Translate

domingo, 20 de octubre de 2019

postales de autoclasica 2019 dos





LA VIDA EN DOS RUEDAS

Como ya verán en un futuro post, mi juventud estuvo muy marcada por el motociclismo.
No es que yo fuera un eximio motociclista sino más bien un ciclomotorista asustado.
Pero eso no me apartaba de las supermotos que invadieron nuestra geografía entre los años setenta y ochenta.

En tal sentido, aproveché la visita a AutoClásica para recrear el ojo y la memoria.
No fui el único, también había muchos hombres mayores, algunos por la octava década, algunos con ayuda de gente menor u ortopedias varias, paseando a paso lento, mirando y recordando las máquinas de dos y cuatro ruedas.

No he manejado ni creo que llegue a manejar estas supermotos, pero juro que me hubiera gustado tener una, aunque sea para pasarle una franela en la vereda los domingos por la mañana.


EL IMPERIO DEL SOL NACIENTE



La primera moto que me marcó fue la Honda CBX, quizás por haber sido la primera "seis" que veía en mi vida.



De una revista especializada, recuerdo una anécdota de un técnico de Honda, más o menos de este tenor "queríamos que tuviera el sonido de un caza Phantom, pero después de varias pruebas en una base aérea decidimos que era más factible hacer que sonara como un Porsche 911".



No sé si realmente sonara como un auto alemán, pero siempre me fascinó el sonido agudo y bajo, como si tuviera un motor eléctrico.
Más silenciosa, incluso en velocidad, que muchas motos actuales, muchas de ellas con motores más chicos.


LA FAMOSA KAWACLETA


Kawasaki también apostó un pleno a los seis cilindros, pero si bien CBX podía considerarse deportiva, la nueva apuesta al seis era turística.



El resultado fue la Kz1300, que era como armar una moto alrededor del motor de un Renault 12.



El carácter turístico se acentuaba con un sistema de trasmisión cardánica.
El cardan era más pesado que la cadena pero también más silencioso y suave, al tiempo que minimizaba el mantenimiento.



Yo recuerdo que era grandota, la primera vez que la vi, me pareció que contemplaba un toro de exposición, como si fuera un Shorton o un Hereford.
Creo que el carácter turístico de esta moto era una consecuencia del tamaño.
Si Kawasaki hubiera querido, la hacían deportiva, pero hubiera sido una peligrosa mezcla de Titanic con misil.



EL OBJETO DE DESEO


En esos años, Honda presentó la CB400N, a mi juicio la moto más bonita de la historia.
Fue un diseño precursor.
En un tiempo que las motos dividían su estructura entre tanque de nafta y laterales, la CB400N unía estos volúmenes con una elegancia nunca vista.
Treinta o cuarenta años después, la competencia todavía fabricaba motos con estas líneas magistrales copiadas de la preciosa Hondita.



Además, hay que decir que la CB400N tenía doble disco de freno delantero y tambor atrás. Motor bicilíndrico y tres válvulas por cilindro. Ah! también fue de las primeras motos con caja de seis marchas.
La de la foto parece que no fuera una CB400N original sino una CB400 con tanque y laterales de la versión N.



Honda repitió estas líneas magistrales para la CB750N y la CB900N, en la práctica dos motos casi iguales, con el mismo look de la 400 (fotos de arriba y abajo).



Como verán, la vista lateral es casi igual, las diferencias van en tamaño y cantidad de cilindros y obviamente, toda la parte ciclomotriz.



Recuerdo el slogan publicitario en una revista del ramo: "Parece que ya hubiera llegado antes de partir".


THE ITALIAN JOB


Con el tiempo supe que en Italia también se había hecho una "seis", aunque por alguna razón no tenía tanta difusión.
Me refiero a la Benelli 750 Sei.



Un motor motociclístico de seis cilindros es una gran cosa, pero un motor de 750 centímetros cúbicos de seis cilindros es una proeza técnica.



Imagino que no sería fácil regular y mantener el punto de un motor tan complejo y chiquito (piensen que cada cilindro tendría 125 centímetros cúbicos, pistones del tamaño de una lata de paté de foie, ni hablar de las válvulas o distribución).
Quizás por esa complejidad no apta para cualquier usuario, que las Benelli no se vieron tanto.


IL CAPOLABORO 


Las motos de Ducati no son pluricilíndricas, apenas tienen dos cilindros.

Es más, la gama de la marca se basa casi exclusivamente en el mismo motor que vienen fabricando en distintas versiones y actualizaciones desde hace ya cuarenta años o un poco más.



Un motor de dos cilindros en V de curiosa disposición: un cilindro vertical y otro horizontal apuntando hacia adelante, imagino que esta disposición favorece la refrigeración a aire.
Lo interesante de este motor es el mando desmodrómico de la distribución.



