viernes, 12 de enero de 2018

una cuestiòn de altura





UNA CUESTIÓN DE ALTURA

Siempre me interesaron los autos en el sentido de la palabra, diseño y detalles técnicos acaparaban toda mi atención.
Por este motivo, cuando decidí abocarme a los SP nacionales, habiendo llegado cincuenta años tarde, atento a la complejidad de reconstruir la historia en diferido, mi idea fue adentrarme en los autos y dejar de lado corredores, carreras u otros detalles.



MAL DE ALTURA

La historia de hoy surge cuando analizaba los modelos de esos años.
Las siluetas más hermosas (Chelco, Huayra, por citar un par de ejemplos) se caracterizan por la altura excesiva, claramente màs de lo necesario.
Si bien esta altura les daba un carácter único entre todos los SP del mundo, hay que decir que en algunos casos el modelo quedaba estéticamente desventajado.
Yo sabía que estos diseños están signados por el reglamento que establecía una altura mínima de 125cm.



Lo que no sabía y no podía entender era el espíritu de este reglamento, es decir qué es lo que se buscaba exigiendo altura mínima.
Desde el punto de vista del diseño, la referencia es el Ford GT40, que medía un metro y era casi contemporáneo de nuestro SP.
Es decir que un metro de alto basta para meter auto, motor, piloto y cumplir requerimientos de seguridad, ergonomía y todo lo demás.
Comparando 100cm del GT40 versus 125cm de nuestro reglamento hay apenas 25cm de diferencia.
Imaginé que el reglamento de SP derivaba del reglamento de TC y el de TC estaba hecho pensando en la altura mínima de las cupecitas o el parque de compactos.



Haciendo la consulta en un grupo de FB alguno apostó por la visión del piloto, la ergonomía o el confort del piloto.
Hasta que alguien sugirió "Preguntale a Ugo Garibotti".
Yo conocía a Garibotti de un reportaje en la revista Ruedas Clásicas; el hombre es ingeniero y diseñó algún SP y algún otro auto de nuestras calles.
Francamente no me sentía en condiciones de contactarlo por una duda tan elemental como la altura mínima de los SP.
Pese a mi reticencia, alguno lo invocó -FB mediante- y apareció Ugo en el debate.



LA ALTURA DE LOS ACONTECIMIENTOS

El hombre tiene 80 primaveras y como diría Fontanarrosa, tiene la humildad de los grandes, me sorprendió la disposición y amabilidad puesta en explicar no sólo los motivos centrales sino el encuadre que motivó dichos motivos.
Abajo sus palabras.

En sus comienzos, la categoría SP contaba con pocos autos y había que integrarlos al parque de TC.
La Comisión Deportiva que reglamentaba la actividad, entendía que los SP tenían mucha ventaja y no era justo que los SP “invitados” fuesen ganadores o tuvieran tanta ventaja sobre los TC (que eran la categoría que movía màs público). 
Se pretendía con el reglamento atenuar esas probables ventajas.
Detener el progreso es imposible y las limitaciones reglamentarias siempre generaron diferencias y errores que no implicaban mala intención, sino que buscaban un equilibrio técnico que solía culminar en adefesios e incongruencias.



Hasta acá, el Señor Garibotti.
Quiero destacar su apertura para responder sobre este tema y otros varios que permitieran entender no sòlo el fenómeno, sino su entorno temporal.



Resumiendo:
Como había pocos SP, para evitar carreras de ocho autos, se decidió hacerlos correr en las mismas carreras que los TC.
El TC era la categoría reina, que movía màs público.
Pero los SP andaban màs rápido que los TC.
Para evitar que los SP le pasen el trapo a los TC, había que penalizarlos de alguna manera.
La penalizaciòn fue elevar la altura de los SP, generando una mayor carga aerodinámica.

Luego vendrían nuevos reglamentos que bajarían esta altura, y hasta permitirían autos sin techo,
pero eso es otro tema para otro momento.







That's All Folks!




