viernes, 30 de marzo de 2018

historieta del TC y SP - parte 4 - tiempo de compactos







Resumen de lo publicado:
Esta saga empezó de casualidad y si la termino va a ser también de casualidad.
Si quieren ver la primera entrega vayan a este post .
La entrega anterior està acà.
La entrega siguiente està acà.


HAY UN COMPACTO EN TUS OJOS

Ya en 1957, el ACA había organizando un Gran Premio en el que habían juntado TC y Standard.
Los Standard, como se puede imaginar, eran autos casi de serie, de los que se fabricaban en Argentina, con cilindradas que iban desde 600 o 700 cc hasta dos o tres litros.
Pese a estas divisiones, la verdad es que corrían todos juntos, y de a poco se fue instalando la idea primero, la certeza después, de que los Standard estaban en condiciones de competir contra las cupecitas sin pasar vergüenza.



Hubo muchos tradicionalistas que se levantaron en contra de los Standard, aduciendo que aunque anduvieran bien en velocidad, nunca estarían en condiciones de afrontar los caminos sin preparar.

Hay que entender que los Standard eran modelos modernos, producto de tecnologías y líneas de producción de última hornada, un concepto totalmente opuesto a las cupecitas que ya venían corriendo desde hacía dos décadas, gracias al esfuerzo e ingenio de los mecánicos criollos.
La productividad industrial contra la artesanía criolla, el progreso desapasionado contra el mito de los gladiadores pampeanos.

En los primeros años de la década del sesenta, la industria automotriz nacional progresaba y lanzaba sus primeros compactos al mercado.
Recordemos que la designación de “compacto” responde a un concepto yanqui, dado que estos compactos eran sensiblemente más pequeños que los autos de ese momento. Ford Falcon, Chevrolet 400, Valiant, entre otros, serían luego los protagonistas de la categoría.




Volviendo a las cupecitas, analicemos el auto de Peduzzi 1962: chasis de 1939, motor con block 1957 de seis cilindros en línea, seis carburadores Solex. Suspensión delantera con ballestas longitudinales de 10 hojas y dos amortiguadores por rueda. Atrás las ballestas eran de 12 hojas con otros dos amortiguadores por rueda. Frenos hidráulicos con campanas Buick y diferencial Chevrolet. Totalizaba un peso de 1350 kg.

Las velocidades siguen subiendo, en 1963 se rompe la mítica barrera de los doscientos con 207 km/h en ruta. También aumentan los accidentes mortales, promediando una muerte cada tres carreras.


EL CHEVITU LLAMA DOS VECES



Pese a todos los prejuicios, en 1964 hubo quienes tomaron nota del fenómeno y alistaron un compacto dentro de la categoría., es decir: no como un compacto standard sino como un compacto para TC
Así nace la leyenda del Chevitù, el primer compacto que enfrentó a las cupecitas.
El Chevitù era en verdad un Chevrolet Nova de dos puertas importado de USA. Las modificaciones según el reglamento incluían tanque de nafta de cien litros y caja Corvette.
Esta inclusión trajo mucha resistencia del público que hasta les tiraba piedras.
No obstante, el Chevitù anduvo bien y abrió un nuevo concepto que luego fue seguido por otras marcas o equipos.



Hay que decir que si bien muchas carreras aún se hacían sobre piso de tierra, los caminos no tenían el rigor que habían soportado por los primeros TC treinta años antes.

El año 1966 ya mostraba signos de renovación en la categoría.
No sólo la presencia del Chevitù y otros compactos como el Falcon, Valiant, y hasta algún Mustang, sino que a la luz de un nuevo reglamento más permisivo, las cupecitas se iban perfilando con trompas cada vez más bajas y colas más largas, recuerden el Tractor de Casà que conocieron en este blog (recordemos la libertad para las carrocerías).
De todos modos, las cupecitas y las empanadas no durarían mucho más.
Párrafo aparte para el Cuadrado de Peduzzi que también conocieron en este blog.



To be continued...




