jueves, 11 de julio de 2013

el especial de los viernes: gaucho motos - parte uno

Antes de taparlos con fotos y comentarios, les quiero hacer una advertencia.
Estas motos las hice cuando tenía más o menos 15 años.
Corría el año 1978, yo estudiaba en la secundaria,
y muchos de ustedes ni siquiera habían nacido.

Yo no tenía un mango y tenía muchas ganas de hacer y tener cosas.
Lamentablemente las ganas eran más que la data disponible o las posibilidades reales.
En ese momento la onda no era reproducir sino recrear, hacer algo "similar a" o "inspirado en".

 Primero les muestro la caja en donde guardo las motos.


Lamentablemente el tiempo pasa para todos, sobre todo para estos chiches que tienen en la madera balsa su principal componente.
Sepan disculpar los manillares y pedalines rotos, hubo varias cosas que tuve que restaurar para las fotos.
Otras salieron como estaban.

También pido disculpas por las desprolijidades de terminación.
En esos días mi técnica era muy limitada,
y trataba de tapar con transpiración lo que no tenia de inspiración.

Hubo varias, esa caja tiene 12 nichos pero hay cavidades que tienen más de una moto.
Para no cansarlos les voy a compartir las más interesantes (y las que aún están enteras).

Vamos a por la primera.
Yo tenía el cerebro quemado con las Ducati.
El motor en V con distribución desmodrómica me ponía de la nuca.
Esta es mi personal interpretación de cómo sería una Ducati gaucha.



El chiche tiene cuadro de madera, carrocería y carenado de papel.
(noten la goma de las cubiertas que se ha puesto blanca con el tiempo).



Amortiguadores de tubo de birome y caños de estaño.



Y ruedas de Buby (no me miren así, todos tenemos nuestros pecados).

En mis ratos al pedo (que en esa época eran muchos) pergreñé una chopera, o al menos lo que yo entendía que sería una chopera.


Tenía un caño de escape que salía y subía muy arriba, lamentablemente no lo encontré en la cajita.

    

Como ven, la verdad es que no tenía mucha idea de cómo era o debía ser una moto.
El otro factor limitante era la disponibilidad de ruedas.

En algún momento me dije que tenía que hacer algo serio.
Qué mejor que intentar alguna moto real, por ejemplo una Indian?



Miren la palanca de cambios al lado del tanque de nafta.



Lamentablemente el tiempo se llevó el fierro trasero de uno de los lados.
(quiero decir el mataperros o paragolpe lateral, no sé cómo se le llama ahora).



Sólo quedó la suspensión trasera.




Continuará

Gaucho Man
el absorto



NO SE PIERDA!
EN EXCLUSIVA PARA LOS LECTORES DE ESTE BLOG!
PROXIMAMENTE...

UNA FOTO DE PERKINS!

CONOZCA AL HOMBRE DESCONOCIDO DEL BLOG.
NO SE LO PIERDA... 


17 comentarios:

  1. Pues no perdías el tiempo... ahí se adivinan largas tardes (quizás noches) de trabajo creativo...

    Me has recordado a un amigo que hacía guitarras en miniatura de rock, también en madera de balsa.

    Tus reinterpretaciones y recreaciones se ven "chulas", espero pronto ver cómo sigue la historia.

    A todo esto, qué escala más o menos es?

    Saludos!

    p.d. tus entradas son como la caja de bombones de Forrest Gump, uno nunca sabe cual va a ser la siguiente en salir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Antonio, me quedo con lo de la caja de bombones.
      Y siguiendo con lo que hablamos en el post anterior, llevo casi 40 años con la cabeza girando alrededor de los coches y cochecitos, es lógico que haya muchas vivencias y recuerdos con estos temas.
      ya tendremos más aún.
      y también cochecitos!

      Eliminar
  2. Fascinantes e interesantes creaciones tuyas Gaucho, y lo mejor, reliquias ya. Si que tenías noción de lo que eran las motos a esa edad. No aguanto por ver las demás.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola eddie, en verdad no tenía la más p_ta idea de cómo era una moto, apenas unas aproximadas proporciones.

