viernes, 3 de agosto de 2018

historieta del TC y SP - parte 13 - 1971 1972


 



Esta saga empezó de casualidad y si la termino va a ser también de casualidad.
Si quieren ver la primera entrega vayan a este post.
La entrega anterior está acá.


SP DE SEGUNDA MANO

Se empieza a ver un fenómeno que podríamos llamar SP de Segunda Mano.
Los corredores de primera línea salían a buscar autos nuevos y vendían los viejos a otros corredores, generalmente de segunda línea.
Estos corredores compraban el auto usado y lo modifican para mejorarlo, actualizarlo o simplemente personalizarlo.



Así es como se ven autos conocidos pero con otro motor, cola o techo recortados, o distinto esquema de color y sponsor.
Esto da lugar a un apasionante juego de arqueología automotor, un juego de encontrar diferencias o parecidos, cincuenta años en diferido.
Por ejemplo el Huayra blanco de màs arriba,
o este Formisano Gentile (arriba spider original con motor Ford y número 9, abajo transformado en barchetta con motor Torino y número 22.






Pese a todas las dificultades y demoras, de a poco la grilla se fue poblando de barchettas con motor trasero, con lo que el panorama se fue "europeizando", al menos desde un punto de vista exclusivamente visual.


CON PENA Y SIN GLORIA

En la segunda carrera del año fueron once autos en la grilla.



Se presentaron autos nuevos de Gallo y Pozzuela, el McLaren F15 y dos Bertas con motor trasero.
También corrieron la Pantera Dorada, el Huayra blanco y un Vounta.
Eran muchos pero no suficientes.
No todos se inscribían en todas las carreras, 
cuando se inscribían, no todos clasificaban,
y cuando clasificaban, no todos largaban,
y cuando largaban, no todos llegaban.
Resumiendo, todavía eran pocos autos.

Ante tan magro panorama, se inician tratativas con Brasil para un campeonato "Sudam".
Los hermanos brasileros tenían una categoría SP muy similar a la nuestra y suficientemente compatible como para compartir un campeonato.
Una de las primeras acciones de estas negociaciones es la presencia de corredores cariocas en nuestro país. Así nuestras grillas se completan con Porsche 908, Lola T70 y T210, Puma GT y Furia.




Como comentario, el corredor más destacado fue uno de apellido Pereira Bueno que anduvo bien pero no pudo ganarle a los Berta de motor trasero.
Es que los Berta con Di Palma andaban muy bien, casi a nivel internacional.



En la segunda mitad del año reaparecen el Trueno Naranja y el Trueno Blanco y también aparece el McLaren “by Ford” (recordemos que el otro era el McLaren F15 "by Formisano").

Cada tanto aparecía algún auto nuevo o un viejo de segunda mano, que si bien ayudaba a aumentar la cantidad, el panorama no mejoraba.
En tal sentido, les comparto este comentario de la revista Automundo de agosto: “…ya no sólo hay lucha sino que también falta emoción. En los boxes ya no existe la euforia ni por una victoria. Tampoco existen lamentos ante los fracasos. Todo es rutina. Siempre los mismos inscriptos, siempre el mismo ganador."



En la carrera en Las Flores largaron once autos de los cuales dos eran brasileros.
La escena se repitió en 9 de Julio, siete autos en la largada de los cuales, sólo cinco autos terminan la carrera.

Por otra parte, en la segunda mitad del año hubo un suceso que yo pasé de largo pero justamente el amigo Chelco SP narró impecablemente en su blog, los invito a pasar por ahí.


CRÓNICA DE UN CAMPEONATO ANUNCIADO

Y la dupla Di Palma/Berta seguía ganando.
Para agosto tenía 15 puntos y doblaba al segundo y tercero.
La gente primero se sorprendió, luego se entusiasmó, después se acostumbró y finalmente se cansó de estas carreras con un solo ganador.

El año se cerró en octubre con dos carreras menos, dejando el campeonato en manos de Di Palma y Berta (seis victorias sobre diez carreras).




Los ganadores de 1971 fueron:
+ DiPalma con Berta Tornado



+ Plano con Gentile Chervolet



+ Pairetti con McLaren (Ford)







NOTA IMPORTANTE:
Aunque parezca mentira, acá se acaba mi información.