Gaucho Man
el insoportable



Fuentes:
Enciclopedia TC Una Historia Apasionante
Revista Ruedas Clásicas – Edición Especial SP Argentinos - Hugo Semperena
Historia Automovilismo Argentino - La Nación
Revistas Automundo
Ugo Garibotti






29 comentarios:

  1. Arrojando piedras al chevitú, se ve que desde hace rato somos pasionales... por no decir otra cosa. Después se quejan de las barbaridades actuales cuando siempre existieron.
    Las cupecitas sobrevivieron hasta los 80s aunque con categoría propia, recuerdo de infante ver las carreras los domingos por tv... Las cupecitas alabadas por el relator de la carrera pero no dejaban de ser un bodrio, su momento de gloria ya había pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tambièn hubo cascotazos para las Liebres II, hay fotos del auto corriendo su primera carrera con el parabrisas roto...
      sè que hubo cupecitas en algunas categorìas zonales tipo "cafeteras" o algo asì. Esas categorìas fueron receptoras de muchos autos desechados de TC y tambièn de SP.

      Eliminar
    2. y ya impuestos los compactos, hubo piedras para los Torino de parte de los hinchas de las tradicionales Ford y Chevrolet.....somos lo que somos de hace rato, no de ahora....

      Eliminar
    3. Piedras para los autos y escupitajos para los corredores, no se salvaba nadie.
      Y como dijeron, la conducta sigue, no quiero imaginar qué va a pasar cuando haya que renovar en TC actual, pero dejo ese tema para otro post más jugoso que éste.

      Eliminar
    4. De hecho las cupecitas siguen corriendo aún hoy. Hay una categoría que se llama "TC Histórico" que anda seguido por esta zona del país. Aunque creo que se trata más de carreras de regularidad que otra cosa.

      Eliminar
  2. Una innovación mal aceptada... pero el progreso se acaba imponiendo a pesar de los nostálgicos.

    Por otro lado, qué barbaridad, un muerto cada tres carreras de promedio! Verdaderamente era un deporte de riesgo. Supongo que también algunos espectadores "palmarían", no?

    Gracias por esta nueva entrega, es interesante y así me entero de qué va esta película. Y creo que fue bueno que salga el tema a la par que la colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo del muerto cada tres carreras fue una modesta estadìstica mìa, totalmente informal y apurada. por ahì pasaban cinco carreras "indemnes" pero en la cuarta reventaban dos o tres, y como bien dices, no sòlo corredores sino tambièn pùblico.
      la simultaneidad con la enciclopedia fue casual, aunque vino bien.
      no pretendo dar càtedra sobre los grandes valores de la categorìa, pero me interesa entenderlo, ubicarlo en tiempo y espacio, y buscarle una explicaciòn a este fenòmeno que ya lleva casi cien años de permanencia.

      Eliminar
  3. Siempre me chocó el concepto de medidas y tamaños americano, en Europa un compacto seria por poner un ejemplo un Golf, no una berlina de 4 puertas, será que por aquí estamos mas angostos y por alli teneis mas espacio.
    Tambien se me hace raro que una misma competicion englobe circuitos y caminos de tierra, eran dos competiciones independientes con participantes diferentes agrupadas bajo el mismo manto? disculpa de antemano mi ignorancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas preguntas, la primera da casi para todo un post sobre historia y filosofìa de la automociòn.

      Hablando del tamaño de los autos, pensalo asì:
      Amèrica (en realidad Estados Unidos) era grande, con grandes distancias, mucho lugar para estacionar, mucha riqueza y petròleo a bajo costo.
      Tenìan sentido los autos de cinco metros de largo con motores V8 de cinco litros plus.
      En este escenario es que surge la generaciòn de "compactos" de cuatro metros y medio, pera ellos eran autos chicos.
      Europa con ciudades apretadas, poco lugar para estacionar, combustible màs caro y distancias màs cercanas.
      Considerando el empobrecimiento posguerra, tenìan sentido los autos pequeños.
      Con el tiempo, los americanos se golpearon con el precio del petròleo.
      Los japoneses (alineados con el modo-europeo) hicieron tambalear su industria a fuerza de vender autos pequeños en su propio territorio.
      Asì es como los yankis empiezan a fabricar autos medianos o chicos.
      Los europeos, ya repuestos de la guerra, empiezan a agrandar el tamaño de los autos.
      Lo interesante es que entre los setenta y los ochenta, los tres conceptos americano, europeo y japonès se encuentran en un punto medio alrededor de los cuatro metros y medio.

