viernes, 5 de agosto de 2016

mercedes benz omnibus de zatuszek - gaucho models 1/43






Seguramente recuerdan mi entrada sobre el Ómnibus de Zatuszek.
El auto me sedujo desde un principio, o mejor dicho el concepto.
Un motor Mercedes bestial sobre un chasis llevado a la mínima expresión.



Mi primera idea fue modificar el Mercedes SSKL de Solido que ya vieron en este mismo blog.
Pero no. Si repasamos la historia, veremos que el verdadero Ómnibus fue un Mercedes K,
El Mercedes K era casi un camión carrozado como auto, al que Zatuszek recortó "a la criolla", sacando todo lo que sobrara, transformándolo en una bacquet en tamaño extra large.
El SSKL vino después y el entusiasmo popular los unificó bajo el mismo mito, pero queda claro que eran autos distintos, obviamente el SSKL era una máquina alemana hecha para correr.



Pero el Ómnibus primigenio hacía honor a su apodo, era un mastodonte cuyo radiador tenía más superficie frontal que cualquier Bugatti coetánea.
Es decir que para recrear un Ómnibus primigenio, el modelo de Solido no servía de nada.



A la hora de documentarme para el modelo aparecen mil problemas propios de la pluralidad de la internet.



Primeramente se mezclan las fotos de uno y otro auto, y cuando uno logra separar las del primigenio, hay tantas versiones que al final uno hace lo que puede.
Hay fotos con rueda de auxilio de un lado y de los dos lados, con "puertita", es decir con lateral continuo y tipo Jeep, con un cinturón de cuero sobre el capot y dos cinturones. Los números dorsales también varían de una foto a otra,



De todos modos estoy contento con el resultado.
Lo que no le hice es porque no se veía en las fotos.
Por ejemplo la pedalera o cockpit, no tengo manera de saber si estaba dentro del torpedo o a la vista.
O el tanque de nafta trasero, que apenas inferí de una foto, escondido tras la rueda trasera.
Quedó como está, que Dios y la Patria me lo demanden.



Siempre me cuestan estos modelos que tienen muchas piezas separadas,
Hay piezas que uno nunca sabe si debe pintar primero o pegar y pintar luego.
Y una vez que está todo armado, los retoques de pintura son más difíciles.



Nos vamos? (Cabo Reyes dixit)




That's All Folks!




Gaucho Man
el aturdido





18 comentarios:

  1. ¡Muy bueno! Ojalá tuviera yo la habilidad de hacer modelos como ese ¿Es en metal?
    Lo que decís es habitual inclusive para autos de carrera hoy en día, con presupuestos enormes. En una carrera lenta usan un capot "tortuga" mas cargado y en una rápida con menos aletines; una carrera consiguieron un sponsor y cambió un poco la decoración. Van cambiando permanentemente y representan un desafío extra.
    Saludos a Demetrio López García ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! no sé si ya estuviste anteriormente por acá pero igualmente te doy la bienvenida al blog.
      El modelo es todo de madera balsa, los escapes son de tubo plástico con un alambre adentro para darles forma.
      Las ruedas son de plástico cedidas por dos donantes anónimos.

      Eliminar
  2. Las transformaciones en aquellos años estaba ala orden del día y esta no lo es menos, de camiones autocares y ala viceversa pero así de un camión a un auto de carreras tiene mas merito.

    Como siempre no cabe mas que dar a enhorabuena por esta nueva Joya para su museo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El principal motivo para transformar es que en esos años no había autos para correr.
      El Mercedes original era propiamente un camión y la única forma de hacerlo correr era recortando.
      De este modo quedó un camión recortado.

      Eliminar
  3. Te debiste divertir mucho haciéndolo, no?
    Me intriga una cosa: cuando decides que el modelo está terminado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El disfrute pasa por la primera etapa: el romance con el modelo y la historia mientras avanzo con las formas básicas.
      Sobre el final se acaba el romance y la exigencia es mayor por la dimensión y calidad de los detalles y terminación.
      En ese momento me agarra el apuro por terminar y sacármelo de encima.
      O guardarlo en una caja por diez años cuando apenas faltan los retrovisores o limpiaparabrisas.
      Respondiendo a tu última pregunta, lo termino cuando me parece que no hay nada más que pueda hacerle.

