domingo, 30 de julio de 2017

comunicaciòn y autitos






EL DELICADO SONIDO DEL TRUENO

Hay productos cuya descripción no puede ser transmitida cabalmente por cualquier medio.
Por ejemplo, un vino.
Puedo describir la forma de la botella, la claridad del color, la sutileza de su aroma o la profundidad de su sabor.
Pero el vino itself es imposible explicar, su sabor será una incógnita aunque pondere la plenitud del sabor, la frescura o la suavidad de su dulzura.
También puedo decir que me gusta, que trae recuerdos, que erotiza o provoca terribles arcadas.
Y aunque gaste renglones de explicación, el lector nunca va a tener la comprensión cabal del vino.


EN EL PAÍS DE LOS CÍCLOPES EL TUERTO ES CIEGO

Quizás haya medios que favorecen algunos productos determinados:
Todo lo que tiene imagen puede ser ponderado en una foto.
Lo que tiene sonido puede ser replicado en una radio o un CD, por ejemplo una canción.



Y ya entrando en tema, cuál sería el medio ideal para demostrar autitos de colección?
Tienen imagen, no tienen sonido (al menos, en su mayoría), no tienen movimiento (supongamos que es así, hablamos de coleccionismo estático), no tienen sabor (yo al menos, no probé ninguno) ni olor (y si lo tienen, no es relevante, que yo sepa, nadie compra un autito por su olor).
Coincidimos en que lo ideal es un medio que privilegie la imagen.
Durante años el soporte ideal era el papel, que ya analizamos en el post dedicado a la revista Miniauto.


PARA UN COLECCIONISTA NO HAY NADA MEJOR QUE OTRO COLECCIONISTA

Luego Dios creó la internet.
Y así nos fue.
Redoblando el nivel de dificultad, vamos a un cuestionamiento más filosófico aún:
Qué es lo que queremos compartir de un autito?
Su forma? La historia del autito? La historia del auto real? Nuestra historia referida al autito o al real? Nuestras sensaciones sobre uno u otro?
Abro un breve paréntesis para repasar los distintos aspectos que fue teniendo esta necesidad de comunicar y compartir la pasión del coleccionismo.

Mis inicios como coleccionista fueron a principios de los noventa y ya empezando los 2000, llevando diez años en el metier, reconocía que era una actividad aislada.
Y mucho màs aburrida que otras ocupaciones más populosas.
Fue para esos comienzos de siglo que logré reunir una pequeña cantidad de coleccionistas y encaré algo que pomposamente bauticé como “Encuentros de pizza y autitos”. Fueron tres eventos memorables, como no nos conocíamos, recuerdo que ponía un autito de colección sobre la mesa, de este modo el recién llegado podía ubicar al grupo.

Tiempo después, la internet empezó a cubrir espacios vacíos.
El primer medio de encuentro que recuerdo fueron los foros. Un espacio virtual con mucha (o poca) gente, se podía abrir un tema y seguirlo, o bastaba con entrar a ver los “mensajes nuevos”.
El problema de los foros era la diversidad de caracteres, el espacio tenía un dueño e indefectiblemente, en algún momento surgía el conflicto que terminaba en una facción del grupo retirándose con un portazo y abriendo un foro disidente al día siguiente.
Lamentablemente esta diversidad es característica de la condición humana y asoma en todo tipo de grupos, virtuales y de carne y hueso.
Hay que admitir que no se ha avanzado demasiado en este aspecto.



Luego de los foros yo accedí a la posibilidad del Blog.
Después de penar con administradores que no administraban y moderadores que no moderaban, el blog me daba un espacio en el que podía hasta elegir el tipo de letra, sin depender de ninguna voluntad que no sea la propia. Fue como tener el mundo en la mano.
Los pormenores negativos del blog ya son bien conocidos por todos.
Los visitantes rehuyen del blog, nadie quiere registrarse, por lo tanto nadie comenta, y aunque las estadísticas muestren muchas visitas, son pocos los valientes que dejan su comentario.
A la larga todo se limita a una pequeña comunidad, quizás más chica que la que nucleaban los foros.


EL FACEBOOK NUESTRO DE CADA DÍA...

Afortunadamente, todos estos problemas se superaron con el advenimiento del Facebook.
Hablando seriamente, el Facebook asegura una cantidad importante de visitas y hasta una cuenta de likes, que permiten hacer una discreta estadística.
También permite una edición rápida, pero sin mucha floritura.