      En cuanto a las competiciones, te aclaro:
      Habìa carreras en circuito, que podìan ser circuito de cemento o de tierra, pero cada carrera tenìa un mismo tipo de piso.
      Las carreras en ruta, generalmente eran de varias vueltas sobre un circuito triangular entre tres ciudades y tenìan un mismo tipo de piso.
      Los grandes premios (iban una sola vuelta de 5000 km por varias provincias y a veces recorriendo màs de un paìs) sì tenìan cualquier tipo de piso que les toque, todo mezclado y a veces cambiante segùn el clima de ese dìa.

      Eliminar
    2. Muy buena explicación. Ya lo habías dicho en los posteos anteriores, pero bueno es recordarlo para Xavinski, que los equipos tenían por lo general dos autos, uno para tierra y otro para circuitos, con la preparación específica para cada terreno, tenían la diferencia que hoy hay entre un coche de rally y otro de pista.

      Eliminar
    3. Sisi, pero es bueno refrescar conceptos, sobretodo para los amigos de afuera que no tienen la dimensión del fenómeno en el ADN como nosotros.

      Eliminar
  4. Tiempos de cambios, algo que siempre divide aguas, y mas en el país del "river-boca"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. River o Boca, Ford o Chevrolet, Coca o Pepsi, ventana o pasillo, pastas o asado, Mirta Legrand o Susana Gimenez,
      Reo que nunca nos vamos a poner de acuerdo, está en nuestro ADN!

      Eliminar
    2. ¡Ja! Mirta y Susana son dos momias fascistas que se caen a pedazos, ¿Cuál es la opción?
      Mariano se dirigió a Ud. con cortesía; no lo trate de "reo".
      Hay quienes prefieren el silencio y la uniformidad, otros la discusión y la diversidad. En tanto una de las partes sea razonable y consecuente, no puede haber mayores problemas ...
      Tambien existen los contemplativos.

      Eliminar
    3. Creo que se me fue la C y quedò lo de Reo,
      espero que Mariano sepa comprender.

      Eliminar
  5. esto se pone cada vez mas interesante. alguna vez escuche que un día de 1962, Froilan mirando los autos que corrían en el TC, pensó que no se podía seguir corriendo con autos de 3 décadas...... de ese 1963 en que debutron los compactos, hasta este 2018 en donde de alguna manera siguen corriendo (pongamosle....), pasaron 5 décadas y media....

    esperando lo que sigue. cada vez mas jugoso....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que fue Froilán, manejé el dato pero lo excluí por alguna razón imperdonable.
      La renovación del TC actual es inevitable, aunque yo le veo dos problemas:‎
      + nadie sabe qué autos y motores usar
      + en el fondo nadie quiere cambiar, si hasta proponen engendros que parezcan chevys o falcons, sin tampoco tener idea de qué meter bajo el capot.
      Yo por las dudas voy haciendo acopio de piedras para dar la bienvenida a la nueva categoría.

      Eliminar
  6. En los sesenta, corrían "antiguas" cupecitas con 30 años a cuestas. Hoy, "modernos" compactos con solo 50 años en sus lomos... Recuerdo las piedras en las Liebres II plateadas de Copello y Gradassi rompiendo sus parabrisas el día del debut en Buenos Aires 1967. Dicho sea de paso, debut en el que hicieron un 1-2...
    Ahora hablan de modernizar los actuales Falcon, Chevy, Dodge y Torino poniéndoles la trompa standard, léase alguna calcomanía grande que simule la parrilla del radiador.
    Ya lo veo importando autos de Nascar para correr en TC.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa es buena!
      vamos a comprar autos de nascar chinos o coreanos, de segunda mano, todos iguales pero tienen en la trompa un calco con el logo de daewo, lifan, foton o zotye. acà les vamos a cambiar los calcos por otros que digan falcon, chevy o dodge.

