lunes, 30 de septiembre de 2013

rescate emotivo: chevrolet cuadrado de peduzzi

Esta es una situación imaginaria pero muy factible, sobre todo hace unos cuarenta años; piensen en un bar más o menos porteño, un hombre mayor, de esos convencidos de que su experiencia es la única que vale:
- Peduzzi, los hot rod son lindos, pero aunque anden bien, nunca le van a ganar a un TC.
Y Peduzzi lo tomó como desafío personal: hacer un hot rod, o lo más parecido a un hot rod que permitiera el reglamento y ganar en TC.




LA RAIZ CUADRADA DEL FENOMENO

Para esos años, el reglamento de TC permitía autos que aún siendo un collage de autopartes, tuvieran todos sus componentes de la misma marca; por ejemplo una carrocería de Ford Falcon, motor de camioneta Ford F100, caja y trasmisión de Ford Mustang.



Todo empieza cuando el Señor Félix Peduzzi se hace pelota con su auto de Turismo Carretera; el auto quedó reventado pero el motor estaba en condiciones de competir.
Su hijo, un joven Ricardo Peduzzi, tomó el motor y lo insertó en un viejo Chevrolet 1929, incorporando algunas variantes en el esquema del viejo auto.



Por su mayor longitud, el motor fue dispuesto 15cm más atrás y los asientos de piloto y copiloto fueron colocados en tándem.
Esta disposición implicó soluciones atrevidas (de alguna manera hay que llamarlas) en la direccion, pedalera y embrague.
El resto de la mecánica y suspensión traseras fueron tomados de la malograda cupé de Don Félix.
El piso del auto fue hecho a nuevo y se modificó también la ubicación del tanque de nafta.
Luego debieron colocar los asientos en la posición tradicional por un tema de seguridad reglamentaria.

LA CUADRATURA DEL CUADRADO

Comparando con sus rivales, el Cuadrado era menos aerodinámico, lo cual penalizaba su velocidad máxima, pero aceleraba muy bien gracias a su reducido peso.
La distribución de pesos le permitía doblar mucho mejor que los TC tradicionales.
Se ha dicho que otro factor que ayudaba era su chasis extremadamente flexible que se torsionaba en los virajes, mejorando sorprendentemente la performance en las curvas.
Observen esta foto compitiendo mano a mano con los otros TC mucho más modernos.



El modelo sorprendió a público y periodismo prejuiciosos que no lo tomaron en serio hasta que lo vieron correr mano a mano con los pesos más pesados de la categoría.
En efecto, las sonrisas condescendientes se acabaron cuando el auto salió segundo el día de su debut.
Al mes ganaba su serie y llego a ganar en el Autódromo de Rio IV en Córdoba el 10 de abril de 1966, incluyendo record de vuelta.



Lo interesante es que el Cuadrado cambió todos los paradigmas con un diseño a contramano a todo lo conocido y/o esperable, entró a los codazos en la historia y escribió una página impensada ante la mirada de todos los viejos tradicionalistas que vaticinaban derrotas aplastantes.

Imagen
(foto by Toro380W)

El auto entró directamente en el panteón de la idolatría popular.
Y valen estos dos modelos de plástico, contemporáneos al real, que muestran el entusiasmo que despertó la epopeya de Peduzzi en el ambiente.

Continuará.

Gaucho Man
el indeleble



fuentes
http://idoloschevrolet.blogspot.com.ar/2012/02/el-cuadrado-de-peduzzi.html
http://www.f1-web.com.ar/cuadrado-peduzzi.htm
http://www.historiatc.com.ar/foro/index.php?topic=104.0



22 comentarios:

  1. Hola Gaucho Man:

    Que linda narrativa para contar la historia de este automovil. Después de leer, me puse a pensar en aquellos héroes del automovilismo argentino,cuya fama traspasaron fronteras y luego, me dí cuenta que no sabía absolutamente nada en relación al automovilismo chileno. Lo reconozco, pero es la verdad. Sin embargo, tengo algunos recuerdos de niño cuando un amigo de mi madre ( que era argentino) me llevaba a ver carreras de autos en Las Vizcachas, y algunas veces lo acompañé a ver a algunos de sus amigos que tenían talleres en donde reparaban autos de competición, tengo una imagen mental de haberme metido en uno de esos autos ( era un coche chato con boca delantera medio ovalada). Muchas gracias por compartir ese pedazo de historia con tus lectores.

    SAM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Sam. Por lo que sé, el automovilismo chileno tuvo muchos puntos comunes con el argentino, hombres y máquinas corrían de uno u otro lado de la cordillera, las marcas también eran las mismas.
      si te pones a investigar, seguramente encontrarás mucho material, sobre todo ahora que querías empezar con reportajes. te regalo la idea!