No màs revistas Automundo, la revista Corsa apenas si cubrìa las carreras con un comentario y una grilla de resultados.

La investigación se hace difícil, se pierde el rastro y no tengo fotos por lo que de ahora en más van fotos de 1971.





TRISTE SOLITARIO Y FINAL

Luego de la crisis de 1971, el año 1972 no venía bien aspectado.
Los equipos no se habían embarcado en nuevos desarrollos, por lo que los autos eran los mismos del año anterior, pero más baqueteados.
Ante esta incertidumbre, varios pilotos migraron hacia otras categorías, y fueron quedando pocos autos y poca variedad.



Para empeorar las cosas, había dificultad para importar cubiertas, imprescindibles para rodar. Obviamente, los equipos más poderosos tenían acceso a cauchos y los de atrás no, lo que acrecentaba la diferencia entre los unos y los otros.
Mientras un corredor de atrás usaba las mismas gomas durante el año o las que había usado para otro auto, Berta tenía gomas nuevas específicas para cada circuito que bajaban 4 segundos cualquier tiempo sin necesidad de hacer ningún ajuste en el auto.

Pese a todo, se inicia el año con un campeonato solventado y patrocinado por la petrolera estatal, lo que dio un aire de tranquilidad y seguridad a la categoría.
El reglamento técnico se mantenía igual al del año anterior.

Estaba mirando la clasificación de largada de la primera carrera, y es interesante descubrir que entre el primero (Di Palma/Berta) y el segundo hay  casi tres segundos de diferencia,  es decir una eternidad. El tercero a once segundos del primero. Y los de atrás a más de treinta segundos.
Esos números hablan de la disparidad entre los unos y los otros.
Una carrera con tanta disparidad no es una carrera sino un desfile de autos que pasan rápido, no hay público que aguante.

Tras once carreras con un promedio de doce autos en grilla, el año quedó marcado con la supremacía de Berta con Di Palma, que ganó seis de las once carreras corridas.
Esta homogeneidad en los podios resultó en una monotonía que tampoco ayudó a captar público.





Las posiciones del campeonato de 1972 quedaron como sigue:
+ primero DiPalma con Berta Tornado



+ segundo Pauloni con Mavicapache Chevrolet



+ tercero Perkins con Berta Tornado
   (un auto igual al que saliò primero)



LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

1973 vino peor aún. Si bien ya se había solucionado el tema de los cauchos, la categoría se enroscaba en un espiral definitivamente descendente.
Es difícil encontrar una causa raíz, sino un manojo de causas que interactuaban entre si en un círculo vicioso sin solución, de todos modos podemos mencionar estas causas:

+ La situación económica del país obligaba a restringir recursos, lo que resultaba en falta de apoyo publicitario de todos los anunciantes en general y de las petroleras en particular (recordemos que un año antes se habían retirado Shell y Esso, ahora se retiraba YPF, dejando huérfana la categoría). Esta falta de recursos ponía a toda la organización y equipos en situación ajustada.

+ Las terminales fueron paulatinamente restando apoyo al SP y volcándose al TC. Recordemos que a efectos publicitarios resultaba más efectiva la imagen del auto TC, más similar al auto en venta.



+ Quedaban las tabacaleras, pero el régimen militar restringió la publicidad de cigarrillos y la categoría se quedó sin el segundo gran patrocinante (Jockey Club, 43/70, Colorado, etc).

+ Los circuitos también eran un problema. 
Piensen que muchos circuitos eran nuevos y aún no se habían amortizado las inversiones, la única manera de sobrevivir era haciendo muchas carreras. Y una o dos carreras por año no alcanzaban para balancear la ecuación. 
El resultado era una pista con asfalto roto o de mala calidad e infraestructura limitada, sin cumplir las condiciones mínimas para garantizar un espectáculo en términos de comodidad, accesibilidad y seguridad.



+ Para los equipos los números tampoco cerraban. 
Los escuálidos premios no alcanzaban a cubrir los gastos de transporte, mecánicos, repuestos o cubiertas.
Mucho menos daba para embarcarse en desarrollar nuevos autos.


+ Los cambios de reglamento tan radicales y seguidos que fueron difíciles de seguir y muchos autos ya eran obsoletos antes de terminar su construcción.