Como seguramente saben, el mando desmodrómico es un invento viejo que ya había sido explorado por Mercedes Benz en los años cincuenta.
Para los no enterados, explico cómo funciona, espero que se entienda:


En un motor de cuatro tiempos tradicional, hay una leva que abre las válvulas y un resorte que las cierra.
Esta configuración funciona a bajas velocidades pero cuando los motores giran muy rápido, el exceso de solicitación, también puede terminar rompiendo los resortes.
Otro fenómeno que puede aparecer es que los resortes no alcanzan a recuperar su longitud y la válvula no llega a cerrar a tiempo.
Este fenómeno se conoce como "flotación de válvulas" y reduce la eficiencia del motor.
Para evitar la flotación y rotura, el motor desmodrómico tiene una leva que abre válvula y otra leva que la cierra.

Hoy en día, hay materiales más modernos que aseguran resortes eficientes y seguros, sin recurrir a una admisión tan complicada.
Eso no quita mi admiración por los motores italianos.
Esta es la razón por la cual las Ducati fueron históricamente las motos más usadas por los corredores no oficiales.



Esta Ducati celeste de las fotos es una obra de arte.
Un detalle que me partió el cerebro es la suspensión trasera, con un sólo amortiguador, colocado del lado izquierdo.

Para compensar la torsión del horquillón, el brazo derecho tiene una curiosa curva hacia arriba. No me sale explicarlo pero visto en persona se aclara la cosa.
Créanme que es magistral.




To be continued...




Gaucho Man
el adusto





21 comentarios:

  1. Comparto con tu criterio: La CB 400N es de lo mejor que ví. Creo que era tres válvulas por cilindro. Las Honda de esos tiempos, incluyendo la fabulosa CM 200T, o la 750 (no recuerdo ahora la sigla) o la seis cilindros de esta nota, eran todas preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bienvenido!
      Confirmo que eran tres válvulas por cilindro.
      Honda no sólo hizo máquinas preciosas sino mecánicas fabulosas en términos de equilibrio performance/consumo/confiabilidad/confort,
      y no sólo te hablo de motos, sino también de motos.

      Eliminar
  2. Ya hace rato que la visita al barrio de las motos lleva gran parte de mi atencion en Autoclasica (mas alla de mi faltazo este año). evidentemente a los que andamos entre los 50 y los 60 y pico nos lleva a esos objetos del deseo de nuestra juventud. Tranquilamente podria haberloescrito yo palabra x palabra (excepcion de la Benelli, la habia visto en una revista, pero recien pude verla cara a cara en San Isidrohace 3 o 4 años). Recuerdo incluso perfectamente la nota sobre la CBX y su sonido. hasta creo recordar que entre el Phantom y el Porsche, mencionaba a un submarino nuclear!!! Muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro!
      Tomo este saludo escrito como "Saludo AutoClásica 2019", gusto en estrechar su diestra por este medio!
      No las manejé, entonces no les conozco defectos, yo las miraba y para mi eran eso: imagen.
      Una imagen que sigue grabada a fuego en las retinas luego de casi 40 años.
      Podríamos hacer una vaquita y comprar una motito entre los dos, algo chico como para ir empezando. Hay unas baratas, "Motomel" creo que es la marca...

      Eliminar
  3. Vaya se nota tu gran pasión y profundos conocimiento por las motocicletas, que lamentablemente no comparto, pero la información se agradece.
    Me pregunto si ha habido alguna Gauchomodel de dos ruedas (o habrá).
    Deseando leer más entregas sobre la Autoclasica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo Gaucho Motos que hice hace cuarenta años y creo que aún conservo alguna.
      Son trabajos tempranos, adolescentes, no esperes maravillas.
      Dame unos días para encontrarla y preparar post.

      Eliminar
    2. Xavi, encontré las motitos by GauchoModels, ya las había publicado hace seis años, te dejo los links!

      https://gauchomodels.blogspot.com/2013/08/el-especial-de-los-viernes-gaucho-motos.html

      https://gauchomodels.blogspot.com/2013/07/el-especial-de-los-viernes-gaucho-motos.html

      Eliminar
  4. Me encantan estas motos, te lo aseguro! Pero si te digo la verdad me gustan detenidas, nunca me atrajo mucho subirme a una y conducir pero intuyo que debe ser algo casi adictivo, si la carretera es buena, con curvas y el tiempo acompaña.

    Estas motos que pusiste hoy en día valen fortunas, las que pusiste están muy bien pero eché en falta (no te culpo de ello ni mucho menos) a las españolas que tuvimos como las Ossa o Sanglas en cilindradas y bloques grandes. Buscadísimas actualmente, pero no creo que llegasen a tu país.