      Eliminar
  2. Yo también quedaría sorprendido si por el espejo retrovisor hubiese visto acercándose al coche de la familia Monster! Este "espantomóvil" resultó verdaderamente eficaz, donde no hay medios se suplen con imaginación, tenacidad y experiencia. No me extraña que haya quedado como algo mítico.

    saludos! y gracias por la aportación para la culturilla general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coche de la familia monster! es lo último que esperaba escuchar del cuadrado!
      en cuanto a la singularidad de este bicho, es claro que el reglamento del TC daba para todo, incluso para estos engendros.
      lo sorprendente es que resultara competitivo.

      Eliminar
  3. Imagino la situación, un auto que reinvidicaba al Fierro viejo, un llamado al sentimentalismo para los mayores de aquel entonces, abanderado a los menos pudientes ya que en definitiva los pocos recursos y la necesidad son los que le dieron forma al cuadrado, uno agradecido como argentino de contarlo como parte de nuestra historia o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. usted lo ha dicho.
      como el mosquito que decía "aramos",
      me siento orgulloso de la gloriosa tradición automotor que tenemos en nuestro país.

      Eliminar
  4. Gaucho, nos parece que ese auto era extemporáneo en extremo... hasta que nos ponemos a sacar cuentas: El "Cuadrado" corrió en TC 36 años después de que el coche saliera de fábrica... hoy los TC contemporáneos no bajan de las 4 décadas de historia en el caso de los mas recientes.. el diseño básico del Falcon ya pasó el medio siglo de vida. Y no nos sorprendemos tanto.
    Otra cosa, recuerdo aquellos "cuadrados" de plástico con los que jugábamos con un amigo, que tenía el suyo "con sin ruedas"..
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es cierto que el TC se alimenta de tradición y autos viejos,
      y es cierto que el cuadrado era más moderno que nuestros falcons actuales.
      así somos los argentinos,
      de la tradición hacemos una forma de ser y vivimos recordando que antes era mejor.

      Eliminar
    2. Eso que dijiste en último término es totalmente cierto, y no es un motivo de orgullo sino una realidad patética.

      Eliminar
    3. todavía recuerdo los años en que las cosas eran diferentes.
      esos sí que eran buenos tiempos!

      Eliminar
  5. Que uno vaya tranquilo por una piesta y de repente se vea esto por el espejo interior haciéndole luces para pedirle paso, debe ser de locos, pero no por ello, deja de ser de mirar y remirar mil y una vez.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, me alegro que te sorprenda el asunto.
      es un capítulo muy nuestro del automovilismo y es un gusto compartirlo con todos mis amigos.
      gracias por pasar

      Eliminar
  6. Hermoso el cuadrado de Peduzzi, coche mítico para quienes en esos años descubríamos las carreras de autos. Lo mejor de la entrada es ese final: "Continuará", lo que nos augura un nuevo y bello Gaucho Models.
    Abrazos!
    PD: Como dice Cruiser, en esos años era más moderno que los TC que corren hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya se viene el gaucho model, sólo estoy esperando una remesa de ruedas,
      el resto está terminado y listo para la sesión de fotos...

      Eliminar
  7. Visualmente no me gustan los Hot Rods, me parecen fosiles con ruedas, ahora bien me cautiva la filosofia esa que tienen "do it yourself" de armarlos con diferentes partes mecanicas.
    El cuadrado es sin duda una pieza muy exótica.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi tampoco me gustan los hot rods.
      técnicamente, quizá el cuadrado era un hot rod,
      aunque corrió con monstruos que representaban lo más granado del automovilismo nacional.
      y no le fue mal.

      Eliminar
  8. Me trae nostalgia ese cuadadrado blanco de la última foto, los vendían sueltos en los kioskos, venían todos agarrados a un cartón con una gomita, te acordás?
    El vehículo real ni fu ni fa, nunca me gustó el TC ni ayer ni hoy como para tener una miniatura, espero con ansias ese gauchomodel a ver cómo resulta.

    PD De tu pedido, no se me ocurre ningun auto como donante de ruedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ops! yo no me acuerdo de los autitos que vendían en los kioskos agarrados a un cartón con gomita porque no soy tan viejo, que tenían plástico duro y hombrecitos que también se usaban para un F1 gordito que se vendía del mismo modo, a veces con aleron es y a veces sin ellos.
      ya encontré donante de ruedas, buscá una camioneta ARO en el blog de cruiser de hace una semana.

      Eliminar
    2. Ah! Pero yo rumbeaba para algo mas deportivo y ancho, estas seguro que le van a ir?

      Eliminar
    3. si estoy en lo cierto van a quedar bien.
      y si quedan mal me las meto en el culo.
      prometido!

      Eliminar
  9. Inspiradora y emotiva historia de este TC cuadrado. Me habría gustado verlo, en esos tiempos, resaltado entre los autos mas modernos. Gran rescate Gaucho.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de eso se trataba: de remar contra la corriente.
      como hacemos siempre.
      gracias por pasar amigo mío

      Eliminar