      Eliminar
    2. Pues no andabas tan perdido, porque lucen geniales.

      Eliminar
  3. Desconocia esa faceta motera suya, aunque es normal a todos nos pasó una temporada, y con el tiempo y la madurez (algunos) nos decantamos por los coches.

    De las tres la que más me gusta es la Indian.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Xavi,
      la moto es un estado de ánimo, un momento en la vida con mucho viento en la cara y alguna mosca en la boca que te tragas gustoso.
      yo tuve mi momento con las dos ruedas,
      pero duró hasta que descubrí la comodidad de viajar sentado con aire acondicionado, escuchando música suave o una conversación de tu compañera al lado, y con la posibilidad de llevar algo en el baúl y sin tragarte todo el humo barro o ruido de otros vehículos.

      Eliminar
  4. Gaucho, muy lindas las tres, las has armado con una gran imaginación; se ve que desde chico te dabas maña para estas tareas.
    Lo mejor de todo, es que me recuerda las cosas que me gustaba hacer de niño/adolescente. Por ejemplo, carrocerías de cartón y alguna maderita para los autos Scalextric. Siempre me acuerdo de una del Tyrrell P34 de seis ruedas; hasta al chasis le había adaptado un tercer eje...
    Ojalá hubiera quedado algún recuerde de ellas.
    Me quedo aguardando el "continuará".
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando pibe estuve en la ciudad de san juan y vi un negocio que vendían autitos para armar, quizá para pista scalextric, con partes de madera y/o quizá lexan.
      todavía recuerdo esos autitos que me marcaron de por vida.
      he vuelto a la ciudad de san juan pero nunca volví a ver esos autitos para saber qué o cómo eran.

      Eliminar
    2. A esos recuerdos de bellos momentos que nos quedan en la cabeza, muchas veces tratamos de revivirlos, o al menos de poder tener un pedacito de la magia que el paso del tiempo les ha otorgado. Casi nunca logramos revivirlos, lo que por una parte es mejor, ya que siempre los recuerdos son más hermosos que la realidad.
      Abrazos!

      Eliminar
    3. hola juan, es verdad que los recuerdos son más hermosos que la realidad.
      quizá debería quemar estas motitos y dedicarme a recordarlas como las mejores motos del mundo.

      Eliminar
  5. La verdad las motos fueron perpretadas con todo cariño y atropelladas por el tiempo, pero tan poco importa...

    Es que se envidia el reencuentro que tiene con Ud. mismo, el Gaucho actual con aquél joven Gaucho de 15 años...

    Hermosa cápsula del tiempo personal, yo a esa edad hacía tantas cosas sin embargo nada llegó hasta el día de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo del encuentro con el pasado es una gran experiencia, aunque hay que saber dosificar porque a veces resulta peligroso.
      en cuanto al milagro de la conservación, le confieso que durante muchos años renegué del pasado modelista y todos esos chiches estaban escondidos tras mi vergüenza.
      sólo por eso han resistido tantos años, sólo por hacer estado escondidos.

      Eliminar
  6. Hola Gaucho!!!!

    Que ductibilidad la suya. La verdad es que yo de motos nada, hasta una bicicleta llegué...
    Pero más me llama la atención, es que haya guardado esos primeros intentos. Se ve que tenía claro lo que quería. Lo felicito por eso. Y por las motos también.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola vasco, en realidad son un testimonio de los trabajos que no volveré a hacer en mi vida.
      hace unos días tuve un accidente doméstico y tengo 2 o 3 autos para restaurar, y la verdad es que hasta tengo miedo de empezar.

      Eliminar
  7. Hola Gaucho!!
    No hay palabras para describir la impresión que me da ver tus trabajos que realizaste teniendo tan solo 15 años!, yo tengo 16 y solamente desarme unos autos, pero no empeze a customizar todavia!!
    Me encantaron tus motos y la precisión de cuidado y detalles!
    Espero ver mas motos!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Ramiro, apurate para empezar ya mismo.
      pensá que todavía sos joven y tenés buena vista y pulso!

      Eliminar