viernes, 27 de julio de 2018

martin fierro mk ii - gaucho models 1/43





EL REGRESO DE MARTÍN FIERRO

Para los foráneos comento que Martín Fierro es un personaje literario de origen y etimología gauchos, lo más argentino que se puede conseguir en estos tiempos tan globalizados.
Algo así como lo que fuera el MioCid de los españoles o el ratón Mickey de los yankis.
Así es como se cuentan varios engendros nacionales que se apuntaron el nombre del best seller pampeano, creo recordar aviones, vehículos todo terreno y -a propósito del tema que nos nuclea- autos de carrera.
Dije "autos" y no "auto" porque hubo varios.
En efecto, el fenómeno de hoy obedece al nombre de nuestro prócer gaucho, aunque también tuvo una precuela con el mismo nombre, lo que ha generado cierta confusión.



Ya hemos visto que no tenía un nombre muy original.
Y les aseguro que la historia es mucho más aburrida.
Todo comienza a fines de 1967 cuando el Señor Vicente Formisano presenta el "Fray Mocho", un auto anaranjado que sirvió de base para experimentar conceptos que luego volcaron en el "Martín Fierro" presentado en 1968. 
La confusión pendiente se motiva porque el Fray Mocho fue inicialmente llamado Martín Fierro (hay fotos del Fray Mocho con leyenda pintada "Martín Fierro").



Una de las diferencias más notables de uno a otro es que el Martín Fierro tenía adaptada una trompa de Valiant IV (Dart para los amigos Hispanos), generando una referencia entre el auto de carrera y el auto de calle, como sucediera con el Falcon Angostado.



Sospecho que la "trompa Valiant" fue una condiciòn impuesta por Chrysler para poner el patrocinio.
La trompa Valiant era cuadrada, pesada y tan aerodinámica como un ladrillo, pero le da al auto una belleza difícil de clasificar.



En términos de performance, los Martín Fierro tuvieron muchos problemas y a decir verdad, andaba mejor el Fray Mocho original que los supuestamente evolucionados Martín Fierro.
Fallas de lubricación en el motor Chrysler Slant Six, problemas de tenida y algunos choques y hasta un acelerador trabado, penalizaron la performance del equipo.Hay una película de una carrera en Rafaela, con la cámara plantada en una curva se ve pasar primero al Trueno Naranja, un par de segundos después todo un pelotón de autos y una eternidad más tarde,  último cola de perro, el Martín Fierro tratando de acelerar.

Dicho en otras palabras, el auto no andaba ni para atrás.



1969 fue el año del SP y Chrysler replanteó su política de patrocinios, limitando su aporte al TC, de modo que sólo resultó favorecida la Garrafa y descuidó a los Martín Fierro.
Sin apoyo oficial, Formisano disuelve el equipo, dejando autos huérfanos que fueron vistos con la cola modificada en SP (!?) u otro con motor Chervrolet (!?!?).
Ante tantas versiones y autos (creo entender que hubo un Fray Mocho y tres Martín Fierro, aunque si consideramos las modificaciones se multiplican las cantidades) se hace difícil seguir los resultados.
De todos modos puedo asegurar que los autos anduvieron de mal en peor, aunque alguna vez deslumbraron con buenas posiciones, quizás debido a oportunos abandonos de los punteros.




MARTÍN FIERRO EN EDICIÓN DE BOLSILLO

De todos modos, ya saben que no me fijo mucho en los resultados deportivos, porque muchas veces dependen de factores externos al fenómeno en si.
A mi lo que me gusta de este auto es el diseño corto, rabioso.
La cola radical que termina inmediatamente tras las ruedas traseras, como si fuera uno o dos talles màs chica que el tren trasero.
Las ruedas que sobresalen de carrocería hasta lo indecente, tanto adelante como atràs.
La trompa-ladrillo.



