sábado, 22 de julio de 2017

huayra spider parte dos - ambrosio 1/43





LA DELGADA LINEA ROJA

Siguiendo con el Huayra Spider blanco del post anterior, hoy les comparto el spider colorado.
En realidad es el mismo modelo que ya vieron, pero se ve que hubo un cambio de manos y algunas modificaciones, el color entre otras.



La diferencia más apreciable es en el aspecto lumínico.
Las luces delanteras ganaron en tamaño.
Fuerte el aplauso para las caladuras en los guardabarros delanteros para insertar esos strass cuadrados.
Y fuerte ese aplauso para el strass cuadrado, algo tan impensable como inesperado.



Una anécdota de Ambrosio: pasó todo un día pensando e intentando hacer las tulipas transparentes de las luces delanteras, pero cuando tuvo el tema resuelto, verificó en las fotos que el auto real no tenía tales tulipas. A mí también me ha pasado alguna vez.



Por detrás también hay cambios: se dejó de lado las viejas luces “Falcon style” y se reemplazaron por otras redondas, menos barrocas y con impronta italiana que remite a las luces del caballino rampante.
Los paragolpes traseros pasaron al recuerdo, una lástima porque me gustaban.



También hay algún cambio en el relieve del capot delantero, punto a favor para Ambrosio que no descuidó ningún detalle.



Las ruedas son las mismas pero ahora vienen color dorado, quizás un antecedente histórico de lo que luego traería el Clío Williams.




ROSSO CORSA

Antonio Sivianes había opinado que la versión blanca resemblaba la Maseratti Birdcage.
Este colorado, tan ancho y bajo hace pensar en algún Bizarrini.
No es casual que ambos referentes tienen motor delantero.



Es que el motor trasero hace los autos más compactos, más bajos y más afilados.
Y según dicen los que saben, más manejables.
Pero el motor delantero tiene otra impronta.
Trompas largas, con formas que recortan el perfil del motor, cuanto más afilada es la proa, más sensible a los relieves interiores del motor.



El puesto de manejo relegado al último tramo, un asiento apoyado sobre el eje trasero, quizás el torpedo moldeado a imagen y semejanza del conjunto caja/cardan.
Al final puede ubicarse un baúl o no, quizás pensando más en el aspecto que en la funcionalidad guardativa propiamente dicha.



Pablo Marinig también había usado alguna vez la expresión “lanchón” para definir la forma chata y muy baja, creo que tampoco estuvo desacertado.



Enfocando en los detalles, el modelo tiene de todo, y el color rojo resalta cada detalle.
La tapa del tanque de combustible, la manija del baúl, casi mágica



Los espejos retrovisores son tan pequeños que asustan.



El interior es modesto pero cumplidor, tiene lo que hay que tener.



El flanco izquierdo con un escape estilo Citroen 2CV.



Los dejo con el ángulo que màs me gusta.






That’s All Folks!




Gaucho Man
el acólito





15 comentarios:

  1. Para un deportivo, siempre se tiene que buscar situar el motor en el centro, y distribuir el peso total lo más cerca posible del 50%-50% (hablando de los ejes). Eso hace que el comportamiento sea neutro.

    Creo que me gusta más éste modelo, el rojo "me puede" en deportivos (o hasta en una berlina normal y corriente).

    Pues nada, medallita al sr. Ambrosio y que Dios o quien sea le cuide esas manitas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo de la distribuciòn de pesos, y por lo que veo, el fenòmeno funciona mejor con el motor central, en el motor delantero obliga a una serie de trucos y llega al ideal implica una mayor longitud.
      De todos modos, sin intenciones de manejar al lìmite (me conformo con el modelo para la vitrina), prefiero el motor delantero.
      Le darè la medalla al sr. Ambrosio de tu parte.

      Eliminar
  2. Larga vida al Sr Ambrosio!!! Y larga vida a usted Don Gaucho. Para que nos pueda seguir mostrando estas bellezas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclaremos que este amigo Juan, ¡no soy yo!
      Abrazo (para Gaucho y para Juan)!
      PD: Lindo Huayrita.

      Eliminar
    2. hola a todos, gracias por el comentario,
      se lo extenderè al Sr. Ambrosio.

      Eliminar
  3. Muy buen modelo, me encantó! Si saliera un coleccionable de esa época del TC/Sport Prototipo sin duda dejaría de lado mi abstinencia en materia de autos racing.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no hace falta dejar la abstinencia!
      es un auto stradale, citadino, urbano

      Eliminar
  4. Los colores del auto y la gráfica lateral me hace pensar en que está inspirado en la paleta de colores del General Lee.

    No tengo bien en claro cuando se dió este cambio de manos pero pareciera indicar que fué en la década del 80 por las decoraciones laterales un tanto limitadas.

    Pero lo importante es que sean fidedignas del original, aunque en lo personal me quedo toda la vida con la de la trompa y hubiera dejado algo mas discreto para poner "Huayra" y no algo que ocupe todo el lateral... A menos que esté pensado para la serie televisiva "El Huayra Fantástico"

    Pero tiene que ser como el original, y tiene la belleza de ser el único... Y además de único uno muy bueno.

    Extraño las luces falconescas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gràficas son reales y se corresponden con el real.
      Yo conocì al coche rojo en los noventa, podemos decir que estàbamos viviendo "en diferido" la moda ochentosa que mezcla al General Lee con las gràficas explìcitas.
      a mi tambièn me gustaban las luces falconescas.

      Eliminar
  5. Una barchetta roja preciosa.
    Yo no sabría escoger su mejor angulo, para mi desde todos luce espectacular, tal vez esa trasera tan sobredimensionada tenía la funcion aerodinamica de asentar el auto a velocidades muy elevadas, sobre todo con el deposito lleno.
    El cockpit también me gustó con ese túnel de la transmisión tan abultado y el tacografo y relojes auxiliares situados encima del tablero.
    Felicitaciones a su feliz propietario y como no al Sr. Ambrosio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en este caso, creo que la cola portentosa viene heredada del diseño original, recuerda que esta es la versiòn stradale de un spider que deriva del auto de competiciòn (el original tenìa techo).
      el cockpit con tunel de transmisiòn explìcito es un placer difìcil de definir.
      Gracias por las felicitaciones.

      Eliminar
  6. Este es uno de esos casos donde uno dice :"Prefiero todos".
    Conociendo los dos es difícil separarlos porque los une la historia y uno es el testimonio de las modificaciones del otro .
    ¡Pito y matraca por conseguir los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por su comentario, coincido con sus conceptos.
      de todos modos, me quedo con la matraca, el pito se lo devuelvo.

      Eliminar
    2. amigo mío, mande lo que tenga,
      usted siempre es bien recibido

      Eliminar