viernes, 8 de mayo de 2015

double decker bus - gaucho models 1/43




Hace unos días les compartí la historia del Gaucho joven sin posibilidad de comprar un Corgi, que se arma su propio colectivo, y varios años después, la vida lo premia con un Corgi original.
Como dice el adagio, la historia se repite, aunque con ligeras variaciones, en este caso con un Thornicroft de dos pisos.

 

En efecto, el Thornicroft también se incluía en el catálogo de Corgi inspirador, el Gaucho sin información, sin recursos y etcétera.
El único detalle fue que el modelo original no tenia techo para el chofer, lo cual iba en contra de mi inexperto criterio.
Decidí que el Thornicroft Gaucho tendría un techo y una trompa en el estilo de un Ford T excedido de categoría.



Así nació un engendro bastardo, con identidad equívoca y dudosa personalidad.


Suframos el modelo.
Dentro de la gaucho colección, Ignorando precisiones cronológicas, podemos aseverar que es un eslabón perdido entre el Tea Furgon y el AEC.



Las técnicas de construcción ya muestran una temprana predilección por la madera.
Las ruedas hechas con monedas aunque los ejes son metálicos para soportar el mayor peso del conjunto. Por debajo hay un chasis detallado aunque no tanto.

 

Como habrán adivinado, la construcción se hizo en tres etapas que dejaron su registro grabado en el modelo: un sector para pasajeros, hecho con poca convicción y mucha suerte (a que no saben como hice los asientos?).



Luego una escalera resultona que se va a llevar aplausos inmerecidos por su desprolijidad, y finalmente, cansado y sin ganas, la trompa apócrifa que condenó el resultado a una irreversible y vergonzosa mediocridad.

 

De todos modos, como dije, la escalera tiene buen efecto y salva la vista trasera, contrastando con la ambigüedad delantera.

 

Por este motivo, en la vitrina, siempre lo van a ver con la trompa apuntando hacia la pared, en una penitencia eterna que no consigue expiar el pecado de haber arruinado un trabajo que venia tan bien aspectado.

 

En fin, ya se sabe que la historia la escriben los ganadores y los perdedores quedan tras el muro del olvido, dando la espalda a la crónica oficial.
Ni más ni menos que lo ocurrido en este caso, la vida tiene esas cosas.



That's All Folks!



Gaucho Man
el inifugo




14 comentarios:

  1. Siempre me maravilló en estos trabajos , tu intuición para las tres dimensiones ; más en este caso que los laterales no se basan en paneles rígidos , sino en cinco montantes por lado independientes entre sí .Yo creo que la escalera se lo merece ; por ahí te cansaste en la balaustrada , pero los peldaños son impecables. Mis horas de vuelo en ingletera me dicen que los asientos están hechos con ángulo exterior de pino de 20 x 20 . De que están hechas las carcazas de los faros ?
    Seguí mostrando estos chiches.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, te aseguro que lo de la intuición es tan fácil que duele.
      Los laterales están hechos con planchas de madera balsa y "columnas" de pino. Cada lateral se armaba por separado y luego se montaba sobre el "piso", completando luego el poliedro con los paneles faltantes.
      Era un ángulo exterior, pero no de pino sino de plástico. Parece que ya no vienen de madera. Y tampoco eran de 20x20 sino que eran más largos de un lado que el otro, aún me queda como para otro colectivo.
      Las carcasas de los faroles son el resultado de vivir la vida en escala, obsesionado por una forma que no sabía cómo hacer, escaneando y evaluando cada objeto que pasaba por mis manos, desde un envase hasta un botón, desde un tornillo hasta un capchón de lapicera.
      En este caso, si la memoria no me falla, era una piecita plástica que trababa los cartuchos de mi primitiva (y antediluviana) máquina de escribir electrónica, quizás marca "brother".

      Eliminar
  2. Viejo conocido para algunos, se adivinan horas entre recovecos de madera dando forma al pequeño gigante, ignoro la fecha exacta de la creación pero una y otra vez devuelve el tiempo invertido en charlas y anécdotas... Incluso en penitencia...

    Viva Perón Carajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cabo, creo que puede situarlo circa 1992 pero por favor no saque cuentas de los años que tenemos porque nos deprimimos todos.
      Aguante la revolución libertadora, que acá no somos ni yankis ni marxistas.

      Eliminar
  3. Las vitrinas de Gaucho tienen ese noseque...
    En ellas encontramos autitos que, si bien para muchos no catalogan como "réplicas", seguro podemos colocar en el item "grandes recuerdos". Y este camión debe ser uno de ellos, ¿no?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. touché!
      yo ya lo dije más arriba: colecciono fenómenos.
      coleccionar autitos es otra cosa.

      Eliminar
    2. Ya imagino que debes tener un "cajón de sastre",c omo decimos por aquí, en donde se pueden hallar todo tipo de objetos y cosillas que pueden venirte bien para presentes o futuros proyectos.

      En este caso, te añado también el título de "Maestro del Reciclaje" en grado tercero.

      Estupendo el "double decker", sobre todo me gustó mucho el "gallinero".

      Eliminar

    3. Antonio, en verdad comence con un cajón de sastre pero con el tiempo me fui especializando hasta tener varias cajas con strass, rueditas, asientos, transparentes, ejes, alfileres y un largo etcétera. Como ves, los tiempos cambiaron pero la idea es la misma.
      Lo de la ew reciclabilidad no lo habla pensado: mis modelos son reciclables y ecológicos!
      Brindo por la sustainabilidad!

      Eliminar
  4. ¡Un ticket para ese maravilloso autobus!, por favor

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, el conjunto es impactante y muy bien logrado. Pensaba que era muy lógico pensar en la comodidad del conductor, agregándole la protección contra la intemperie que el original no tenía. Claro, se trata de Inglaterra, no de California. Pero teniendo en cuenta que la parte superior es abierta, seguramente este vehículo no circularía en circunstancias de mal tiempo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, no había pensado en los asientos de arriba en días de lluvia.
      También hay que considerar que antes la gente era menos sensible y más resignada a los factores climáticos.

      Eliminar