El modelo de madera fue un verdadero desafío.
Los flancos con el perfil de Valiant, sobre todo en el voladizo delantero.
Los guardabarros con borde sobresaliente.
La parrilla de Valiant que no quedó como quisiera, más bien parece de Falcon.
Las salidas de aire sobre el capot.
El parabrisas tan curvo.
La cola "metida hacia adentro".
Las putas rayitas del techo (debí recurrir a un profesional del rubro calcomanìas).



No los voy a aburrir con las recetas, pero les aseguro que fue el auto más difícil que llevo hecho.
Y quizás el último que me lanzo a hacer con techo.



Y un secreto: aún no tiene interior, pero no se lo digan a nadie.




That's All Folks!




Gaucho Man
el esdrújulo 





fuentes:
http://sportprototipoargentino.blogspot.com/2016/11/formisano-martin-fierro-chevrolet-1969.html
http://www.historiatc.com.ar/foro/index.php?topic=2107.0






25 comentarios:

  1. Evidentemente vende mucho mas la imagen que los resultados, y la verdad que para nosotros lo más importante es eso, lo lindo que queda en la vitrina. Y tanto esfuerzo rindió sus frutos, porque se ve espectacular. Felicitaciones por el logro!!!!...y ya que lo mencionaste, no puedo mas que esperar al Fray Mocho, jeje. Abrazo y muchas gracias! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! te agendo el pedido para el Fray Mocho.
      Y bienvenido al blog!

      Eliminar
  2. Mira qué simpático! Conozco los dos libros de Martín Fierro y un poco por encima su historia, obras maestras de la literatura en castellano, y en mi opinión el que alguien quisiera nombrar así a un coche deportivo denota cierta soberbia o un enorme orgullo... No concebiría un deportivo español llamado "Quijote" (aunque "Cid" sí que hubo!).

    Se nota la complicación de ese molde, te creo si me dices que fue un trabajo de micos salir airoso de ese pantano. Y más que airoso en la decoración!

    Una pregunta: les haces cajitas con presentación?

    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el nombre Martìn Fierro a un auto surge como para decir que es bien argentino, muy criollo, todo de este suelo, como el gaucho (tambièn hay varios que se apuntaron con ese nombre, yo entre otros) o el mismìsimo Martìn Fierro.
      No les hago cajitas. Van a parar a una caja comùn (con separadores y todo eso) y luego a la vitrina.

      Eliminar
    2. Antonio no sé si te refieres a este "Campeador", creado por Artés
      https://es.wikipedia.org/wiki/Art%C3%A9s_Campeador.

      Eliminar
    3. Conoci al Artès Campeador en alguna revista española, como un Ford GT màs pequeño.
      Me suena alguna vez algùn auto con nombre Cid, quizàs un fuera de serie de Serra o uno de esos carroceros que tantos modelos desarrollaron.
      Ahora busquè en google pero no encontrè nada.

      Eliminar
  3. Espero q puedas arreglar la falta de la H en CHRYSLER...muy bueno el martin Fierro.tuve el privilegio de verlo andar en persona y está muy bueno!

    Fernando de Lima,Bs As

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!
      Creo que le dije al chango de las calcomanìas que lo corrija y hasta estuvo el comentario con la duda si entraba una letra màs en ese espacio, pero mi memoria es una batata, no sirve para detalles.
      Cuando recibì las calcas, te juro que le vi algo raro pero ni se me ocurriò deletrearlo!
      De todos modos ahora se queda asì, confìo en que no todos tengan tu buen ojo.
      Igualmente, gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Una muy buena entrega de la que no puedo opinar por lo que la historia no las leí pero por lo visto y en vista de su modelo debería de ser pura absorción esa literatura.

    Enhorabuena por este modelo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento desilucionarte: la historia de Martìn Fierro es un tanto aburrida, de lectura obligatoria en escuelas secundarias.
      Me alegro que te gustara el modelo.