      Eliminar
  4. Es como dice SEAT, de una carrera a otra variaban mucho, y en este tipo de coches netamente funcionales, esos detalles no eran muy tenidos oportuna salpicada de barro lo dejaría más real y disimularía esos detalles dudosos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé seriamente el tema del barro pero no tengo mucha idea de cómo hacerlo.
      Hace unos años embarré un Lad Rover con una mezcla de antióxido colorado (te acordás cuando el antióxido era colorado?) y pintura negra, todo salpicado con un cepillo de dientes.
      Quedó lindo pero poco natural.
      Tengo miedo de arruinarlo, primero debería hacer unas pruebas.

      Eliminar
  5. Otra pieza única , inhallable y valiosa .
    Pero a mí me dan ganas también , de hacerlo escribir .
    Quedando descartado el Solido , ¿esas ruedas de donde provienen? ¿le resultó facil realizar la ablación/implante? o ¿sintió algun remordimiento?
    Cuente .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Solido está en una caja esperando su destino, puede ser transformado en algo pseudo-nacional o quedar en la caja hasta que la muerte lo separe.
      Estoy estrenando un libro de autos argentinos y me parece que esos Mercedes tuvieron mucho que ver.

      Las rueditas son de un Hispano Suiza, el autito tiene 4 ruedas y dos de auxilio, la gente de Altaya lo puso como número 1 de una enciclopedia. Por este motivo, hay muchos rezagos de kiosko detonados dando vueltas por ahí y se consiguen a precio vil.
      En este caso no hay remordimientos, son modelos reventados y la compra es un simple trámite para rescatar las ruedas y usarlas para mi trabajo.
      Vale mucho más un GauchoModel único y legítimo que un Hispano ajeno, repetido y detonado.

      Eliminar
  6. el modelo resultante es entrañable, se ajusta muy bien al original y lejos de ser frustrante la mutablidad del auto original en las fotos deja siempre abierta la salida elegante a los ojos críticos.

    - Si le reclaman un auxilio, se le responde que es otra foto...
    - Si le reclaman los cinturones del capot... El modelo corresponde a otra foto...

    Así hasta el elegante infinito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El auto de senderos que se bifurcan ...

      Eliminar
    2. Para serle honesto, el capot ya tiene otro cinturón un poco más atrás.
      No figura en la foto del coche real pero queda más balanceado a la vista.
      Quizás lo embarre un poco para darle más realismo y tapar los detalles cuestionables.
      Va a ser más elegante que cualquier otra salida.

      Eliminar
  7. A mi me gusta mucho: para darlo por finalizado, le pondría un número.
    Me ha sucedido con varios autos más modernos: carreras tras carrera cambiaban su configuración, y ni hablar de las decoraciones y publicidades. Es más, tengo modelos de "afamados" artesanos argentinos, en los cuales mezclaron la configuración de una carrera, con los colores de otra y las publicidades de una tercera.
    Encontré esta nota sobre el auto, calculo que ya la tenés, pero va por las dudas:
    http://www.laluneta.com.ar/nota?id=57520
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola juan, tenés razón, le falta el número, ya me voy a documentar con un libro nuevo que tengo sobre la historia de las carreras de fuerza libre.
      gracias por el link, es uno de los que estuve consultando para la historia del corredor.

      Eliminar
  8. Mis sinceras felicitaciones al creador, otra perla negra de tu coleccion/creacion.
    Un homenaje a un auto y a su piloto que no hace mas que engrandecer su leyenda.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Xavi, algún día los gaucho models serán una leyenda

      Eliminar
  9. Un auténtico Gaucho models y fiel al 1/43. Se ve muy bien en sus proporciones. Felicitaciones.

    Saludos !!

    ResponderEliminar