+ Hablando de equipos, recordemos la marcada diferencia entre los equipos oficiales y los privados. Los primeros contaban con apoyo de las terminales y de alguna manera podían seguir adelante, mientras que a los privados les resultaba imposible.
Yo dije antes que todo esto costaba mucha plata, piensen que los autos pasaron de ser casi TCs con motor delantero a SP con motor delantero y luego SP con motor trasero, en apenas dos o tres años. Esto exigía recursos imposibles, sobre todo para los equipos chicos.

+ Este pasaje a motor trasero en poco tiempo, fue un problema porque no había experiencia y hubo que construir autos de la nada. 
Los elementos del eje trasero eran inéditos en estas pampas y hubo que salir a improvisar o comprar y traer de afuera, por ejemplo las cajas de velocidad que debieron comprarse a Hewland (UK).

+ Esta situación impactaba en los autos, que eran pocos, desactualizados y/o en malas condiciones porque nadie había apostado a renovar material.

+ Para empeorar la situación, la F1 nacional venía creciendo como categoría, atrayendo corredores, recursos y patrocinadores, hasta algunos pilotos planteaban la reconversión de sus SP a F1 (¡?).

+ Con pocos autos y pocos pilotos, era difícil conseguir auspiciantes y circuitos para correr.
Y así se cerraba el círculo vicioso.






To be continued...



Gaucho Man

el fornido





Fuentes:
Enciclopedia TC Una Historia Apasionante
Revista Ruedas Clásicas – Edición Especial SP Argentinos - Hugo Semperena
Historia Automovilismo Argentino - La Nación
Revistas Automundo
Ugo Garibotti
http://sportprototipoargentino.blogspot.com.ar






24 comentarios:

  1. Qué complicado panorama...
    Esto se ha visto más veces en el automovilismo mundial, cuando una marca ( o dos) sobresalen demasiado con respecto al resto la cosa deriva en bostezos de hastío.

    Por eso se crearon en algunos casos las copas monomarca. Pero esto necesita un fuerte apoyo de la marca que se atreva a organizar un campeonato.

    Sigo atento el desenlace. Por que la cosa sigue, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa sigue por tres carreras màs, apenas una ùltima entrega.
      Es difìcil encontrar punto medio.
      Las monomarcas aburren porque los autos son todos iguales,
      pero cuando los autos difieren demasiado saltan las diferencias no sòlo en aspecto estètico sino en tèrminos de performance y resultados.

      Eliminar
    2. Si lo que se pretende es eso, que sean iguales... para que destaque el que pilote mejor!

      Eliminar
    3. entiendo que la paridad mecànica hace que todo dependa del piloto,
      pero para nosotros los primates, los autos tienen que verse distintos.

      Eliminar
    4. Es que para los que nos gusta el automovilismo "desde siempre", las carreras son carreras de autos. Una monomarca es el polo opuesto a nuestro gusto.

      Eliminar
    5. coincido 100%
      o como dicen las viejas:
      en la variedad està el gusto

      Eliminar
    6. Entonces luego no se quejen si unos coches son tremendamente superiores a los otros por tener presupuestos altos y acaban ganando siempre...

      Eliminar
    7. es que en un mundo ideal las diferencias no deberìan ser tan abismales.
      quizàs autos diseño libre y motores y ruedas iguales para todos...?

      Eliminar
  2. Parece que los autos se fueron homogenizando pero para mi esto le resta parte de su encanto a la competición.
    Las carreras se retrasmitian por TV? sin los dolares de los anuncios televisivos es difícil que una competición de alto nivel aguante mucho.

    Me parece horroroso que los autos no partieran con el mismo suministro de gomas.

    Otra cosa que se podía haber hecho es lastrar con peso a los autos mas veloces, para evitar que ganaran siempre los mismos.
    En fin ahora la cosa ya no tiene remedio, pero me estaba empezando a aficionar al SP Argentino...me temo que llego 45 años tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que hubiera retransmisiòn, de ser asì tendrìamos màs registros fìlmicos de estas carreras.
      Las diferencias eran inevitables, y es difìcil nivelar sin perjudicar a unos u otros.
      En el TC se aplicaron varios mètodos de puntaje, lastre o limitadores mecànicos para frenar a los punteros y ayudar a los de atràs, pero eso sòlo resultò en especulaciones o crìticas de todo tipo.
      difìcil situaciòn.