      Eliminar
  5. A mi también fue uno de los autos que mas me gustan de esa época (sin importar los resultados) y la verdad que la miniatura le hace honor, me encanta. mientras leia las dificultades para darle a los laterales las formas de Valiant, pensaba que podria agarrar el Valiant IV y empezar a serrucharlo, y asi se respeta hasta su genesis!! la verdad es que esta muy lindo, sobre todo teniendo en cuenta la extrema dificultad que implica un auto con techo. Felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrighi! hoy tiene internet!
      No es mala idea serruchar un Valiant, pero me cuesta mucho trabajar el metal.
      Pensè en comprar un Valiant Inolvidable para sacarle la trompa pero es justamente una de las trompas peor reproducidas de la colecciòn.

      Eliminar
  6. Coincidimos que no siempre los autos mas laureados o los mas rápidos son los mas atractivos.
    Este Martin Fierro me parece una lancha náutica, tal vez por los colores o por las formas.
    No sé como siempre consigues elevar el listón de tus creaciones, pero felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Touchè, tiene algo de lancha.
      Se hace lo posible por mejorar, a veces sale bien pero otras veces... (de esas veces no te vas a enterar porque van directamente al basurero, aunque ùltimamente estoy màs moderado y ni siquiera me embarco en un modelo que aparente mucha dificultad).

      Eliminar
  7. Como siempre, los autos raros son mucho más bellos que los ganadores, y este no es la excepción. Buen trabajo, lástima que no "le haga" más a los con techo. También está el problema de embarcarse años en un proyecto y que, ni bien lo termine, aparezca el mismo coche en todos los kioscos -y por miles- en el coleccionable del TC. Mejor esperar amigo.
    Abrazo!
    PD: ¡Maldita H!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los feos somos los màs interesantes!
      Y gran verdad lo que dices, no me hubiera gustado reventar la paciencia haciendo un auto que luego salga en coleccionable.
      Tengo empezado desde hace años un Zunder citadino, una preciosura,
      està a la venta en ebay a precio prèmium, digamos USD 100 ,
      pero yo espero a Salvat...

      Eliminar
    2. PD: maldito sea todo el abecedario!

      Eliminar
  8. si la Historia la escriben los que ganan es porque que hay otra Historia.
    Muy lindo el autito!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otra historia pero nadie quiere escribirla.
      Para todo eso està Gaucho Man (tm)!

      Eliminar
  9. Los resultados van por otro lado, cada espécimen nacido dentro de la fauna del SP resulta una curiosidad en sí mismo y resulta más interesante tratar los problemas que tuvo a decir que era un puntero indiscutido.
    Si tomó la parrilla del Valiant de Salvat... fué como pedir pechuga y le sirvan el culo del pollo... Ya que de todo el modelo, que es bastante bueno, lo más flojo es la parrilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, algùn nosotros los perdedores seremos el alma de las fiestas, el foco de estudio y estaremos en el top ten junto a Enrique Iglesias y Pablo Echarri.
      No lleguè a tomar un Valiant ni de cerca, me bastò con las fotos que vi en un blog llamado Automodellbaus, que tiene fotos muy buenas y excelente data, no sè si Usted lo conoce.
      La parrilla del Martìn Fierro està hecha con papel de aluminio de molde de pasta frola; me sobrò un poco, si quiere le convido (de alumino, no de la frola).

      Eliminar
    2. Auto Modellbaus creo que es del santafesino que haCe dioramas para vendedores de mercadolibre.

      Mejor deme frola... Y no le lama el coquito de arriba... Ya sabemos de lo que es capaz!

      Eliminar
  10. Admirable trabajo Gaucho, mirando todos esos detalles uno no puede dejar de pensar todo el trabajo minucioso que hay detrás de cada uno de ellos. Desde las molduras milimétricas hasta ese parabrisas curvo que es imposible de saber cómo puede estar tan transparente y sin mancha alguna de pegamento, perfectamente encajado en su lugar. La naturaleza del coche y su personalidad de fiera agazapada están muy bien logradas con esas ruedas salientes. Muy bien logrado che!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los comentarios, todo lo que decís es verdad (modestamente hablando, se entiende!).
      Mi mano y mi ojo están atrás de cada detalle, para bien o para mal.
      Me encantó la comparación con la fiera agazapada!

      Eliminar