Gaucho Man
el indeciso





15 comentarios:

  1. Pues sí, casi siempre hay una causa por la que se hacen las cosas de una determinada forma. Y más en el deporte, donde no queda casi nada al azar y todo anda reglamentado.

    Gran tipo Garibotti, se bajó a la arena y les ayudó con la cuestión. No todos hacen eso, mis respetos por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, lo màs irritante es que la reglamentaciòn nivelaba para abajo,
      lo cual ha sido una constante en nuestro automovilismo en los ùltimos 50 años.

      Eliminar
  2. Como reza el dicho "hecha la ley, hecha la trampa"
    Parecían autos corriendo con sombreros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo ùnico bueno, si es que hay algo bueno, es que los modelos salieron con un look ùnico y original, sin paralelo ni antecedente en otras partes del mundo.

      Eliminar
  3. Gran post, ahora entiendo porque parecían mocacines y los de acá eran tan feos comparados a los del exterior!

    ResponderEliminar
  4. Mira vos! sabia de la reglamentacion, pero no su porque. Garibotti un capo, tuve la suerte de escucharlo en una charla hace un tiempito. un tipo muy agradable y que sabe un monton.ahora, en cuanto a que eran feos, muchos si, pero otros.... no se si el Huayra por ejemplo hubiera salido tan lindo sin esa Joroba ......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coincido en todo.
      el huayra sin joroba hubiera sido una mezcla de tortuga y logo de FB,
      el chelco achatado tambièn parecìa una palangana.
      coincido que esos promontorios marcaron una diferencia con otros coetàneos.

      Eliminar
  5. Mirá qué interesante. Siempre se aprende. Pero hubieran hecho como hacen con los edificios, para competir por cuál es el mas alto. Terminan definiendo las antenas que colocan en sus azoteas. Aunque no son parte de la estructura principal, la altura se mide desde el suelo hasta el último elemento que esté apoyado. Si hubiera sido posible en el SP hubiera habido coches más bajos, pero seguramente no tan originales.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es por limitar podrìan haberse metido con la carburaciòn o limitadores de vueltas, pero fueron por la parte visible.
      Tambièn fue un desafìo que nuestros tècnicos sortearon con mucha elegancia, al menos en la mayorìa de los casos.

      Eliminar
  6. Quedan graciosos los autos con esa altura, cada tanto en Argentina surgen esas codas raras y unicas jaja.

    Siempre se celebra la humildad de los grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi siempre me celebran mi humildad,
      aunque yo trato de no darles bola,
      son demasiado poco para mi

      Eliminar
  7. Como es frecuente, y realmente agradezco, este blog propone un tema mas filosófico que automovilístico.
    Doña Oriana Fallaci dijo que todos llevábamos dentro un "enano fascista".
    Tengo reconocido el mío, que es tan pequeño y repulsivo como los de yeso que se usaban para decorar jardines.
    Pero a veces cuando lo leo a Ud., sospecho que el suyo tiene ganas de jugar en la NBA ...
    Una pista al respecto es la manida (y fachosa) expresión "nivelar para abajo" que utiliza en una de sus respuestas.
    Tal como puedo ver, esos viejos reglamentos, sabiamente permitieron la inclusión de unos pocos autos que de otra manera no hubieran podido competir.
    Y aunque Ud. lo deje para otra ocasión, esos "nuevos reglamentos que bajarían esta altura, y hasta permitirían autos sin techo" respondieron a una pulsión de progreso consistente.

    A eso se lo llama evolución.

    Encontrar un agujero en el alambrado del gallinero para afanarse una gallina, apenas puede considerarse una picardía.

    Lo saludo con la mano derecha en alto y cantando "Giovinezza".

    ResponderEliminar
  8. creo que yo, tù, èl y todos los demàs tenemos nuestro enano facho,
    quizàs no siempre sale a la vista porque no aplica para todos los temas o situaciones,
    pero dada una persona X, seguramente existe algùn tema Y que le despierta al enano.
    luego, cada uno sabrà si su enano pasa por el agujero del gallinero, si se considera pìcaro o si puede cantar esa canciòn sin desafinar.

    ResponderEliminar