entiendo ni me interesa el tema carreras.
      prefiero un TC atrasado y no el auto rally de un sueco que ni siquiera sè pronunciar el apellido.

      Eliminar
  8. Vaya por delante mi felicitacion por el trabajo, yo no quien para criticarlo pues no soy capaz ni de hacer un churro de harina, pero entiendo y respeto tu frustracion de maestro cuando las cosas no salen.
    Tal vez aparezcan ruedas mas apropiadas algún día.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, ya estoy trabajando en otro modelo.
      Para las ruedas no faltarà oportunidad.

      Eliminar
  9. Gaucho, que quiere que le diga, a mi igual me gusta el modelito... Es que sabemos que las fotos terminan matando con el macro, así que todos los errores que hoy se desnudan ante nuestros ojos, pasan totalmente desapercibidos a simple vista.
    Dejese de joder, siga para adelante que ha hecho cada maravilla ya...
    Eso si, concuerdo con lo de la vista: cada día estoy peor, y año a año debo cambiar los lentes por unos con (mucho) más aumento... (me compré la lupa-vincha Galileo, muy útil en estos casos; se la recomiendo).
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo 54 años, un par de anteojos para ver de cerca, otro par de anteojos para ver màs de cerca y una lupa grandota.
      Para el pulso no tengo nada, y eso es un problema.
      Gracias por el comentario, sè que usted le pone el pecho a las cupecitas.

      Eliminar