      Eliminar
  3. Interesante la historia y la sorpresa de que la era del reciclaje llego ya hace muchos años atrás y no es una cosa de los tiempos en los que estamos, asi pues lo que ahora usamos y tiramos antes al menos en la competición era un arte de aprovechar lo que había y darle un nuevo aire, lastima que los equipos mas modestos tuvieran tantos contratiempos y que como en la vida real simpre hay unos que tienen mas y vana por delante y otros que no tienen tantos recursos van por detrás..., Me ha gustado mucho el relato y como siempre digo que gusto da aprender cosas nuevas como las que tu cuentas, en el mundo de la competición.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario.
      Me alegro que te guste el relato, es nuestra historia y para bien o para mal, no la podemos cambiar.

      Eliminar
  4. Extraño es el argentino, porque las carreras de TC de hoy también son siempre lo mismo, con los mismos autos, sin apoyo de las marcas, con el agregado de que ahora hasta los motores son iguales, y sin embargo el público no deja de apoyarlas. Y a aquella categoría tan vanguardista se la dejó morir. El famoso enano fascista que tenemos adentro es además muy conservador.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de causas varias, los patrocinadores prefirieron poner la plata en el TC pensando que la similitud de los TC con los autos de calle entrarìa màs en el pùblico y favorecerìa las ventas.
      Es decir que prefirieron un beneficio inmediato por sobre el beneficio de la categorìa a largo plazo.
      Un tìpico pensamiento de un tìpico polìtico argentino.
      Màs claro, imposible.

      Eliminar
  5. Pensé que era el último capítulo, nome imagino como continuaría...

    ResponderEliminar
  6. Estos años finales fueron de duelos entre el Berta Tornado de Di Palma y el Porsche 908 del brasileño Luis Pereira Bueno; cada tanto terciaba el McLaren Ford de Pairetti o el de Nasif. Pero ya era otro SP, el que más nos gusta -al menos a mi- es el de 1969 y 1970.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tambièn coincido.
      El enfrentamiento del Berta versus el Porsche, arrojò resultados parejos, aunque creo haber leìdo que el Porche estaba muy baqueteado.
      Los McLaren eran argentinos pero tenìan trampita, y la verdad es que tampoco andaban tan bien.
      Obviamente faltò tiempo, un año de motor trasero es muy poco para desarrollar un auto desde cero, aunque venga copiado de McLaren.

      Eliminar
    2. ¿Y cómo no vamos a coincidir?
      Ambos somos modelo 1963.

      Eliminar
    3. estamos viejos!
      a veces me pregunto què va a ser del recuerdo de esta categorìa cuando el ùltimo de nosotros pinche nube.

      Eliminar
  7. ¡Ufa! Leí lo de la restricción de las publicidades de fasos en el '73 y me quedé pensando que todavía está por hacerse un estudio sobre qué tienen los fascistas con el tabaco.
    No debe ser casualidad que la primer campaña masiva contra el humo fue lanzada por Fito, en la Alemania de los 30 ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Adolfo fumaba.
      Musolini tambièn fumaba!

      Còmo le va Marinig?
      Se lo extraña, no hay con quièn discutir, no hay tractores, me siento solo...

      Eliminar
    2. ¡Ese alemán desgraciado lo único que fumaba era el humo de los crematorios!

      Que sea de los pocos humanos gustosos de medir sus argumentos y percepciones con los demás, es algo que lo honra.
      Que consienta a hacerlo con este modesto servidor, es algo que me honra a mí.

      Intentaré ser más ordenado y consecuente en el futuro.

      Eliminar
    3. gracias por la honra, lo tendrè en cuenta.

      en cuanto al nazi tabacal, creo haberlo visto alguna foto con un toscano que parecìa una baguette,
      aunque ahora busquè en google y no encontrè fotos fumando.

      Para cerrar el tema, le dejo una reflexiòn (no mìa, es demasiado brillante):
      Si Hitler y Cantinflas se dieran un beso en la boca se formarìa el bigote perfecto!

      Eliminar