    En fin, muchas gracias por el reportaje y sobre todo por las explicaciones, ando muy perdido en este mundo de las dos ruedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que miraba las motos sentado en el cordón de la calle.
      Conozco las marcas Ossa y Sanglas que mencionas, la revista Motor Clásico fue una buena escuela.
      Y también aprendí de las Bultaco y las Derbi.
      Creo que vi en Argentina alguna Ossa y Bultaco, pero no en la calle sino en exposiciones, no creo que hayamos tenido importación.
      Se acerca un post con la historia de mi primera moto.

      Eliminar
    2. Derbi no sé, Bultaco seguro entraron (aunque no muchas).
      Recuerdo alguna nota a Reutemann, ya retirado, que recorría su campo santafesino con una Bultaco.
      Sds.
      Martín

      Eliminar
    3. buen dato, gracias por el aporte.
      yo recuerdo foto de alguna Derbi en carrera, en alguna revista, aunque quizás fuera de competencia internacional.
      En esos tiempos apenas teníamos la revista "2 Ruedas" y no era gran cosa.

      Eliminar
  5. Bueno, durante quince años trabajé estando diez o doce horas diarias sentado en una moto. La sensación es única, y eso que solo llegué a tener dos Zanella y una Honda Econo (de las japonesas, no Guerrero). Me encantan esas italianas, especialmente la Benelli.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente la moto es un viaje de ida.
      Yo perdí el entusiasmo cuando descubrí que podía andar en auto, con calefacción, aislado del ruido callejero y escuchando música o conversando con otra persona.

      Eliminar
  6. La primera moto de 6 cilindros que conocì fue la Kz1300 en 1981 cuando estuve en la prepa. Era el 1er lugar de una rifa seguida de otras motos mas, menos grandes. Eran miles de boletos a precios estratosfèricos pero las motos estaban exhibidas en la escuela y todos los dìas pasaba yo como pobre incrèdulo a verlas y soñar un rato.
    La CB750 y la Kz100 son unas clasicàsas aquì.
    La Zuzuki Katana.. Era un cohete..!
    Un amigo tuvo una 1000 o 1100, no recuerdo bien, pero con escape abierto y no exagero cuando te digo que al dar un fuerte arrancòn el motor hacia un estruendo como de cañonazo y salìa lumbre por el escape..! Lo mas ràpido que he viajado en moto fue en esa una vez por ahi de 1984 que me diò un ride y no lo volverìa a hacer ni entonces ni ahora..
    Las Ducatì.. son otros monstruos. El sonido de esos dos pistones gigantes y su escape es inconfundible e impresionante, grave y penetrante, muy distinto al de las Harley D.; Son palabras mayores, son las Ferrari de las motocicletas..
    Yo tuve mis motos de chaval, antes de andar en auto, mis 3 humildes Carabelas, Mini 100 '74, Enduro 175 1981 y 350cc 1980 (peligrosa, insegura e inestable).
    Mi madre QEPD diò gracias a Diòs cuando me robaron la Enduro 175 que era la que mas me gustaba..
    Gaucho, gracias, gracias y gracias por compartirnos y hacernos recordar estas grandiosas màquinas y hacerme experimentar una regresiòn , ja jà, con tu post.
    Las motos asì como los autos tambièn tienen sus historias y un sin fin de anècdotas.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin uno que habla de experiencia y no "de oído".
      De todos los comentantes, eres el que más lejos llegó en cilindrada.
      Te felicito desde lo más profundo de mi envidia.

      Eliminar
    2. ja, ja, jaà..!
      Ahh mi Guacho friend.. Tienes, teneis y tenès el don de poderme sacar una carcajada desde lo mas profundo de mi zapato tenis.. desde la planta del pie, ji, jì..
      Pero volviendo al tema de las motos, todo lo que hacìamos de chavales con ellas aunque todo era muy emocionante y para nosotros entonces eran como hazañas, la verdad es que eran meras imprudencias mejor dicho meras pendejadas y muchas veces sin darnos cuenta volvìamos a nacer sin darnos cuenta de ello mismo al salir ilesos o librados cada vez. A cada rato nos corretaeban los mordelones (Trànsito), andàbamos sin casco, o sin placa y nos brincàbamos los camellones, hacìamos carreritas, derrapones, caballitos, etc. etc..
      Aunque fue muy emocionante y la adrenalina estaba "chida", no me enorgullezco mucho de ello y creo que las plegarias de mi madre funcionaron porque nunca me pasò nada..
      Pero si pudiera tener 18 años otra vez.. Claro que lo volverìa a hacer!
      No. No me creas..

      Eliminar
    3. yo te creo, fuiste joven y viviste para contarlo.
      te sigo envidiando.

      Eliminar
  7. Mi corazon va con Kawasaki y su serie Z, pero bien recuerdo la cb400n, toda una época donde todo era distinto... Muy distinto.

    ResponderEliminar