viernes, 3 de julio de 2015

sin internet era más difícil


Chevrolet Coupe de Luxe Cabrio 1951


SIN INTERNET ERA MAS DIFICIL

Hace unos días, el amigo Marinig soltó una pregunta disparadora "Cómo se hacía sin Internet? ".
Obviamente, un viejo lobo de mar como Marinig no esperaba respuestas porque el también navegó esos años huérfanos y sabe muy bien de lo que habla.
De todos modos, no se van a salvar de mi soporífera exposición.



Imaginen que quieren un modelo determinado, lo desean fervientemente.
Imaginen que no existe en el mercado, o que existe pero no tienen plata para comprarlo.
Imaginen que deciden hacerlo con sus propias manos.
Y acá empieza lo que iba a contarles.

Chevrolet Cuadrado de Peduzzi

Para construir algo desde cero hace falta información.
Medidas, como mínimo distancia entre ejes, largo y ancho.
Un plano o fotos que permitan entender las formas y hacer un buen dibujo.
O una foto milagrosa, tan bien sacada, que pueda usarse como plano (por ejemplo ésta de abajo).

Derossi 650

Ya vimos lo que hace falta, ahora repasemos mentalmente los medios disponibles en los años huérfanos:
Revistas con fotos, en su mayoría en blanco y negro.
Libros, aunque los libros sobre autos siempre fueron caros y/o difíciles de conseguir.
Si se trata de un modelo racing, crece la dificultad, ya que las fotos son en carrera, casi siempre desde el mismo ángulo.
La decoración es otro desafío, considerando que números y auspiciantes variaban de carrera en carrera.



(disculpen las fotos oscuras)



Con tanta malaria, el modelista debe improvisar formas, medidas y ángulos muertos.
La foto de abajo muestra un catalogo de Corgi y un trabajo que hice para descifrar las cotas ortogonales de un dibujo en perspectiva.
Miren las rayas por el piso para descifrar la distancia entre ejes.

Double Decker Bus

Cuando falla la foto hay que salir a hacer trabajo de campo.
Defino trabajo de campo a encontrarse un vehículo en la calle y tomarle medidas apurado y como se pueda.



Luego, en casa, se hacía un plano, cruzando los dedos para no haberme equivocado ni olvidado de ninguna medida.



Afortunadamente la fotografía electrónica da la posibilidad de gastar más de 50 fotos a un mismo vehículo gastando solamente un poco de tiempo.
Las fotos se complementan con más trabajo de campo.
Por ejemplo este Rambler Ambassador.



Con computadora es más fácil.
Antes había que tomar un plano y "multiplicarlo" hasta llegar al deseado 1/43, todo a mano y tardando mucho tiempo.
Ahora basta con imprimirlo en varios tamaños y luego medir para elegir el que voy a usar.


Tengo cientos de planos o estudios, aunque la mayoría de ellos jamás vio la luz, ni siquiera para estas fotografías.
Por alguna medida faltante, por la dificultad de formas o materiales, o simplemente porque Altaya sacó el mismo modelo mejor hecho y más barato.

Elegí estos ejemplos porque de alguna manera trascendieron el dibujo y algunos se terminaron más o menos felizmente.
Otros siguen a mitad de camino.



That's All Folks!



Gaucho Man
el insoportable




25 comentarios:

  1. "Son aquellas pequeñas cosas,
    que nos dejó un tiempo de rosas
    en un rincón,
    en un papel
    o en un cajón"

    Casi me hace espiantar un lagrimón don Gaucho , mire , vea . Entre plasticard , hojas de calcas y fotos , siguen apareciendo de cuando en cuando , tres vistas con los cálculos de escala al costado (así como muestra Ud) ; todos destinados a faraónicos proyectos de conversión que no prosperaron . Sólo uno tuvo comienzo : pasar un Mirage III 1/100 a SAAB 37 Viggen 1/144 . Después conseguí un buen y barato kit , y hay que decir que al comparar el ala no estaba quedando mal (con esa doble flecha y los dientes de perro . . .). De todas formas no completé ni uno ni otro.
    Hay que decir que en tiempos preinformáticos , las personas de dudosa moral , como un servidor , teníamos un gran recurso en la fotocopiadora del laburo . Calculando el porcentaje de reducción o ampliación necesarios para obtener las medidas actuales del modelo , también se obtenía un plano instantáneo sin necesidad de cotas .
    Pero se hayan concretado o no , o hayamos conseguido con el tiempo sustitutos más prácticos , todas esas fotos y dibujos , toda la imaginación para concebirlos , y este mismo ejercicio de la memoria para rescatarlos , representan un número impresionante de reconexiones que van a retrasar notablemente la aparición de telaraña en nuestro balero .
    Ni el tiempo ni el trabajo se han perdido . . .
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor no me cite a Serrat que él decía que la verdad no es triste, sino que no tiene remedio.
      Cómo se le ocurre transplantar un Viggen sobre un Mirage? Si es más lindo el Mirage!
      Y es cierto que luego de tanto trabajo, los modelos aparecen en el mercado, baratos y con mejor terminación.
      Uno trabajó como un enano al cuete.
      Yo también he usado la fotocopiadora, me había olvidado de ese recurso.
      Me conformo con su frase final “Ni el tiempo ni el trabajo se han perdido . . .”

      Eliminar
    2. ¡ Ni ahí ! El Mirage es muy lavado ; en cambio el Viggen con el plano canard y el inversor de empuje , tiene más vista . Y camuflado es una pintura!