      Eliminar
    2. Por un lado imagino a los Charger, Mustang y Camaros reemplazando los actuales. Lo de las trompas simuladas me parece una burrada, para éso habría que resignar aerodinamia, y no creo que se vuelva para atrás, lucirían mucho mas antiguos que ahora. El problema es que las versiones actuales de los "muscle cars" americanos que se venden acá están lejos de ser populares, son muy raras y elitistas, no están en el corazón de la gente, que preferiría seguir viendo las carreras previas donde participaran los actuales TC antes que las de fondo. Soy pesimista respecto a alguna renovación. Por otro lado, qué bien concebidos y construídos que estuvieron aquellos coches, y qué épocas doradas, porque luego de 50 años siguen estando en el centro de la escena.

      Eliminar
    3. Yo también pesimizo que no tendremos renovación porque no es lo que la gente quiere.
      Es una sábana corta en que se pide un imposible y las alternativas practicables no se aceptan.

      Eliminar
  7. La época de la "aerodinamización" de las cupecitas, pre-prototipos fue muy pintoresca. Aparecieron trompas muy extrañas y aletas traseras de dudosa función pero muy llamativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, una muestra de buen oficio, iniciativa, prueba y error de nuestros chapistas criollos. yo había seleccionado algunas fotos y al final olvidé incluirlas, quedarán para otro post.

      Eliminar
  8. Estoy como turco en la neblina ...
    Despues de leer artículo y comentarios me queda la sensación de que todos quieren algo, pero no saben qué.
    Vamos a partir de la base que personalmente considero a los coches de carreras como vehículos ITS (Inútiles para Todo Servicio), y que cada carrera es un inmenso desperdicio de energía.
    Sin embargo puedo llegar a comprender la funcion social de ese tipo de eventos, y aceptarlos.
    Pero, ¿qué se busca en ellos?
    Si es apreciar la habilidad de un humano para dominar la máquina, esto es verificable en cualquier clase de coche construido en los últimos cien años.
    Si se busca más velocidad, se podría probar en el aire, porque superficies con más friccion como el agua y la tierra tienen límites físicos específicos e infranqueables.
    (Si no se le puede preguntar a algún Campbell, a los herederos digo, porque los más famosos de la familia se mataron por unos km/h más).
    Si se busca una estetica cambiante de año en año, creo que la publicidad contribuye bastante, pero también se podría usar un chasis y un motor universales y hacer un carrozado temático en cada temporada como en los carnavales.
    En fin, y para decirlo en una forma elegante, ¿cual sería "el zapato" que le vendría bien al espectador de carreras de autos?
    Leí muchos lamentos, ninguna propuesta.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un excelente plateo el que me hace, aunque lamentablemente me temo que no soy la persona indicada para responderle.
      Por favor entienda que me fascinan la alquimia entre arte e ingenierìa que encierra cada auto, y si quiere, tambièn la pasiòn puesta en su gestaciòn.
      La cagada es que los usan para correr, como dije una vez una ruidosa manera de gastar recursos.
      Confieso que me aburren las carreras, no me interesan los campeonatos y rehuyo de las estadìsticas.
      Este es el motivo para que mi informe resulte tan insulso: me desintereso totalmente por los datos duros y voy màs a lo que veo de afuera: el espìritu de los fierros.
      Por si este prefacio no fuera respuesta suficiente, le explicito con caràcter de declaraciòn jurada:
      No me gusta la velocidad, no me gusta el motor ruidoso, no me gustan las carreras.
      Pero viò què lindos que son los autos?
      Tendrìamos que tener una categorìa de tractores, el problema es que tienen poco lugar para poner publicidad.

      Eliminar
    2. Aplausos, aplausos..
      Para todos tienes Gaucho. Y que buenos comentarios de los demas colegas.
      Conforme voy leyendo está mas interesante y para mi que aùn desconozco mucho de las carreras y su tradición allá, es como una cátedra

      Eliminar
    3. La verdad es que yo tampoco tenìa en clara la historia, por ese motivo me puse a investigar, y aprovechè para escribir.
      Las crònicas de las carreras son muy jugosas aunque demasiado pesadas para mi.
      La pasiòn no se puede transmitir por vìa escrita.

      Eliminar
  9. Acá algo de espacio para la publicidad consiguieron :

    https://www.youtube.com/watch?v=4FhU4ltFHXY

    Aunque supongo que también habrá quejas por los mismos viejos Belarus de siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gustò el que pierde una rueda,
      aunque alguno echaba mucho humo

      Eliminar