La gran desventaja es la poca permanencia de cada post.
Nosotros, los que disfrutamos adornando nuestro post, nos vamos a sentir frustrados.
Otro efecto colateral de la aglomeración de gente es el conflicto.
Opiniones distintas, pasiones desencontradas, discusiones acaloradas y enemistades rencorosas llevan a una triste conclusión.
La filiación a los grupos de Facebook tiene tanta vigencia como la fidelidad a los blogs,
abundan los grupos disidentes y todos los días aparecen nuevos grupos, agrupados (o separados) por marca, tema, escala o zona geográfica.
O separados por los moderadores; es común encontrar dos o más grupos que responden a la misma temática, misma escala y/o marca, pero unos son “estos” y los otros son “los otros”.
Lamentablemente eso es una característica de la especie humana, las discusiones son un fenómeno común a todos los grupos humanos.



Volviendo a los medios, en estos años, también hubo un coleccionista que conquistó un espacio en una radio local, desde la que transmitía su programa de coleccionismo de autitos. Lamentablemente la radio no fue suficiente para transmitir las formas de los autitos (leer arriba de todo), pero sí permitía compartir las sensaciones y la pasión.
Uno escuchaba a dos o tres amigos compartiendo anécdotas y de alguna manera participaba de la movida.
No fue una mala idea, pero hasta donde supe, no tuvo demasiada repercusión, quizás apenas un poco más que mis encuentros de pizza y autitos.


LUZ, CÁMARA, ACCIÓN!

El siguiente paso, debidamente apoyado en el Facebook, es el video.
Justamente, hace unos días, un colega coleccionista anunció en Facebook que hará una serie de entrevistas sobre el hobby y las publicará en videos de Youtube.
Quizás esta iniciativa sea más ambiciosa que las posibilidades técnicas disponibles.
Una cámara fija filmando una o dos personas, con algunos spots editados, pueden ilusionar a los entusiastas pero difícilmente entusiasmen a los escépticos.
De todos modos, miro la cruzada con simpatía y deseo mucho éxito al feliz emprendedor.


VOLVER AL FUTURO

Hilando màs fino y apuntando al futuro, me permito citar una predicciòn que hice hace algùn tiempo: la informàtica tridimensional, la cuestiòn hologràfica y las impresoras 3D van a ganar protagonismo y reemplazar a los coleccionables.


TAREA PARA EL HOGAR

Yo hablaba de la dificultad para transmitir sensaciones.
Cómo se transmite una pasión?
Cuál será el ingrediente mágico, el factor secreto que nos está faltando?
Què queda para el futuro?


Les dejo la palabra y me voy a dormir.



That's All Folks!



Gaucho Man
el ubìcuo




Foto de tapa tomada del LP de Tesla "The great radio controversy"





16 comentarios:

  1. Me siento muy identificado con esta entrada pues he pasado por todas las etapas, recuerdo primero la compra de revistas, al no tener demasiado poder adquisitivo todo un suplicio decidirse por una sola, luego llegó internet y pasé por los chats y los foros, contrariamente a muchos mi experiencia fue positiva (donde andará ahora toda esa gente, es lo malo de los Nicks), luego las paginas webs y la posibilidad de crear blogs propios y disfrutar de los afines.
    Ahora las plataformas se han diversificado pero tambien banalizado, todo son likes y retuits, es puro entretenimiento con mucha imagen y poco texto, Youtube, Facebook, Instagram, Twitter, etc, y las webs de contenido pierden fuelle, y los blogs de contenido van cayendo, quien sabe tal vez acabemos desintegrados en el mundo cibernetico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el tiempo pasa y los soportes van migrando,
      es como cuando pasamos del vinilo a la cinta, de la cinta al CD y ahora a la internet (no sè por què, pero todos los caminos terminan en internet).
      Afortunadamente, aùn conservo grandes amigos del tiempo de los foros, màs de diez años y seguimos, algunos de ellos estàn en este mundillo del blog.

      Eliminar
  2. También yo me siento a gusto en el formato "blog".
    Prefiero tener unos pocos seguidores fieles, amigos con los que me reencuentro cada vez que vienen a mi casita digital o yo voy a la suya.

    El resto, que no comenta, es como combustible para la máquina, da idea de la repercusión que uno puede llegar a tener en el mundo digital. Pero no suele pasar de ser una mera curiosidad.

    Seguiremos informando, no abandone el dial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. indudablemente, el blog es la forma ideal, no sòlo asegura la publicaciòn "a gusto" sino que facilita la bùsqueda.
      seguimos sintonizados!

      Eliminar
  3. Tiene bemoles la cosa. Al ver las distintas etapas, que con maestría ha descrito.
    Me ha lanzado vertiginosamente a ciertos acontecimientos recientes.

    Vividos no hace mucho como colecciónista. Antonio Sivianes muy posiblemente ya sabe a cuales me refiero. Ya que tuvimos una conversación muy interesante sobre el tema. A raíz de cierto enlace que compartió.

