lunes, 30 de julio de 2012

rescate emotivo: chenard & walcker tank - le mans 1925

El Señor Ernest Chenard era un ingeniero que se asoció con otro ingeniero llamado Henri Walcker en 1898 para hacer vehículos de tres ruedas.
La empresa fue creciendo, en 1925 Chenard fue el cuarto fabricante de automóviles más grande de Francia. 


Hacia 1925, el departamento técnico de Chenard & Walcker trabajaba en dos desarrollados orientados a la competición.
El primero tenía motor de 4500cc y el segundo de 1100cc.
El de motor chico fue llamado Tank por su carrocería de enteriza y extremadamente baja.
La foto de abajo, muestra dos modelos Tank flanqueados por otros modelos, mostrando su exigua dimensión y su perfil revolucionario, adelantado varios años a su época.



El punto es que dentro de Chenard & Walcker todos apostaban a los modelos grandes y nadie quería a los pequeños Tank.
Para la carrera de Le Mans de 1925 presentaron dos autos de 4.5 litros y tres Tank de 1100cc.
Obviamente, todo el favoritismo de la empresa se inclinaba hacia los modelos grandes.



Ya en carrera abandonaron los dos autos grandes por problemas de refrigeración,
aparentemente las mangueras del circuito refrigerante estaban demasiado expuestas al calor del motor y no resisitieron.
Fue un momento difícil cuando uno de los pilotos notó el humo que saliá de su capot y se dió cuenta de que su auto no duraría mucho.
Lamentablemente por cuestiones reglamentarias no no podían cambiar la manguera antes de la vuelta 20,
por lo que el piloto hizo un intento patético por durar unas vueltas a muy bajo régimen,
pero terminó fuera de carrera con el motor hecho una masa de metal amorfa y humeante.


En los boxes se alarmaron porque los pequeños Tank tenían un sistema de refrigeración similar a los que acababan de colapsar en los autos grandes.
Pararon en boxes a los modelos de 1100cc y descubrieron que las mangueras no iban a durar ni una vuelta más.
Estaban en la vuelta 14 y aún no podían cambiar las mangueras, por lo que sólo pudieron agregar una protección aislante y cruzaron los dedos...

Imagínense la desesperación de los pilotos, tratando de ir lo más despacio posible, tratando de estirar el tiempo y que la máquina aguante.



Afortunadamente las manguera resistieron y los pequeños Tank pudieron seguir en carrera.
Hubo un par de abandonos hasta que finalmente uno de los chiquitos terminó en décimo lugar y ganador de su categoría.



Como vieron, el diseño del Tank es macizo y maravilloso, un gran faltante en cualquier colección de fenómenos.
El problema es que no he visto ninguno en diecast.
Algún día voy a tratar de hacerlo, ya tendrán noticias.

Si les gustó la historia, los invito a leer la versión completa, el link es  http://pasionslot.mforos.com/1552581/8776079-mi-coleccion-de-le-mans-poco-a-poco-ferrari-250tr-59-60-winner-1960-con-explorer-no/


Gaucho Man
el perentorio

16 comentarios:

  1. Si no existe, estarán en ello, no te preocupes.
    Y tú puedes, en caso contrario, crear el tuyo. Esa ventaja que tienes!
    Saludos, como siempre me gustó tu relato por lo interesante y bien contado que está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio!
      es una linda historia, con final feliz y todo.

      Eliminar
  2. Las historias de automovilismo épico, si van de desgracia en desgracia mejor, si no llegan primeros mejor aún, pero raro que sea, si no terminan la carrera no llega a ser de interés.

    Gran nota y gran empresa proponerse uno para la colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabo,
      usted sabe mejor que nadie que a veces se gana y a veces se pierde
      (aunque es más lindo cuando se gana).
      no sé si la condición para pasar a la eternidad es terminar la carrera,
      quizá sea para los que miran la carrera,
      a mi me basta con el auto.

      Eliminar
  3. Bonita historia, viene al pelo para demostrar que los chiquitines somos muchas veces, más resistentes que los grandotes, jeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavi! de veras eres chiquitín?
      te ofrezco el gaucho método para extender la estatura,
      80cm adicionales garantizados!
      llame al 0-800-GAUCHO , las operadoras están esperando

      Eliminar
  4. Hermoso auto, y seguramente será una futura gran miniatura que saldrá de los talleres de "Gaucho Models". Un gran desafío, puedo aportar fotos para facilitar la fabricación (tengo varias de este autito).
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Juan, gracias por las fotos!
      como verás, ya están engrosando el blog.

      Eliminar
  5. A mi tambien me gustaría ver uno de Gaucho Models !!

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wow! voy a tener que fabricar al por mayor
      dame un tiempito, hace mucho frío ahora para trabajos manuales (mi tallercito está en el fondo de casa y no tiene calefacción, acá es invierno)

      Eliminar
  6. Pocas veces he visto un coche tan horrible!! Jajaa!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, pero desconocia esta historia.
      Gracias por compratirla.

      Eliminar
    2. cómo horrible?
      cómo horrible?
      es más lindo que cualquiera de esos rusos feos que pones vos.
      te lo dije!

      Eliminar
    3. Maurus, a vos tampoco te perdono.
      tiene que gustarte mucho

      Eliminar
  7. Gaucho, creo que la historia hace lindos a los autos, y en este caso, debía tener una muy linda historia...

    Ya lo veo saliendo de los talleres "Gaucho Models Corporation". Si quiere un modelo de la marca, pruebe con el de 1923, que sacó "Ixo/Altaya", que ese si ganó LeMans.

    Y ya que está tiramos más data, que no se si sirve para algo. En 1925, los dos pequeños autos tuvieron su premio en Le Mans: el #50 que terminó décimo y ganó su clase hasta 1100 cc, se llevó la Copa Trianual. El #49, décimo tercero en la general, se llevó la Copa Bianual.

    Saludos Gaucho perentorio!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Vasco, gracias por la data.
      me queda la duda si los autos son lindos por ganar o por perder, o por la historia o por los hombres.
      le dejo la inquietud.

      Eliminar