miércoles, 2 de noviembre de 2011

rescate emotivo: city of salt lake


Hace cincuenta años él le dijo "Te veré en la otra punta"
Y ella le dijo "Buena suerte"
Fueron las últimas palabras que se hablaron entre Zeldine Graham y su marido Athol.

Momentos después, él viajaba a más de 300 mph cuando perdió la rueda delantera izquierda.

El bólido, llamado "City of Salt Lake", se elevó sobre las salinas de Boneville, voló más de cien metros de distancia y cayó dando tumbos por otros trescientos metros hasta quedar definitivamente inmóvil, silencioso como una roca.
Athol Graham falleció en la ambulancia camino al hospital de Salt Lake.
Tenía 36 años.
Era el 01ago60 , en el camino quedaba una esposa y cuatro hijos entre 2 y 8 años.
Pero veamos cómo empezó la historia.



   

Las salinas de Boneville en Utah eran un punto referente al hablar de velocidad.
Desde Malcolm Campbell en 1935 (301 mph), los records se quebraban uno tras otro.
Corría 1947 cuando John Cobb hizo 394 mph en su Railton Mobil Special (les suena?).
Durante 13 años hubo numerosos intentos de romper esta marca, todos sin suerte.
El más serio fue Mickey Thompson de California, que gastó USD 190,000 en su Challenger, logrando 364 mph en 1959.
Nuestro señor Athol se tomó el desafío como algo personal

Junto a su asistente llamado Otto, juntaron un motor Allison V12, un tren trasero de camón GMC, un tren delantero de Cadillac y una parabrisas de avión Mustang.

   

Para la carrocería modificó un tanque de combustible de bombardero B29.
Tenía el auspicio de Firestone, que le cedió ruedas especialmente desarrolladas para el proyecto.
Descuidando su familia y trabajo, Athol trabajó en el proyecto día a día junto a Otto durante varios años.
Luego de varias modificaciones, algunas de ellas impuestas por los comisarios deportivos, que consideraban demasiado peligroso al vehículo, el auto estuvo listo para correr.
Lo más que logró fue en diciembre de 1959, velocidades de hasta 344.7 mph en promedio de dos corridas.

A cincuenta años de esta fecha, Graham Junior reconstruyó el auto, miren qué lindo que fue quedando:





Finalmente, les mando fotos son del modelo a escala, que NO tengo.






That's All Folks!



Gaucho Man
el insigne



fuentes:
http://www.amazing43.com/
http://sportsillustrated.cnn.com/vault/article/magazine/MAG1071650/index.htm
http://www.deseretnews.com/article/700052628/Family-finds-pride-in-fathers-speed-quest.html
http://www.chevyasylum.com/lsr/bsf2010/20100422/Welcome.html


4 comentarios:

  1. Cuando comencé a leer, me alegré mucho; "¡que buen auto compró Gaucho!" pensé. Luego caí en la cruda realidad: aun no lo tenés en tu colección.
    Y digo "aun" porque, conociéndote amigo, seguro que en poco tiempo nos mostrás los avances de su construcción.
    ¿O me equivoco?
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. la verdad es que no es mala idea, no lo había pensado.
    creo que el modelo amerita, dada su historia, su rareza (en 1/1), su escacez (en 1/43) y su relativa facilidad.
    si puedo este mismo fin de semana pongo manos a la obra.

    ResponderEliminar
  3. Gaucho este modelo es para que ud le de rienda suelta a sus manos y nos deleite con una nueva producción de "Gaucho Models"

    Espero los resultados

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Vasco, ya puse manos a la obra.
    Lo más difícil fue conseguir las medidas pero logré extraer data coherente de una fuente creíble.
    En dos meses seguimos la conversación.
    Abrazos!

    ResponderEliminar