    Es digno de estudio ver como algunos comportamientos no conocen fronteras. Y se repiten como las estaciones de manera cíclica.

    Hace ya semanas que doy vueltas a la idea de un Blog.
    Pero la dificultad y la incertidumbre de saber si se puede hacer desde un smartphone. Me frena como un semaforo en rojo con un vigilante al acecho.

    Aunque quien sabe....

    Voy a ir cerrando la parada. El sueño manda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente, el blog preserva mejor la individualidad, aunque no te salva de los trolles seriales que a veces aparecen.
      Yo tengo un telèfono Blackberry Z30 de dos años , y sirve para recibir y contestar mensajes pero se dificulta la ediciòn de posts, sobre todo si son largos con mucho texto o muchas imàgenes.
      Pero no sè còmo serà con un smartphone.
      Dulces sueños!

      Eliminar
  4. tema interesante, obviamente el medio por excelencia para comunicar o compartir este hobby es a través de la imagen, ya sea fija o en vídeo.
    Por mi parte supe entrar a este mundo del coleccionismo de autos cuando aun los foros respiraban sanamente... aunque al poco tiempo entró en debacle debido al surgimiento masivo de facebook y como dijo, divisiones internas. En su momento pensé en armar un blog, pero no era lo mio así que decidí incursionar en la red social.
    Por mi parte veo a facebook como una gran vidriera para este mundillo, si lo vemos como una metáfora diría que facebook es la televisión y el blog es un libro o revista especializada. Es decir, queres conocer, mira la tele (algo bueno podes encontrar cada tanto) pero si queres saber mucho mas de algo en especial, busca un blog o web coherente que hable del tema que te interesa.
    Ahora otro tema, si bien la red social hace que los post desaparezcan rápido, esto es solo dentro de los grupos con mucha actividad. Si te interesa podes probar con tener una Fan Page dentro de Facebook, que ahí se respeta el orden de las cosas publicadas y si alguien comenta algo anterior no modifica su posición relegando a la publicación mas nueva.
    Respecto a estas preguntas:
    Cómo se transmite una pasión?
    Cuál será el ingrediente mágico, el factor secreto que nos está faltando?
    Qué queda para el futuro?
    diría que, la pasión se transmite compartiendo lo que uno disfruta, interactuando con la gente en forma presencial y no virtual (al menos no por ahora) o sea que la gente vea esa cara de loco cuando uno habla de algo que le gusta. Que nos espera en el futuro? supongo que alguna nueva plataforma donde compartir en forma presencial pero virtual.. algo así como un parque rivadavia virtual, donde uno se conecte a través de cascos de realidad virtual en tiempo real donde charlar o mostrar en vivo con la gente que esté conectada en ese momento (bloqueando a los indeseables que siempre merodean)
    De todas maneras falta muchísimo para eso... por ahora solo seguimos detrás de un teclado y cada tanto en una reunión real.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es coherente la analogìa de FB/blog con la gran televisiòn y la revista especializada.
      En los otros puntos tambièn coindicimos en lìneas generales, aunque creo que hay algo que està faltando,
      no me preguntes què es porque no tengo idea,
      es sòlo una sensaciòn de vacìo, de falta de "eso".
      En cuanto al futuro del coleccionismo, creo que va a ser màs que un parque rivadavia virtual.
      Creo que va a tener que ver con las impresoras 3D o quizàs -quitàs en un tiempo màs lejano- la holografìa.

      Eliminar
  5. Interesantísimo . Sobre todo por las proposiciones abiertas .
    Es casi inevitable que lo virtual , y toda parafernalia que lo invoque , nos cautive , desde el momento en que apela más a nuestros deseos que a nuestras limitaciones.
    Es inevitable también , y por otro lado , que mi edad me lleve a desestimar los avances electrónicos "per se". Sin embargo hay dos paradojas que establecen un equilibrio .
    A pesar de ser un preinformático me declaro un bloguero entusiasta.
    Y precisamente el blog , una avanzada virtual en su momento , no apareció derogando un modo contemporáneo de hacer las cosas , sino muy al contrario , reinstalando una costumbre olvidada mucho tiempo atrás : el arte epistolar.
    No se Ud. , pero yo jamás escribí una carta que no fuera para solicitar laburo (en esos tiempos prehistóricos en que los CV se mandaban por correo físico) , sin embargo ahora me la paso escribiendo.

    No sé si quiero saber lo que vendrá.
    No sé si quiero conocer el exacto balance de endorfinas y serotoninas que le provoca a un colega la vista de un autito.
    Porque cuando sepa demasiado me voy a tener que quemar los antebrazos con el braserito como Kwai Chang Kane.
    Guardemos un poquito de ignorancia y de misterio.