      Eliminar
    3. No le permito.
      El Mirage parecía una adolescente en malla de baile, el SAAB parecía Mirtha Legrand en tanga.

      Eliminar
    4. Y... no sé , maestro ... yo sólo quería un modelo de avión para tenerlo en la vitrina ...!?

      Eliminar
    5. .e consigo una foto de mirtha legrand en tanga, gratis

      Eliminar
    6. Ni Mirage ni Viggen, ¡Draken!

      Eliminar
    7. puede ser, no es feo el draken.
      pero el viggen me sigue resonando a mirtha legrand

      Eliminar
  2. Según deduzco de lo dicho por don Pablo, "romperse uno la cabeza es beneficioso para la salud"...
    Bien mirado, algo de razón creo que lleva.

    Ahora que veo las movidas que tuvieron que hacer en esas épocas yo me quito el sombrero. Auténtico trabajo de micos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indeed , Sir Anthony ! Hay que buscar , fotografiar , leer y comentar . Es una buena manera de que los sesos hagan joggin y pesas , y se mantengan en forma .

      Eliminar
    2. Hola Antonio, antes que nada, aprovecho para saludarte por el tema de tu padre, la muerte siempre es por primera vez y uno nunca está preparado.
      Gracias por tu comentario, es cierto que tanto trabajo conllevaba cierta gimnasia mental.
      Lástima que para la vista y el pulso la gimnasia sea menos efectiva.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Eduardo, lo cierto es que mi viejo mereció mejor muerte pero ya no sufre más al menos.

      Saludos

      Eliminar
  3. Fabulosos los planos de ese 356 y del 2cv.

    Yo recuerdo con frustracion las clases de dibujo tecnico y bellas artes durante mis estudios del instituto, tampoco a pesar de mi empeño era muy bueno en calculo de modo que aun me maravillan mas tus proyectos.

    jeje le imagino bajo la mirada inquisitiva de un transeunte cualquiera observandole perplejo en la calle midiendo a un coche parado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos éstos planos fueron identifcables, otros eran más "etéreos".
      Si bien tengo mis modestos logros, nunca me sentí muy cómodo con el dibujo artístico.
      Paradójicamente, el dibujo técnico tampoco me gustaba.
      En cuanto al trabajo de campo, te tiro una variante increible:
      sin la cinta métrica, sólo contando con mis gafas de exactos 12cm de ancho, colocaba las gafas en todos las fotos, por ejemplo sobre el guardabarros.
      De este modo, luego reconstruía las medidas a partir de la cota de las gafas.

      Eliminar
  4. Más allá de que el resultado haya quedado plasmado o no en una miniatura, Gaucho, el proceso de investigación es de por sí apasionante. El viaje no es sólo llegar a la meta. Esa perspectiva del coleccionable de Corgi con las líneas en el piso está genial. Y es a eso a lo que me refiero.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido lindo encontrar y compartir mis estudios para poder transformar una perspectiva como esa en un plano en planta, es decir desde arriba, y poder así reconstruir las medidas largo y ancho.
      No me fue posible y al final apliqué el ojímetro.

      Eliminar
  5. Las cosas que había que hacer en esos años...
    Pero te sirvieron y mucho, fueron el primer paso para los Gaucho Models.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de eso no queda dudas.
      lo triste es la cantidad de tiempo perdido,
      y la cantidad de proyectos que quedó en el camino,
      un montón de energía al divino cuete.

      Eliminar
    2. Pero seguro que lo disfrutaste! Como escribió Galeano, tu utopía (construir modelos propios) te sirvió para caminar por la vida (y por tus propios caminos!).
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Admiro esa inquietud y búsqueda constante, y a la vez el haber conservadoen lugar de desechar esos bosquejos en cuanto el proyecto no se materializaba.
    Muy bueno el truco de medir con las gafas, yo también te imaginaba con la cinta en mano a la vista de los ocasionales transeuntes preguntándose vaya a saber qué, jajaj.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la cinta métrica la he usado muchas veces,
      las gafas eran para cuando no había cinta!
      pensá que hay oportunidades que se dan sólo en la vida.
      en mis años de citroen, recuerdo que tenía mi cámara de sacar fotos en el auto, siempre, a la espera de una de esas oportunidades.

      Eliminar
  7. Una lectura muy enriquecedora, sorprende la existencia de los bocetos, y sin duda es evidente la irrefrenable actitud para lograr el modelo elegido, que tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!
      la verdad es que a veces me siento como esos viejos que hablan de tiempos pasados y tengo miedo de aburrir o cansar.
      pero la verdad es que lo disfruto y me cuesta controlarme!

      Eliminar
  8. No se si mirarlo con alivio por que ya son recursos obsoletos o con tristeza por que hoy son tareas un tanto descafeinadas, quizá uno con tiempo escaso no le queda otra que envidiar horas de modelaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, su aporte dispara una conclusión obligada.
      Y esta vez también tiene razón.
      El trabajo del plano consumía mucha energía y tiempo, cuando llegaba el momento de modelar uno ya estaba desganado o pensando en el próximo proyecto.
      Y otro problema:
      Obviamente, ninguna de estas actividades era perfecta.
      Pasar del plano al modelo tenía su cuota de error,
      pero pasar de las fotos al plano también tenía error.
      Es decir que si uno llegaba a completar el modelo, las formas definitivas eran la multiplicación potenciada de ambas cuotas de error.
      Por eso me salían tan feos!

      Eliminar