    Le arrimo una reflexión que quizás convierta en positiva una característica negativa del blog : si su entorno es pequeño , también es más exclusivo , ¿no? . ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impepinable!
      No tengo nada que agregar, usted llegò a las conclusiones que yo debì llegar si no hubiera estado tan apurado para escribir, lo felicito y le agradezco.

      Eliminar
  6. ¡Muy buena entrada! lo que sucede con los foros y demás agrupaciones, es inherente a los humanos en general, para nada exclusivo del coleccionismo. Por eso es que en dichos grupos lo mejor es circunscribirse lo más posible al tema que agrupa (los autitos en este caso), y tratar de ser lo más neutro posible en cualquier otro tema (siempre dentro de lo admisible). En cuanto a que nos depara el futuro, ¿quién lo sabe? yo recuerdo una época anterior incluso a las revistas, cuando de niño atesoraba por años un par de catálogos de Matchbox y marcaba prolijamente los que iba consiguiendo. ¡Las revistas que conocí luego fueron casi un preámbulo de Internet! Pero dejémonos sorprender (coincido que vendrá del lado del 3D primero, eso ya está acá, a la vuelta de la esquina, y de la holografía)

    P.D. ¿Para cuándo la cuarta Pizza y autitos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos me das la razòn con el futuro hologràfico.
      Hablando en serio, es una buena idea y aislar el tema y circunscribir los comentarios de modo de evitar cualquier conflicto que venga por el lado polìtico, de religiòn o fùtbol.
      De todos modos, he visto terribles peleas por temas de autitos.
      Lo de la pizza serìa lindo, pero ya lo està haciendo la gente del CAD con sus cenas mensuales, tambièn cada tanto algùn acòlito se manda con un asado con invitados premium.
      Para la pizza tendrìa que buscar gente, lugar y momento, y luego hacer que todo coincida.
      Aunque no es mala idea...

      Eliminar
  7. Vaya cosas! El lenguaje en general, la lengua escrita es bastante amplio.
    Cada idioma cuanto con tantos términos determinados para plasmar nuestra existencia aunque no todos en igual número. Por suerte el castellano es bastante abundante y las sensaciones primeras y necesarias son bastante elementales para dar batalla suficiente solo con palabras.
    Lo intangible e inexplicable como el amor y el gusto oral no son pertinentes.
    Además tiene fotos...


    Y cuando todo falla agarra el teléfono y llama a colegas con fines psicológicos y juntar material para las próximas fechorías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una vez vi una rara ediciòn del romance del miocid, pero sin ilustraciones,
      era aburrida.

      Eliminar
  8. Muy buen tema. Por mi parte, también soy de los que disfruté/sufrí con los foros de coleccionistas, conociendo grandes personas con las que aún comparto el hobbie, y pequeñas personas (de bigote cortito) con las que me peleé y ya no comparto nada.
    Creo que hoy la locura/atracción de los grupos de Facebook ha arrasado con todo. Pero, estoy convencido que solo es un espacio para enterarte de novedades y ver (si alcanzás a verlos) algunos bellos modelos. Es que ahí todo es efímero, todo se pierde: se publica y a la media hora desapareció de la vista de todos. Como escribiste vos Gaucho, "los que disfrutamos adornando nuestro post, nos vamos a sentir frustrados". Como bien dice en su analogía el amigo Sergio, es la televisión contra los libros, que en este caso son los blogs. En ellos nada se pierde, en ellos todo queda y se encuentra fácilmente. Además, las entradas pueden ser editadas y, como es mi caso, reemplazadas las antiguas y generalmente feas fotos por otras nuevas y mejores. También concuerdo con Sergio en esto de las "Fan Page": tengo una (ni sabía que así se llamaban) y ahí todo es más ordenado, y se puede encontrar bajando un poco. Pero claro, necesitás disponer de tiempo si querés ver las más de 200 entradas que hay -por ejemplo- en la del Juanh Racing Team.
    Yo sigo "escribiendo mi libro" con el blog -que ya llega a los 6 años-, y de a ratos prendo la tele y miro/participo en los grupos de FB.
    Pero, en el fondo, grito a viva voz ¡vivan los blog!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la Fan Page (que no tengo idea què es o còmo armarla) suena tentador pero tambièn suena a màs dedicaciòn, màs intercambio o màs tiempo (vos mismo lo dijiste).
      Lo mìo no es negocio, v no creo que amerite tanto sacrificio.
      Por ahora, sigo exclusivamente con el formato blog.

      Eliminar